En la iniciativa firmada por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Equis –Justicia para las Mujeres, y Causa en Común AC, recordaron que la CNDH es un órgano público autónomo que representa décadas de lucha para tener una institucionalidad encargada de defender a todas las personas frente abusos de autoridades y funcionarios públicos.

“Rosario, tú como familiar de una víctima sabes cuánta falta hacen instituciones alejadas del poder político y partidista. Sabemos de tu compromiso con la justicia y de tu lucha de años en contra de las violaciones a los derechos humanos. También respetamos que hayas optado por la militancia política para transformar a México”, precisaron.

Ciudad de México, 17 de noviembre (SinEmbargo).– Entre protestas, alegatos y polémica, Rosario Piedra Ibarra asumió esta semana la titularidad de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en el Senado de la República. Por ello, cinco Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) lanzaron una petición en la plataforma Change.org para exigir su renuncia, la cual suma hasta el momento menos de mil 100 firmas en seis días.

“Una premisa fundamental para que pueda desempeñar esta labor es la autonomía constitucional, es decir, la presidencia de la CNDH no puede estar al servicio, en vínculo político o bajo presiones de las autoridades y quienes gobiernan al país, porque anula su objeto esencial: la protección, observancia, promoción, estudio y divulgación de los derechos humanos que ampara el orden jurídico mexicano”, subrayaron.

Durante la toma de protesta Rosario Piedra Ibarra como nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Gustavo Madero, Senador del PAN, cayó en plena tribuna. Foto: Cuartoscuro

En la iniciativa firmada por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Equis –Justicia para las Mujeres, y Causa en Común AC, recordaron que la CNDH es un órgano público autónomo que representa décadas de lucha para tener una institucionalidad encargada de defender a todas las personas frente abusos de autoridades y funcionarios públicos.

De acuerdo con las ONGs, la Constitución de México le da amplios poderes para investigar y emitir recomendaciones, con la finalidad de que se reparen los daños causados.

Rosario, tú como familiar de una víctima sabes cuánta falta hacen instituciones alejadas del poder político y partidista. Sabemos de tu compromiso con la justicia y de tu lucha de años en contra de las violaciones a los derechos humanos. También respetamos que hayas optado por la militancia política para transformar a México. Sin embargo, la ley es muy clara en el Capítulo II. De la elección, facultades y obligaciones del presidente de la Comisión en el párrafo ‘IV.- No desempeñar, ni haber desempeñado cargo de dirección nacional o estatal, en algún partido político en el año anterior a su designación’ porque afecta su independencia”, precisaron.

Parte de la polémica en la elección de Piedra Ibarra al frente del organismo es porque hasta el 14 de noviembre, es decir, dos días después de haber rendido protesta en el cargo, dio a conocer que presentó su licencia como militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), a fin de dedicarse por completo a su nueva labor.

“He presentado ya mi licencia como militante de Morena para dedicarme de tiempo completo a la gran tarea que nos aguarda, pero la mayor garantía de autonomía la acredita mi trabajo, mi trayectoria y mi calidad de víctima indirecta en el Comité Eureka y en la lucha social, desde donde una de nuestras mayores evidencias fue precisamente la independencia y la autonomía de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”, defendió en un comunicado.

A lo largo de la petición, las cinco organizaciones reiteran que su militancia en Morena, partido que llevó a la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador, “es un claro impedimento y una violación a la ley de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.

“Además de tu activa militancia como consejera estatal de dicho partido y tu fallida candidatura a una diputación en 2018 te inhabilitan para el cargo de presidencia de la CNDH”, señalaron en el portal web.

Asimismo, las firmantes consideraron que el proceso de elección estuvo lleno de irregularidades, ya que se presentaron diversas denuncias sobre presunto fraude en las votaciones, “y la intervención ilegal del Presidente en medios de comunicación atacando” al entonces Ombudsperson, Luis Raúl González Pérez, “y los perfiles académicos que fueron postulados”.

Luis Raúl González Pérez, ex presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

“El 12 de noviembre se realizó la imposición de tu candidatura por tu partido Morena, pese a no alcanzar las 2/3 partes de los votos de las y los senadores. La bancada de Morena lo reconoció públicamente, y aún así avanzaron con el nombramiento, teniendo presente que carecían de legalidad y legitimidad. La autonomía constitucional de la CNDH fue quebrantada por los intereses de tu partido”, acusaron las ONGs.

“Por tu trayectoria personal, por las víctimas de violaciones a derechos humanos, por el respeto a las leyes mexicanas y por la autonomía constitucional del organismo te solicitamos respetuosamente renunciar al cargo de Presidencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)”, finalizaron.

LA ENTREGA-RECEPCIÓN EN LA CNDH

Ayer, Rosario Piedra reveló que ya se realizó la entrega-recepción de la CNDH “en un ambiente de total cordialidad”, con lo que, afirmó, inicia una nueva etapa para privilegiar el interés de las víctimas.

Según la nueva encargada de la Comisión Nacional, el acto se emprendió con el “único interés de que la institución siga trabajando con mayor impulso para la defensoría de los derechos humanos”.

En un breve comunicado, detalló que durante el evento hizo un llamado a todo el personal para que sean una parte convencida y comprometida con el arranque de una nueva era “que marcará la diferencia histórica que requieren las víctimas”.

El mensaje, compartido a través de su cuenta de Twitter, estuvo acompañado por una serie de fotografías en las que se observa a algunos miembros, tanto del equipo saliente como del entrante. En una de las imágenes, se muestra a Piedra Ibarra y a Luis Raúl González Pérez estrechándose la mano.

LAS RENUNCIAS DEL CONSEJO CONSULTIVO

Cuatro integrantes del Consejo Consultivo renunciaron después de la toma de protesta de la nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra. En una misiva entregada a la Senadora y presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Mónica Fernández Balboa, las integrantes señalaron que la elección se realizó “plagado de irregularidades y falta de apego a la legalidad”.

Las consejeras María Ampudia González, Mariclaire Acosta, Olga Noriega y la doctora Angélica Cuéllar renunciaron a sus cargos de manera “irrevocable e inmediata”, y cuestionaron la designación de Piedra Ibarra.

“Es muy notoria la cuestionada elección de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos la Mtra. Rosario Ibarra De Piedra, le resta legitimidad a una institución ideada para defender a la sociedad de los abusos de poder del Estado, cuyas principales herramientas para llevar a cabo su tarea son la Pluralidad e Independencia, la Libertad de Criterio, la Autonomía de Gestión y el Apego Irrestricto a la Norma Constitucional”, puede leerse en la carta enviada.

Además, manifestaron que la capacidad de la nueva titular designada, carente de legitimidad, se verá limitada al establecer una interlocución válida con los distintos actores participantes de a observación, protección y promoción de los derechos humanos, por lo que la nueva titular de la CNDH no podrá generar la confianza suficiente, así como la certeza jurídica de su cargo.

“Una elección como la que la llevó al cargo, sin apego a los indicadores que fueron asumidos voluntariamente por las Comisiones Unidas Responsables del Proceso, y consumada en el Pleno de manera arbitraria, presagia el sometimiento abierto de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a quienes actualmente detentan el poder político. En consecuencia, no será posible mantener el principio de Autonomía de Gestión de la Institución, que le es indispensable para el desempeño de su función”, apuntaron.