En el foro organizado por Univision y el Partido Demócrata de California, el periodista Jorge Ramos le recordó que la Organización de los Estados Americanos (OEA) consideró que las elecciones presidenciales, celebradas el pasado 20 de octubre, fueron un fraude. Sin embargo, el demócrata subrayó que “al final del día, fueron los militares los que intervinieron en el proceso y le pidieron que se fuera”.

“Cuando los militares intervienen, Jorge, en mi opinión, eso se llama golpe de Estado”, sentenció el político estadounidense.

Ciudad de México, 17 de noviembre (SinEmbargo).– Bernie Sanders, aspirante demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, destacó que Evo Morales, ex mandatario de Bolivia, hizo un buen trabajo para combatir la pobreza en su país y que dio a los indígenas “una voz que no habían tenido antes”.

Durante un programa de televisión, organizado con motivo de las elecciones en Estados Unidos, el periodista Jorge Ramos aprovechó para cuestionar al político sobre su punto de vista en torno a la crisis que se vive en Bolivia.

–Usted escribió en un tuit que pensaba que lo que ocurrió en Bolivia fue un golpe de Estado militar. Muchas personas tienen otro punto de vista, piensan que Evo Morales ha estado en el poder 14 años, que ha querido pelear más y que quería convertirse en un dictador. ¿Qué piensa? –preguntó el presentador.

–No, no estoy de acuerdo con esa afirmación. Pienso que Morales hizo un muy buen trabajo aliviando la pobreza y dando a los indígenas de Bolivia una voz que no habían tenido antes. Podemos discutir acerca de si iba por su cuarto periodo, sobre si eso era una cosa acertada que hacer –afirmó Sanders.

Posteriormente, Ramos le recordó que la Organización de los Estados Americanos (OEA) consideró que las elecciones presidenciales, celebradas el pasado 20 de octubre, fueron un fraude. Sin embargo, el demócrata subrayó que “al final del día, fueron los militares los que intervinieron en el proceso y le pidieron que se fuera”.

Bernie Sanders fotografiado durante un acto en Cedar Rapids, Iowa, el 2 de noviembre del 2019. Foto: Charlie Neibergall, File, AP

“Cuando los militares intervienen, Jorge, en mi opinión, eso se llama golpe de Estado”, sentenció a lo largo del foro organizado por Univision y el Partido Demócrata de California.

Apenas el pasado 11 de noviembre, un día después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, el Senador estadounidense se dijo preocupado “por lo que parece ser un golpe de Estado”, después de semanas de disturbios políticos.

“Estoy muy preocupado por lo que parece ser un golpe de Estado en Bolivia, donde los militares, después de semanas de disturbios políticos, intervinieron para destituir al Presidente Evo Morales. Estados Unidos debe pedir el fin de la violencia y apoyar las instituciones democráticas de Bolivia”, escribió en su cuenta de Twitter.

Un día después, el Gobierno de Estados Unidos reconoció a la Senadora opositora Jeanine Áñez como Presidenta interina de Bolivia. “La presidenta en funciones del Senado, Áñez, ha asumido las responsabilidades de Presidenta interina de Bolivia”, declaró en redes sociales el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado, Michael Kozak.

“Esperamos con interés -añadió- trabajar con ella y otras autoridades civiles del país mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible de acuerdo con la Constitución”.

Washington ha apoyado la salida del poder de Morales y ese mismo día el Embajador estadounidense ante la OEA, Carlos Trujillo, consideró “ridículo” que se hable de golpe de Estado en Bolivia al liderar una quincena de países de la región que pidieron pasar página.

“Si alguna vez hubo una amenaza para la democracia, esa era la del Gobierno liderado por el ya ex Presidente Morales”, apostilló.

En ese mismo sentido se había pronunciado el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que consideró que con la salida de Morales se “preserva la democracia” en Bolivia y dijo que lanza un mensaje para los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega.

“Estos acontecimientos lanzan una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán”, aseguró Trump en un comunicado.

El mandatario estadounidense dijo que con la caída de Morales, el continente americano “está un paso más cerca” de ser “plenamente democrático, próspero y libre”.

Además, elogió el papel de los militares que forzaron la salida de Morales: “Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no sólo a una sola persona”.

El Presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, consideró que con su posicionamiento al respecto, Estados Unidos “retrocedió décadas, volvió a las peores épocas de los años 70 con las intervenciones militares (…) contra gobiernos populares, gobiernos elegidos democráticamente”.

El Presidente Donald Trump habla durante un evento sobre los precios de la atención médica en la sala Roosevelt de la Casa Blanca, el viernes 15 de noviembre de 2019. Foto: Evan Vucci, AP

EVO RECIBE ASILO EN MÉXICO

Evo Morales Ayma, ex Presidente de Bolivia, llegó a México a las 11:09 horas del martes pasado procedente de la provincia de Cochabamba, donde un avión de la Fuerza Aérea Mexicana lo recogió un día antes por la noche, aproximadamente a las 19:50 horas de México.

El ex mandatario boliviano salió de la aeronave, vestido con una playera azul y unos pantalones negros, bajó las escalinatas y se encontró con Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), quien le dio la bienvenida a nuestro país.

Morales viajó junto con Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia, y Gabriela Montaño, quien se desempeñaba como su Ministra de Salud. Todos arribaron al hangar del Sexto Batallón Aéreo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Quiero darle la más cordial bienvenida a Evo Morales y a su comitiva de acompañantes a México. Es apara nosotros el día de hoy un día de alegría porque el asilo que se ha ofrecido es efectivo y ya está aquí en tierras mexicanas, en donde gozará de libertad, seguridad, integridad y protección a su vida, que son las causas que nos animan. Bienvenido Evo, un saludo del Presidente [Andrés Manuel] López Obrador y de todo el pueblo de México”, aseguró Ebrard Casaubón.

Evo Morales viajó a México en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, tras pedir asilo político al gobierno mexicano al señalar que su vida corría peligro en la nación andina. Foto: Graciela López, Cuartoscuro

“Quiero decirles que estamos muy agradecidos porque el Presidente de México, el Gobierno, el pueblo boliviano me salvó la vida”, dijo Evo Morales ya frente a los medios de comunicación.

En una breve conferencia de prensa, denunció que el sábado 9 de noviembre, un día antes de renunciar, un miembro del equipo de seguridad del Ejército le informó en el trópico de Cochabamba que militares habían pedido su cabeza a cambio de 50 mil dólares.

“Por eso digo que estamos agradecidos por salvarnos la vida”, reiteró Morales junto al que era su Vicepresidente y su Ministra de Salud. También denunció que su país ha vivido un “golpe de Estado” desde su “triunfo” en las elecciones presidenciales del 20 de octubre.

“En la última etapa, lamentablemente, al golpe político y cívico se sumó la Policía Nacional”, reprochó el ahora asilado en México, quien acusó a los opositores de haber quemado actas electorales y sedes sindicales, así como haber asaltado su casa en Cochabamba y la de su hermana.

Incluso “hicieron renunciar a dos alcaldes de ciudades importantes como Sucre y Potosí”, expresó.

“Para que no haya más hechos de sangre ni mas enfrentamientos hemos decidido renunciar”, expresó sobre su renuncia, hecha pública el pasado domingo.

“Quiero decirles que estamos muy agradecidos porque el Presidente de México, el Gobierno, el pueblo boliviano me salvó la vida”, dijo Evo Morales ya frente a los medios de comunicación. Foto: Graciela López, Cuartoscuro

Al final de su breve discurso, Evo Morales, visiblemente cansado tras un periplo aéreo de varias horas que comenzó anoche en Bolivia, volvió a dar de nuevo las “gracias a México y a sus autoridades”.

Además, reiteró que mientras “tenga vida” seguirá en la política y “en la lucha”, y reivindicó que durante su Gobierno logró acabar con la “opresión”.

Evo Morales dijo que su único “delito” es ser “indígena” y que su único “pecado” fue el de implementar “programas sociales para los más humildes” en Bolivia.

Morales se declaró como “antiimperalista” y dijo que pese al “golpe” no va a cambiar “ideológicamente”, reivindicando la reducción de la pobreza que logró en sus años en el poder.

El domingo, Evo Morales había anunciado la repetición de las elecciones presidenciales después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) diera a conocer numerosas irregularidades en los comicios del 20 de octubre pasado en los que fue reelegido para un cuarto mandato.

Después de su anuncio y ante presiones de policías y militares, Morales anunció su renuncia a la Presidencia tras casi 14 años en el poder.

-Con información de EFE