El Gobierno de Japón puso en marcha un equipo especial para recopilar información relacionada con el fuerte seísmo y el portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, pidió a los ciudadanos que se mantuvieran atentos a las novedades a través de los medios de comunicación.

En la prefectura de Osaka unas 170 mil viviendas sufrían cortes de luz tras el temblor, informó la cadena pública NHK.

Japón se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar los temblores.

Tokio/Ciudad de México, 17 de junio (SinEmbargo).-Un terremoto de 6.1 grados de magnitudsacudió hoy Osaka, la segunda ciudad más importante de Japón, y causó en la zona al menos tres muertos, incluida una niña de 9 años, y más de 300 heridos.

El temblor, que se produjo a primera hora de la mañana, interrumpió durante varias horas la vida de una área metropolitana de más de 19 millones de habitantes, con cortes en el transporte, el cierre temporal de varias empresas, la cancelación de decenas de vuelos y problemas de suministro en centros médicos y hospitales.

El sismo se registró a las 07.58 hora local y tuvo su hipocentro a 13 kilómetros de profundidad en la prefectura de Osaka, en la isla de Honshu -la mayor del archipiélago nipón- y a unos 500 kilómetros al oeste de Tokio, informó la Agencia Meteorológica (JMA).

El temblor, por el que no se activó la alerta de tsunami, alcanzó el nivel 6 bajo en la escala japonesa cerrada de 7 grados (centrada en el grado de agitación en la superficie) en la prefectura de Osaka y de 5 alto en la prefectura de Kioto.

La cadena pública NHK informó de que un niña de nueve años murió en Osaka a consecuencia del fuerte temblor después de que se derrumbara el muro de una piscina por la que pasaba.

Además, varios edificios en las ciudades de Osaka y Takatsuki se derrumbaron e incendiaron, según las imágenes de la NHK, que informó de que podría haber personas atrapadas.

El terremoto ha causado la suspensión del servicio de tren bala en la zona, lo mismo que ha ocurrido con los servicios ferroviarios locales en las prefecturas de Osaka, Shiga, Kioto y Nara.

El aeropuerto de Kansai (Osaka), el más importante del oeste de Japón, fue cerrado mientras se revisaba el estado de sus pistas.

Por su parte, las autoridades informaron de que ninguno de los 15 reactores con los que cuenta esta región se han visto afectados por el temblor.

El Gobierno de Japón puso en marcha un equipo especial para recopilar información relacionada con el fuerte seísmo y el portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, pidió a los ciudadanos que se mantuvieran atentos a las novedades a través de los medios de comunicación.

El agua sale tras la ruptura de un camino luego del terremoto en Takatsuki, Osaka Foto: AP

En la prefectura de Osaka unas 170 mil viviendas sufrían cortes de luz tras el temblor, informó la cadena pública NHK.

Según señaló la Agencia Meteorológica nipona, es la primera vez que la prefectura de Osaka registra un terremoto de esta intensidad desde que en 1923 se empezaran a registrar estos datos.

Japón se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar los temblores.

Con información de EFE y AP