“El arte urbano no es algo decorativo sino una forma de expresión, opinión y compromiso. Hice trabajos comisariados, pero no acepto imposiciones. Si llegan a mí es porque les gusta mi trabajo, no me importa que me indiquen en qué espacio tiene que ser, pero no quiero que me digan cómo hacerlo o se rompería la confianza”.