Durante esta temporada se vigilará especialmente presas y ríos de Chiapas, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Veracruz, debido a que se ubican dentro de la zona con más efectos de los sistemas invernales.

Ciudad de México, 17 de septiembre (SinEmbargo).- Se prevén 54 frentes fríos durante el inicio de la temporada otoño-invierno, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

A través de un comunicado, la directora general de Conagua Blanca Jiménez Cisneros informó que se registró un aumento, ya que en temporadas anteriores el promedio de los frentes fríos había sido de 44.

Por su parte, el coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Jorge Zavala Hidalgo, detalló que estadísticamente la temporada de frentes fríos es de septiembre a mayo; los primeros 15 días del mes se han registrado ya tres frentes y para el resto del mes se preven entre dos y tres más.

Las consecuencias de estos fenómenos invernales son, en general, temperaturas bajas, lluvias de intensas a puntualmente torrenciales, vientos fuertes y oleaje elevado, efectos que dependen de las características de cada sistema.

Además el coordinador general del SMN explicó que durante este mes los sistemas invernales comienzan a ingresar por la frontera norte y que de noviembre a abril van de intensidades de moderadas a fuertes generando temperaturas bajas.

“Cuando un sistema frontal es muy intenso y se desplaza sobre el Golfo de México, la Península de Yucatán, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, provoca el ‘evento de Norte’, con oleaje muy elevado e incremento en el nivel del mar en el Golfo de México” aseveró.

A la par, Jiménez Cisneros subrayó que, durante esta temporada se vigilará especialmente presas y ríos de Chiapas, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Veracruz, debido a que se ubican dentro de la zona con más efectos de los sistemas invernales.

Por ese motivo, las autoridades invitaron a la población a seguir medidas como, vestir ropa gruesa o varias prendas; consumir alimentos ricos en vitaminas A y C; cubrir nariz y boca al salir a exteriores; evitar calentadores que produzcan monóxido de carbono y atender particularmente a los adultos mayores y menores de edad.