Author image

Martín Moreno-Durán

17/11/2021 - 12:05 am

Gobierno serpiente

López Obrador y la 4T odian al presidente del INE por una sencilla razón: es un obstáculo para sus fines extensionistas de apoderarse del árbitro electoral.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador.
“AMLO quisiera ser juez y parte en las elecciones, hasta decidir en su paranoia política quién gana y quién pierde”. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

+ Gobernar bajo odios

+ Crucificar a clase media

Como la serpiente que se muerde la cola, la 4T se devora a sí misma. En Morena hay exceso de odios y carencia de inteligencias. Es fiel reflejo de la entraña de su caudillo en Palacio Nacional: gobernar bajo el resentimiento y la ignorancia, sin eficiencia ni talento. Y en ese carnaval de amarguras, joden no sólo a su propio proyecto – es un decir-, hoy fanatizado, sino también, empobrecen a la clase media que tanto detestan.

Por resentimientos, recortan presupuesto al INE… y como consecuencia desinflan la revocación (autoadoración) de mandato del Presidente.

Por resentimientos, recortan presupuesto a la Suprema Corte… y como consecuencia frenan el proceso de Reforma Judicial.

Por resentimientos, dejan sin medicamentos a los mexicanos en los tres últimos años por orden de AMLO bajo un desabasto criminal… y ahora, el propio AMLO exige que haya medicamentos disponibles.

Un Gobierno cuyo cuerpo es reflejo innegable de la cabeza: desorden, odios, caos, ocurrencias.

La serpiente que se muerde la cola.

*****

López Obrador y la 4T odian al presidente del INE por una sencilla razón: es un obstáculo para sus fines extensionistas de apoderarse del árbitro electoral. AMLO quisiera ser juez y parte en las elecciones, hasta decidir en su paranoia política quién gana y quién pierde. Pero con Lorenzo Córdova no han podido. Con elegancia, Córdova demostró tres cosas durante su comparecencia en la Cámara de Diputados: que se puede informar entre la estridencia, que se puede debatir entre la intolerancia, y que se puede torear a las bestias sin ser cornado.

¿Cuál fue la revancha de la borregada de Morena? Recortarle presupuesto al INE: casi cinco mil millones de pesos. Como los caciques políticos a la vieja usanza: si no puedo contigo, te quito presupuesto.

Pero la serpiente se muerde la cola. ¿Por qué? Porque este recorte afectará la tramposa revocación de mandato del Presidente – un ejercicio más de autoadoración personalista que de democracia participativa-, aplazada ya por el INE, en primera instancia, para el 15 de abril de 2022.

“Si se mantuviera ese recorte, se pondría en riesgo la realización de estos ejercicios de participación ciudadana (revocación de mandato presidencial y posible consulta ciudadana)”, advirtió el presidente de la Comisión Temporal de Presupuesto del INE, Jaime Rivera.

Aún más:

En su cuenta de TW, el Consejero electoral Ciro Murayama advirtió:

“Crónica de un golpe anunciado al INE.

“1er acto: te mandato organizar la Revocación de Mandato.

“2do acto: Te recorto los recursos mínimos para hacerla.

“3er acto: Te acuso de ineficiente, de negarte a hacerla. Es el guión para atacar la autonomía e independencia del INE”.

Córdova aseguró que ante el recorte presupuestal, la organización de la revocación de mandato “está en riesgo”.

Luego que no se queje Morena: por sus resentimientos descabellados, se dieron un balazo en el pie.

*****

Consentido ayer, criticado hoy desde la hoguera de Palacio Nacional por no ceder a los delirios reeleccionistas presidenciales, el presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, lanzó una alerta que no gustó nada a López Obrador: el recorte presupuestal de tres mil millones de pesos a la Corte pondrá en riesgo la Reforma Judicial.

¿Por qué tanto encono, ahora, contra la Suprema Corte, cuando ayer era apapachada por el Presidente? Por razones de fondo: 1) Porque Zaldívar rechazó reelegirse hasta 2024 como deseaba López Obrador. 2) Porque la Corte ha respaldado a los jueces que han amparado a las víctimas de los atropellos del régimen obradorista. 3) Porque algunas resoluciones han sido contrarias a las órdenes de AMLO, como rechazar la prisión preventiva a presuntos responsables de defraudación fiscal, recurso que antepusieron senadores de oposición.

De ahí, el resentimiento ahora contra la Suprema Corte, a la cual se castiga desde la borregada morenista en San Lázaro… aunque en el lance se frene a la Reforma Judicial exigida por AMLO.

Triple contra sencillo: si la Corte hubiera aprobado la reelección de Zaldívar hasta 2024, y avalado los excesos autoritarios de AMLO, hoy no tendría ningún recorte presupuestal.

¿Alguien apuesta por lo contrario?

*****

El Síndrome Chimoltrufia de AMLO: como digo una cosa, digo la otra.

Ayer, negaba bajo ribetes de odio que hubiera desabasto de medicinas, y junto con el siniestro López-Gatell, calificaban de “conservadores” y “golpistas” a los padres de niños con cáncer que mueren por falta de medicamentos y tratamientos. Hoy, López Obrador reconoce el desabasto criminal y ordena que se resuelva.

Contradicción evidente de López Obrador: sus propias decisiones impulsadas por prejuicios ideológicos y disfrazadas de “lucha contra la corrupción” (nunca comprobada) en contra de 10 empresas farmacéuticas, generaron el peor desabasto de medicamentos en la historia del país. Y lo peor: miles de muertes que se pudieron haber evitado. Pero no. Sabido es que México tiene un Presidente cruel.

Y ese mismo Presidente sale hoy, con falsa indignación, exigiendo que se resuelva un desabasto que él mismo provocó dentro del desorden de gobierno que es esa cosa llamada Cuarta Transformación.

A la crueldad, agregar la hipocresía en el morral de AMLO.

*****

Las erráticas, confusas e improductivas acciones emprendidas por la 4T y ordenadas por AMLO -jamás se olvidarán esos dichos presidenciales canallas de “la pandemia nos vino como anillo al dedo”, o “si las empresas van a quebrar, que quiebren”-, han provocado otra tragedia nacional de las muchas registradas los últimos tres años: la clase media en México se está extinguiendo.

De acuerdo con el Inegi, 6.3 millones de mexicanos pasaron, durante el régimen obradorista, de la clase media a la clase baja. De 53.5 millones se contrajo a 47.2 millones. Es la consecuencia directa de la falta de apoyos a la clase media durante la pandemia, del abandono a pequeñas y medianas empresas que generó desempleo, del terrorismo fiscal, del clima de linchamiento impulsado desde Palacio Nacional.

Es esa clase media a la que López Obrador odia, en una acción canallesca y cruel, y a la que ha tildado de “aspiracionista, clasista, discriminatoria”. Vaya desgracia con este Presidente.

Pero en este lance de odios y resentimientos, la serpiente volverá a morderse la cola: pagará la factura en las próximas presidenciales de 2024.

Ya la pagarán. Lo veremos.

TW @_martinmoreno

FB / Martin Moreno

[email protected]

Martín Moreno-Durán
Periodista. Escritor. Conductor radiofónico. Autor de los libros: Por la mano del padre. Paulette, lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Los demonios del sindicalismo mexicano. El Derrumbe Retrato de un México fallido. El Caso Wallace. 1/Julio/2018: Cambio Radical o Dictadura Perfecta, y de la novela Días de ira.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas