La economía de Colombia se vio afectada por la pandemia del coronavirus que frenó la actividad productiva. La última vez que entró en recesión (una caída por dos trimestres consecutivos) fue en 1999 en medio de una delicada crisis financiera que afectó a los países emergentes.

Prevén que entre julio y septiembre hubo un rebote del 8.7 por ciento con respecto al trimestre anterior, lo que atribuyeron a la reactivación de varios sectores.

Bogotá, 17 de noviembre (EFE).- La economía colombiana cayó un 9 por ciento en el tercer trimestre del año y entró en recesión técnica por primera vez en dos décadas, afectada por la pandemia del coronavirus que frenó la actividad productiva, según informó este martes el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

La última vez que la economía colombiana entró en recesión, que se configura cuando hay una caída por dos trimestres consecutivos, fue en 1999 en medio de una delicada crisis financiera que afectó a los países emergentes.

Sin embargo, las autoridades valoraron que entre julio y septiembre de este año hubo un rebote del 8.7 por ciento con respecto al trimestre anterior, lo que atribuyeron a la reactivación de varios sectores.

El comportamiento anual de la economía colombiana en el tercer trimestre de 2020 “corresponde a una contracción del 9 por ciento (…) Esa contracción anual está representada por una expansión intertrimestral del 8.7 por ciento”, dijo el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, en una rueda de prensa.

CONSECUENCIAS DE LA COVID-19

En el segundo trimestre del año la economía colombiana cayó el 15.7 por ciento, un desplome sin precedentes causado por la pandemia del coronavirus y las medidas tomadas por el Gobierno para contenerla.

La cuarentena que comenzó el 25 de marzo culminó el 1 de septiembre, aunque ya desde julio el Gobierno había autorizado la reactivación de varios sectores, como el de la construcción civil, la industria manufacturera y el comercio, tras varios meses de paralización casi total.

Las actividades que más influyeron en el resultado negativo del tercer trimestre fueron el comercio al por mayor y al por menor; la reparación de vehículos automotores y motocicletas; el transporte y almacenamiento, y el alojamiento y servicios de comida, que cayeron un 20.1 por ciento.

Igualmente, la construcción se hundió un 26.2 por ciento y la explotación de minas y canteras un 19.1 por ciento.

Desde el enfoque de la demanda, en el trimestre pasado la dinámica del Producto Interno Bruto (PIB) se explica porque el gasto en el consumo final se desplomó un 7 por ciento, la formación bruta de capital cayó un 18.3 por ciento, las exportaciones bajaron un 24.1 y las importaciones un 21.1 por ciento.

En contraste, el crecimiento entre julio y septiembre, comparado con el segundo trimestre del año, lo impulsó la reactivación de sectores como el de la industria manufacturera (23.4).

PROYECCIÓN NEGATIVA

En junio pasado, el Ministerio de Hacienda proyectó que la economía del país caerá un 5.5 por ciento este año como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Días antes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que Colombia afronta la peor recesión en un siglo como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19 y su PIB caerá entre el 6.1 y el 7.9 por ciento, en el escenario más sombrío.

En 2019 la economía colombiana creció el 3.3 por ciento, el resultado más alto de los últimos cinco años, impulsado principalmente por las actividades comerciales y de servicios.