Jóvenes se unen a lo largo y ancho del país, consiguiendo la limpieza de 10 cuerpos de agua: playas en Tijuana; Vado Lagunitas en Cabo San Lucas; Río Santa Catarina en Monterrey; la Playa Santa Ana en Veracruz; la playa Celestún en Yucatán; Seybaplaya en Campeche; Playa Agua Blanca en Oaxaca; y Playa Papagayo en Guerrero. Además, también se realizaron limpiezas en Ixtlahuaca, en el Estado de México, y Barranca de Tarango en la Ciudad de México.

Ciudad de México, 17 de septiembre (SinEmbargo).– Más de 3 mil jóvenes se unieron durante este verano para recuperar un total de 24 toneladas de residuos.

Este movimiento ambiental denominado Verano Sprite se llevó a cabo de junio a agosto de 2019 con el objetivo de limpiar y recuperar espacios verdes y urbanos de gran valor para los habitantes de las distintas comunidades donde participaron los jóvenes. Durante ese período se limpiaron 10 cuerpos de agua: Playas de Tijuana; Vado Lagunitas en Cabo San Lucas; Río Santa Catarina en Monterrey; la Playa Santa Ana en Veracruz; la playa Celestún en Yucatán; Seybaplaya en Campeche; Playa Agua Blanca en Oaxaca; y Playa Papagayo en Guerrero.

Además, también se realizaron limpiezas en Ixtlahuaca, en el Estado de México, y Barranca de Tarango en la Ciudad de México.

Los residuos recolectados se catalogaron entre los que pueden ser reciclados y los que no. Foto: Especial

Este movimiento ambiental, impulsado por la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC), quien es una de las empresas con mayor compromiso en el cuidado y protección del ambiente y que además se destaca como el principal reciclador de PET grado alimenticio en México, logró recolectar en todas estas zonas más de 24 toneladas de residuos como botellas, plásticos, vidrio, llantas, colillas de cigarros y otro tipo de residuos, incluso orgánicos.

En colaboración con la Asociación Ambiental, Ecología y Compromiso Empresarial (ECOCE) todos los residuos que los jóvenes y la IMCC recolectaron se valorizaron, catalogaron, para procesar todo lo recogido. Los residuos que puedan ser reciclados comenzarán un proceso para alargar su vida útil, mientras que los no reciclables y los desechos orgánicos serán entregados a los gobiernos locales para su procesamiento final.

En México y el mundo, miles de toneladas de residuos terminan en mares y ríos, dañando los ecosistemas y poniendo en peligro el futuro del planeta. Incluso en algunos lugares del océano debido a las corrientes y al mal manejo de los residuos post consumo se han llegado a formar grandes espacios con desechos flotantes, a los cuales se les ha llamado “islas flotantes”. La más grande se encuentra en el océano pacífico, teniendo una superficie de 1.6 millones de kilómetros cuadrados.

Por lo que, al hacer un manejo responsable de los residuos después de que los hemos utilizado, permitirá que se reciclen y entren en procesos de economía circular o lineal, evitando que plásticos y residuos acaben en cuerpos de agua y las calles de nuestras ciudades.

El reciclaje no solo evita residuos tirados en lugares no adecuados, además se pueden ahorrar hasta 40 mil litros de agua, que es lo que equivale a una tonelada de envases de plástico, según datos de ECOCE.

Mientras que una tonelada de papel reciclado significa un ahorro de 30 mil litros de agua, y una tonelada de aluminio reciclado equivale a 90 mil litros de agua.

Otros beneficios de reciclar son: ahorro de energía, evitar la tala de árboles, se reducen las emisiones de CO2, se ahorran petróleo y gas natural, además de que se ahorra espacio en rellenos y tiraderos.

En este contexto, la Industria Mexicana de Coca- Cola y sus socios embotelladores, Arca Continental, Coca-Cola FEMSA, Corporación del Fuerte y Bepensa, ha sumado esfuerzos y voluntades a lo largo y ancho del país para conseguir el éxito de las limpiezas de Verano Sprite en cada uno de los territorios donde se organizaron.

Esta, como muchas otras iniciativas, forman parte de los esfuerzos de la Industria Mexicana de Coca-Cola por alcanzar la meta de un ‘Mundo sin Residuos’, a través de la recolección y reciclaje de todos sus envases vendidos para 2030, además de contar con al menos 50% de material reciclado en cada uno de sus envases.

Aunado a esto, la IMCC seguirá fomentando una cultura de economía circular que impulse la separación de la basura desde los hogares y el fomento del reciclaje de envases dentro de nuestro país.

A la campaña también se ha sumado Sprite, quien ha lanzado su botella azul, la cual está hecha 100 por ciento de botellas recicladas. Se trata de la primera marca de refrescos en el país que contribuye de esta manera a hacer un cambio positivo para el planeta.