Vecinos de Puente Grande, Huehuetoca, escucharon detonaciones de armas de fuego; posteriormente se percataron que al menos seis personas habían sido baleadas en un vehículo. Dos de las víctimas– padre e hijo– fueron identificados por los colones como narcomenudistas.

Hace seis días, cinco miembros de una familia, de entre 14 y 51 años de edad, fueron hallados semienterrados en una jardinera de su casa en Tultepec. Todos estaban atados de pies y manos.

Ciudad de México, 17 de octubre (SinEmbargo).- Los cuerpos de cinco hombres y una mujer fueron hallados al interior de un automóvil en el municipio de Huehuetoca, Estado de México. Este es el segundo multihomicidio cometido en la entidad en una semana.

El hallazgo se realizó durante la madrugada del lunes, luego de que vecinos de la comunidad de Puente Grande alertaran a las autoridades sobre personas lesionadas con arma de fuego en un Jetta color arena, estacionado en la calle Francisco Villa.

Tras la denuncia, policías municipales acudieron al lugar, donde encontraron casquillos percutidos calibre 9 milímetros y .223. En el asiento del piloto estaba una mujer y un hombre de copiloto, otros tres hombres viajaban en la parte de atrás; la sexta víctima quedó tendida junto al vehículo.

Los vecinos aseguraron que el hombre que quedó tirado en la acera era apodado “El Fanta”, mientras que “El Fantita”, su hijo, fue una de las víctimas asesinadas al interior del carro. Ambos fueron identificados por colonos como presuntos narcomenudistas.

Las autoridades desplegaron un operativo que se extendió al barrio de Salitrillo, donde lograron la detención de un hombre que portaba un arma de fuego larga, por lo que se cree que está relacionado con el homicidio de las seis personas.

La Fiscalía de Justicia del Estado de México (FGEM) inició la carpeta de investigación correspondiente para esclarecer los hechos.

Hace seis días, cinco miembros de una familia, de entre 14 y 51 años de edad, fueron hallados semienterrados en una jardinera de su casa en Tultepec. Todos estaban atados de pies y manos.

Por este crimen, la Fiscalía del estado ofrece una recompensa de 500 mil pesos a quien aporten información relevante que ayude a dar con el paradero de David Medrano Millán, el presunto asesino.

Pero eso no es suficiente para contener la ola de violencia por la que atraviesa la entidad, reclaman los mexiquenses.

La alarmante cifra de homicidios dolosos cometidos en el Estado de México– gobernado históricamente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI)–, lo coloca como la segunda entidad más insegura del país.

Apenas el 4 de octubre, al menos cinco cuerpos desmembrados se localizaron en calles de Ecatepec. Cabezas, brazos y torsos de los occisos fueron colocados sobre los cofres y al interior de varios carros.

El 18 de septiembre pasado, un día antes del sismo, Del Mazo Maza prometió que en los primeros tres meses de su gobierno habría resultados en materia de seguridad. El 15 de septiembre rindió protesta.

Estará en el cargo hasta 2023, lo que le da a su partido, el Revolucionario Institucional, 93 años consecutivos sin política.

Hasta agosto pasado, la entidad mexiquense reportó mil 322 homicidios dolosos cometidos este año, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de seguridad Pública (SESNSP).

Además, la mayor incidencia delictiva, es decir, en donde se cometió el mayor número de delitos -robo, extorsión, secuestro, violaciones-, la encabeza el Estado de México con 186 mil 165 casos registrados de enero a agosto.