A raíz de la videograbación, don Gustavo se hizo tan famoso que hasta en la calle lo reconocían y le pedían tomarse fotos.

Ciudad de México, 17 de agosto (SinEmbargo).- Don Gustavo, mejor conocido como “el señor de la combi” se hizo famoso gracias a que un video en el que aparecía discutiendo con una mujer a bordo de una unidad de transporte público se viralizó en redes sociales. Cinco años después del memorable momento, el popular pasajero relata lo que ocurrió ese día.

El youtuber Yulay se dio a la tarea de buscar a don Gustavo por cielo, mar y tierra, hasta encontrarlo en un domicilio del municipio de Ciudad Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

De acuerdo con su nieta Jessy, quien fue el contacto para localizar al protagonista de esta historia, aquel día nadie de la familia se había percatado de la sorpresiva popularidad del abuelo, hasta que el nieto mayor les informó a todos.

“El abuelo está en internet”, fue la frase con la que supieron del video, que ya había alcanzado varios miles de reproducciones en Titter, Facebook y YouTube.

Sin embargo, Jessy afirma que desconocía esa faceta de don Gustavo. “Nunca me había tocado esa parte del abuelo”, dice.

Don Gustavo explica que la señora era robusta y quería ocupar todo el espacio para dos lugares, y que por eso comenzó la discusión.

“La señora quería el lugar todo para ella, y no, pues viajamos colectivamente, la palabra lo dice. Es colectiva, no es particular. La señora quería mucha libertad, empezó a insultar, y yo no me dejo”, señala “el señor de la combi”.

“Yo nomás le dije: ‘a mí no me tiente, señora, porque yo soy muy grosero. Y siguió chingue y chingue”, relata.

“Fue maleducada porque ofendió a varios. Una señorita (que fue la del video) hasta se quitó del lugar, pero yo no me di cuenta que estaba grabando, yo creí que estaba hablando [por celular]”.

Don Gustavo contó que después del video no tuvo problemas con su familia y, hasta cierto punto, comprendieron su reacción.

“No se metió mi mujer, porque le dije: ‘a mí me insultó esta señora y yo me defendí nada más’. No me regañaron ni nada”.

A raíz de la videograbación, don Gustavo se hizo tan famoso que hasta en la calle lo reconocían. en alguna ocasión, recuerda su nieta, lo detuvieron en una plaza comercial para preguntarle si era “el señor de la combi”.

En otra ocasión, fue por Jessy a la escuela, y los estudiantes e incluso profesores se estuvieron tomando fotos con él por más de una hora.

Don Gustavo afirma que la mujer se merecía los insultos pues, asegura, ella es una mujer mala y “autoritaria”.

“Si me la vuelvo a encontrar, me la vuelvo a chingar. Se lo ganó, por mala. Se lo ganó la señora, ella fue grosera y yo fui peor”

Pero no todo fue divertido. Tras la difusión del material, hubo muchos comentarios negativos en contra de don Gustavo, y ofensas en contra de sus nietos y demás familia, dice Jessy.

Al final, don Gustavo se siente un tanto triste porque lo recuerdan por ese video. “Yo quiero pagar esto, porque la verdad, no vale la pena insultarla. Ya lo pasado pasado y ni modo”, dice.

Jessy aprovechó para dejar en claro que su abuelo no es así, al contrario, aunque tiene su carácter, respeta a las mujeres, “aclaro, el abuelo no es así con las mujeres, tiene su carácter, pero no es grosero a tal grado de cada rato insultar a las mujeres, no, las respeta mucho”.