Los inversionistas consideran que las acciones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la desaceleración económica en Estados Unidos y la posibilidad de aranceles contra México, constituyen los tres principales riesgos para el país.

Ciudad de México, 17 de diciembre (SinEmbargo).- El porcentaje de analistas e inversionistas que consideran que México perderá su grado de inversión en los próximos meses bajó, de acuerdo con los resultados de una encuesta realizada por Bank of America Merrill Lynch.

El ejercicio revela la opinión de los directivos de 25 fondos de inversión en América Latina durante diciembre.

En este sentido, el 56 por ciento cree que México perderá su grado de inversión eventualmente; dicho estimado descendió, ya que en noviembre pasado alcanzó el 77 por ciento, el dato más alto desde que el banco agregó esta pregunta a su encuesta.

Los especialistas consideraron que tanto el acuerdo Fase Uno entre Estados Unidos y China como la firma del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), mejoraron la perspectiva de los inversionistas.

“La ratificación del nuevo acuerdo del T-MEC cerca del final de nuestra encuesta podría haber impulsado un rebote de la confianza de México“, señala el informe.

Sobre el acuerdo que Estados Unidos y China alcanzaron, los analistas del banco consideraron que permitirá dar certidumbre a las inversiones en Latinoamérica, ya que la confrontación comercial entre las citadas potencias económicas constituía un riesgo para la economía de la región americana.

Finalmente, los inversionistas consideran que las acciones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la desaceleración económica en Estados Unidos y la posibilidad de aranceles contra México, constituyen los tres principales riesgos para el país.

FITCH Y LA CALIFICACIÓN

La calificadora Fitch Ratings anunció que México mantendrá su nota soberana en ‘BBB’ con perspectiva estable, debido a que posee una economía diversificada y un historial de disciplina macroeconómica.

“Las calificaciones de México están respaldadas por la economía diversificada del país y un historial de un marco de políticas sólido y disciplina que ha anclado la estabilidad macroeconómica y ha contenido el desequilibrio”, señaló en su nota sobre el país.

Sin embargo, la calificadora alertó que el bajo crecimiento económico del país podría afectar a la nota soberana de México.

Otro elemento a tener en consideración es la tensión comercial global, ya que podría provocar incertidumbre en inversiones en el país.

Fitch alertó sobre la baja de ingresos fiscales, una poca apertura crediticias y puntajes bajos de gobernanza en comparación con los países que tienen una calificación ‘BBB’.

La calificadora añadió que el país deberá cuidar la credibilidad del marco de política macroeconómica, por lo que recomendó impulsar el crecimiento económico del país.