Han transcurrido 13 años del rapto de Rodrigo y César, los niños que estaban a días de culminar sus estudios de primaria y el caso que nunca fue tomado en cuenta por las autoridades ya ha quedado en el olvido.

Por Beda Peñaloza

ECATEPEC, Méx.- Sin apoyo de las autoridades que archivaron el caso, dos madres siguen la lucha para encontrar a sus hijos que fueron robados hace 13 años en la colonia Potrero del Rey.

La pesadilla comenzó cerca de las 18:30 horas del 26 de junio de 2006, cuando Rodrigo Méndez Tinoco, que estaba a días de cumplir 12 años, y César Castillo Cruz, de 10, fueron robados de la calle Ceiba, donde se encontraban sentados después de salir a comprar frituras a una tienda, cerca del domicilio de uno de ellos.

El padre de Rodrigo salió a buscar a su hijo para que lo acompañará por su hermana a la escuela, pero desafortunadamente no encontró a ninguno de los menores.

Liliana, madre de Rodrigo, junto con la mamá de César, los buscaron toda la noche, sin tener éxito, solo supieron que los dos pequeños que eran amigos y cursaban el sexto grado de primaria, habían desaparecido cuando una camioneta se acercó a ellos.

Tras el robo de los pequeños, iniciaron la denuncia que quedó registrada con el número de Carpeta de Investigación EM/1/6956/2006, caso que aseguraron no tomaron en cuenta las autoridades y tampoco los ayudaron para realizar una intensiva búsqueda.

Liliana comentó que ante la indolencia de las autoridades, realizaron varias marchas en calles del municipio solicitando ayuda para buscar a Rodrigo y César, pero no surgió efecto porque personal del Ministerio Público y del propio gobierno municipal, no tomaron importancia a la protesta.

Explicó que derivado de esto también, realizaron una protesta a las afueras de la PGR, solicitando la búsqueda de sus niños, que tampoco fue fructífera.

Días, semanas y meses estuvieron pegando carteles con las fotografías de los menores en calles de diversos municipios y también en camiones de carga, esto porque aseguraron los raptores tras robar a los niños, huyeron por la autopista del Circuito Exterior Mexiquense.

Liliana explicó que durante la búsqueda ha sido víctima de engaños, e inclusive refirió que recibió una llamada de unos sujetos que le pedían rescate por Rodrigo, y desesperada junto una parte para entregárselas, pero al llevarles el dinero, solo fue golpeada y tirada en calles del municipio de Otumba.

También indicó han recorrido todos los estados de la República Mexicana, con la esperanza de encontrar a sus hijos, pero no han logrado localizarlos.

Han transcurrido 13 años del rapto de Rodrigo y César, los niños que estaban a días de culminar sus estudios de primaria y el caso que nunca fue tomado en cuenta por las autoridades ya ha quedado en el olvido.

El calvario no termina dijo Liliana, quien durante estos años de búsqueda no se ha dejado vencer, aunque a veces se sienta enferma y decaída.

«Este dolor es como un cáncer, que te va consumiendo cada día, al no saber nada de mí hijo que presiento sigue vivo», señaló Liliana, que exige a las autoridades reabrir el expediente que dejaron en el olvido, para buscar Rodrigo y César, los niños que tenían muchos sueños por cumplir.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE A FONDO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.