En algunas zonas de Bagdad, especialmente en el barrio de Sadr City, los manifestantes hicieron sentadas en las calles y colocaron pequeños vehículos en la calzada, paralizando el tránsito.

Bagdad, 17 de noviembre (AP). — Manifestantes iraquíes contrarios al Gobierno cortaron algunas calles el domingo con neumáticos en llamas en el centro y el sur del país, deteniendo el tráfico y paralizando la actividad tras una convocatoria de huelga nacional.

En la ciudad sureña de Basora y en localidades como Nasiriyah, Amara y Kut, los manifestantes prendieron fuego a neumáticos para cortar carreteras e impedir que la gente llegara a su lugar de trabajo. Escuelas, universidades y otras instituciones cerraron.

En algunas zonas de Bagdad, especialmente en el barrio de Sadr City, los manifestantes hicieron sentadas en las calles y colocaron pequeños vehículos en la calzada, paralizando el tránsito.

Manifestantes toman importante plaza en Bagdad. Foto: AP.

“No habrá oficinas abiertas hasta que se haya destituido a la última persona corrupta”, afirmó un manifestante, que declinó dar su nombre por motivos de seguridad. “Solo entonces nos iremos de aquí”.

Al menos 320 personas han muerto y miles resultaron heridas desde el inicio de las protestas en la capital y las provincias del sur, de mayoría chií, el pasado 1 de octubre. Decenas de miles de manifestantes han tomado las calles para denunciar lo que describen como corrupción generalizada, falta de empleos y pobres servicios básicos a pesar de la riqueza petrolera del país.

Los cortes de carretera eran en parte una respuesta a la llamada del influyente clérigo Muqtada al-Sadr a celebrar una huelga voluntaria para mantener la presión sobre los políticos.

Los manifestantes también intentaron ampliar su presencia en la capital iraquí tras tomar el control de una estratégica plaza en el centro de Bagdad.

Los activistas también trataban de llegar al puente de Ahrar tras tomar parte del puente de Sanak y la crucial plaza de Khilani en el centro de la capital, continuando con sus intentos de llegar a la fortificada Zona Verde, donde está la sede de Gobierno.