Mundo
INSIGHT CRIME

Mozos, obreros, guardias… hacen el trabajo sucio en la millonaria sede del Mundial

17/11/2022 - 4:32 pm

Si hay un tema que el Mundial de Futbol de Catar ha puesto en primer plano, es el de los trabajadores inmigrantes. Representan casi el 95 por ciento de la mano de obra del emirato y sus condiciones de vida llevan varios meses siendo noticia.

Por Anne Bernas, enviada especial de RFI a Doha

Doha, 17 de noviembre (RFI).– “Me encanta el fútbol, pero no podré ir a los partidos. El precio del billete es demasiado caro y tendré demasiado trabajo durante un mes. Hamad*, con la mirada perdida, no oculta su decepción por no poder vivir el Mundial en el país donde vive.

El joven de 25 años, que llegó de Bangladesh hace cuatro meses, es uno de los 2.8 millones de extranjeros que han llegado a Catar con la esperanza de hacer fortuna. Mientras algunos tienen éxito, otros son menos afortunados. Trabajadores domésticos, obreros, guardias de seguridad, hacen todo el trabajo sucio en el país, a veces arriesgando sus vidas.

Según el diario británico The Guardian, se cree que 6 mil 500 de ellos murieron en las obras del Mundial. Se trata de una cifra controvertida (las autoridades Cataríes afirman que son 37 las muertes directas), pero da una idea de la realidad.

El logo del Mundial de Qatar 2002 cerca del Centro de Exhibiciones y Convenciones de Doha, el 31 de marzo de 2022.
El logo del Mundial de Qatar 2022 cerca del Centro de Exhibiciones y Convenciones de Doha, el 31 de marzo de 2022. Foto: Darko Bandic, AP.

LAS ONGs ADVIERTEN

Desde hace varios meses, muchas ONG alertan sobre las condiciones de vida de estos trabajadores: jornadas laborales excesivas, confiscación de pasaportes, impagos, violaciones de los derechos humanos, etc. Amnistía Internacional, entre otros, ha recogido numerosos testimonios al respecto.

Ante la multiplicación de críticas y los llamamientos al boicot del Mundial por, entre otras cosas, la situación de estos trabajadores inmigrantes, las autoridades Cataríes lanzaron en 2020 una reforma destinada a mejorar las condiciones de vida de los inmigrantes, incluyendo la supresión oficial de la kafala (sistema de patrocinio que vincula al trabajador con su patrón). Esta reforma es única en la región, pero tiene dificultades para aplicarse. El pasado agosto, una docena de trabajadores extranjeros que se atrevieron a manifestarse para reclamar sus salarios impagados fueron expulsados del emirato.

Desde hace varios meses, muchas ONG alertan sobre las condiciones de vida de estos trabajadores. Foto: AP.

Hamad no se queja realmente, tiene esta “oportunidad de trabajar en el negocio de los hoteles de lujo y no en la construcción”. Algunos de los 183 nuevos hoteles construidos para alojar a los aficionados durante la Copa del Mundo aún no están terminados, y los inmigrantes se esfuerzan por tenerlo todo acabado para el 20 de noviembre. Grúas y rascacielos: eso es Doha, que cada día sale un poco más de la tierra gracias al sudor de esta mano de obra extranjera.

“Hubiera preferido ir a los Emiratos”, confiesa Hamad, “pero era complicado para los papeles y, además, no hablaba inglés. “Ahora voy mejorando, me falta algo de vocabulario pero me apaño con una aplicación de traducción en mi teléfono”, dice. El joven trabaja diez horas al día, “pero a diferencia de mis colegas, tengo dos días libres a la semana”, dice feliz. “Salvo durante el Mundial, sólo tengo un día libre”. Un día más sin saber si se le pagará.

El joven gana mil 400 riales al mes, unos 390 euros, cuatro veces menos que el precio de una botella de licor fuerte en el hotel donde trabaja. Gracias a las propinas, puede ahorrar algo de dinero y, como todos los trabajadores inmigrantes, enviar una parte a sus padres en su país. “Soy hijo único, cuentan mucho conmigo, sobre todo este año porque la cosecha de arroz ha sido muy mala”, dice frente al mar en el distrito de Katara, al norte de Doha.

Trabajadores durante la construcción de un estadio de Qatar 2022 . Foto: AP.

Este miércoles, Hamad está descansando, ha cambiado su traje rojo por unos pantalones cortos y un sombrero hawaiano. A él y a sus siete compañeros de piso -pagados por su empresa- les gusta venir a este barrio, aunque los restaurantes de la playa no sean de su gusto. “Donde vivimos, a una hora y media en transporte, no hay nada, ni siquiera un parque. No tenemos nada que hacer. Por la noche veo videos en mi teléfono. Sueño con descubrir Japón y Corea del Sur. En Doha, los inmigrantes, nepaleses, bangladesíes, indios, indonesios, pakistaníes, ugandeses, cameruneses, etc., viven en las afueras de la capital, lejos de la mirada de los turistas, en barrios a menudo insalubres. Desde hace siete años, el sitio web del Ministerio de Municipios y Urbanismo incluye mapas que muestran las zonas de Doha donde no se permite vivir a los inmigrantes.

RACISMO SUBYACENTE

Como muchos de sus amigos, Hamad admite haber sentido algún tipo de racismo por parte de los cerca de 300.000 cataríes del país. “Nos hacen sentir inferiores a ellos. Así es. No debemos reaccionar porque, pase lo que pase, seremos culpables. Hay que decir que en el emirato, los inmigrantes y los cataríes no se mezclan en ningún sitio. Y esto es visible incluso en la forma de vestir de la población: sólo las mujeres cataríes llevan la abaya (una larga túnica negra que cubre el cuerpo y el rostro de las mujeres), mientras que los hombres Cataríes llevan con orgullo la dishdasha, la larga túnica blanca tradicional y un keffiyeh blanco que cae sobre sus hombros.

Por el momento, el joven hotelero tiene la intención de quedarse en Doha, aunque le preocupa la carga de trabajo que tendrá durante el mes de la Copa del Mundo. “Sueño, cuando tenga suficiente dinero, con volver a Bangladesh. Para comprar vacas, para convertirme en granjero”.

Trabajador durante la construcción de un estadio de Qatar 2022. Foto: AP.

Si el joven bangladesí, al igual que sus colegas que trabajan en los servicios, no estará inactivo hasta el final del Mundial, no ocurre lo mismo con los trabajadores de la construcción. Según un expatriado francés encargado del mantenimiento del metro de Doha, todos los trabajadores de la construcción fueron enviados a sus respectivos países durante el Mundial, a cargo del emirato. El objetivo es evitar que el millón y medio de turistas que se esperan vean la realidad del país.

*Su nombre ha sido cambiado.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RADIO FRANCIA INTERNACIONAL. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas