La crisis económica que se vive en México ha forzado a que estos temas se conjunten, pues la devaluación del peso mexicano frente al dólar estadounidense, el alza en el precio de los energéticos y muchos otros factores macroeconómicos que no presumimos de entender por completo, convergen en una consecuencia que ha llamado la atención de la ciudadanía: un considerable incremento en el precio del aguacate.

El aguacate es un ingrediente fundamental en la cocina mexicana. Ya sea como base de un platillo –por ejemplo el guacamole– o como complemento en tortas (emparedados), enchiladas, tostadas, flautas (tacos dorados) y hasta sopas, como en el caso de la sopa de tortilla. Foto: GlobalVoices

El aguacate es un ingrediente fundamental en la cocina mexicana. Ya sea como base de un platillo –por ejemplo el guacamole– o como complemento en tortas (emparedados), enchiladas, tostadas, flautas (tacos dorados) y hasta sopas, como en el caso de la sopa de tortilla. Foto: GlobalVoices

Por J. Tadeo 

Ciudad de México, 17 julio (SinEmbargo/GlobalVoices).- La gastronomía y las finanzas son temas que en condiciones normales tienen poca o nula relación en la cobertura de los medios de comunicación. ¿Quién quiere leer o escuchar de dinero cuando puede ver una nota sobre platillos de la cocina local y sus primordiales ingredientes?

Sin embargo, la crisis económica que se vive en México ha forzado a que estos temas se conjunten, pues la devaluación del peso mexicano frente al dólar estadounidense, el alza en el precio de los energéticos y muchos otros factores macroeconómicos que no presumimos de entender por completo, convergen en una consecuencia que ha llamado la atención de la ciudadanía: un considerable incremento en el precio del aguacate.

El aguacate es un ingrediente fundamental en la cocina mexicana. Ya sea como base de un platillo –por ejemplo el guacamole– o como complemento en tortas, enchiladas, tostadas, flautas y hasta sopas, como en el caso de la sopa de tortilla. La salsa verde, un suplemento de infinidad de platillos, normalmente contiene aguacate también.

A mediados de julio de 2016, se puede encontrar el aguacate en 80 pesos mexicanos por kilo (aproximadamente 4.20 dólares o 3.70 euros), que es un poco más del doble de lo que los mexicanos usualmente pagarían por este producto. En este punto es prudente recordar que un mexicano que percibe el salario mínimo recibe 73 pesos por día de trabajo, cantidad con la que supuestamente debe satisfacer todas sus necesidades alimentarias, así como las de su familia.

Los usuarios de Twitter han aprovechado ese espacio para reaccionar al aumento de precio, algunos de ellos con humor, como es el caso de iQueCabr0n, quien presumió que él si puede acceder a este producto:

tuit 3

Foto: Twitter vía @¡QueCabr0n

tuit 2

Foto: Twitter vía @andii_rz

Foto: Twitter vía

Foto: Twitter vía @G_AguilarGomez

Hace algunos años informamos sobre cómo el aumento en este tipo de insumos causa disrupción a la economía familiar en México. En aquella ocasión nos referimos al huevo, un ingrediente que no falta en las cocinas mexicanas, especialmente a la hora del desayuno.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE GlobalVoices Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.