El COPRED informó que las tiendas deberían ser flexibles, debido a que algunos ancianos necesitan estar acompañados por un familiar y porque algunas familias monoparentales no tienen a nadie que cuide a sus hijos mientras hacen las compras.

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de septiembre (AP).- Un organismo oficial de la capital mexicana advirtió el jueves de la existencia de casos de discriminación contra personas mayores o embarazadas a las que se ha restringido el acceso a comercios y autoservicios debido a las medidas puestas en marcha para evitar la transmisión del coronavirus.

Muchos supermercados, especialmente en Ciudad de México, solo permitían la entrada a una persona por familia, aunque éstas necesitaran ayuda, para evitar un exceso de público en sus locales o limitaban el acceso a personas de riesgo.

Sin embargo, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) recibió más de 40 quejas porque esas medidas “implementadas con pretendida neutralidad y de buena fe, tienen impactos diferenciados justamente en las mismas poblaciones que pretenden proteger”.

Por ello, el Consejo recordó que no se puede ni se debe “obviar los contextos específicos de cada persona o familia” y pidió a los comercios que los horarios de las personas de riesgo “deben ser preferentes y no restrictivos”, que se debe dar prioridad a quienes tienen una situación de mayor desventaja o discapacidad y facilitar que hagan sus compras.

“Es indispensable considerar la gravedad de la pandemia por COVID-19, pero al mismo tiempo es fundamental dedicar especial atención al respeto a los derechos humanos, particularmente a la no discriminación y a la dignidad humana”, afirmó el organismo.

El Consejo informó que las tiendas deberían ser flexibles, debido a que algunos ancianos necesitan estar acompañados por un familiar y porque algunas familias monoparentales no tienen a nadie que cuide a sus hijos mientras hacen las compras.

Algunas tiendas han colocado horarios durante el día para los compradores ancianos, cuya edad los coloca en mayor riesgo de desarrollar casos severos de COVID-19, pero el Consejo dijo que no se les debe prohibir comprar en otros momentos del día si así lo desean.