En el parque todo ha sido estudiado, al mínimo detalle. Para la realización de las áreas y de las atracciones, su creador, Goldon Haltaman, se ha guiado del consejo de consultantes, médicos, terapeutas y padres de familia.

Foto: Robin Jerstad/Jerstad Photographics en morgans.com

Por M Sagnelli

Ciudad de México, 17 de junio (SinEmbargo/Vanguardia).- “Un país de la maravillas” así lo ha definido su propietario, Goldon Hartman, en el día de la apertura. El Morgan´s Inspiration Island, en San Antonio, Texas, es de hecho el primer parque acuático de la inclusión. Concebido para quién tiene discapacidades cognitivas o físicas, pero es accesible para todos.

La inspiración de Hartman, el ahora propietario del parque, ha sido la hija discapacitada de 23 años. La experiencia en el ámbito familiar lo ha ayudado a imaginar un lugar en el cuál las personas con diversos tipos de discapacidad puedan jugar lado a lado.

El fin declarado, de hecho, es el de “ofrecer un espacio seguro, bello y limpio sin barreras físicas o económicas que puedan impedir la diversión”.

Porqué, como recuerda el portavoz de Inspiration Island, Bob McCullough, “Las personas con problemas físicas o cognitivas pueden hacer tanto cómo los otros.

En el parque todo ha sido estudiado, al mínimo detalle. Para la realización de las áreas y de las atracciones Haltaman se ha guiado del consejo de consultantes, médicos, terapeutas y padres de familia.

Entre los juegos hay: albercas equipadas con chorros de agua, cañones, geyser, tiendas de lluvia y un camino “tortuoso” de enfrentar en una batalla.

También, los accesos al parque son limitados, al interior hay áreas más silenciosas y tranquilas creadas para quién no ama mucho el ruido o tiene necesidad de tomarse una pausa del caos.

Para los niños en silla de ruedas la solución es simple; el parque pone a su disposición sillas impermeables, realizadas en colaboración de investigadores de la Universidad de Pittsburgh.

Entre los modelos propuestos, la novedad es la: “PneuChair”, es una silla que se acciona usando aire comprimido en lugar, de las tradicionales baterías. Haciendo que sea más económica y veloz de recargar. Con el aire comprimido, de hecho, bastan solo diez minutos respecto a las otras baterías.

Entre los recursos high tech ideados para garantizar un alto standard de seguridad.

Hay también brazaletes que, gracias a la geolocalización, permiten rastrear en cualquier momento la posición de quién lo usa.

El parque también es respetuoso con el medio ambiente. Ha sido construido pensando en que, a través de un complejo sistema de filtración, sea posible ahorrar el consumo del agua.

 

-Con información de Repubblica