Además, el crecimiento de China del 6.8 por ciento en el último trimestre del 2015 es el más bajo en un periodo trimestral desde el estallido de la crisis financiera mundial de 2008.

El presidente de China Xi Jinping, pronuncia un discurso durante un simposio al que asistieron ministros y funcionarios provinciales, en Beijing, capital de China, el 18 de enero de 2016. Foto: Xinhua

El Presidente de China Xi Jinping pronuncia un discurso durante un simposio al que asistieron ministros y funcionarios provinciales, en Beijing, capital de China. Foto: Xinhua

Pekín, 19 ene (EFE/Xinhua).- El Producto Interior Bruto (PIB) de China aumentó un 6.9 por ciento durante 2015 después de registrar un incremento del 6.8 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado, anunció hoy la Oficina Nacional de Estadísticas.

El dato, que supone el incremento anual más bajo en 25 años, corresponde con las previsiones del Gobierno chino, que se había fijado la meta de un aumento del PIB de “alrededor del 7 por ciento” para el pasado ejercicio.

Durante 2015, el PIB chino continuó su tendencia a la progresiva ralentización, con incrementos trimestrales del 7 por ciento (primero y segundo), 6.9 por ciento (tercero) y 6.8 por ciento (cuarto). El consumo contribuyó con un 66.4 por ciento al PIB en 2015, cifra que es 15.4 puntos porcentuales más alta que el año anterior, según los datos del Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

La proporción anual creciente sugiere un progreso concreto en la creación de una economía más dirigida por el consumo y los servicios, a fin de mantener el crecimiento.

El consumo ha sido un punto brillante para la economía china, la cual está lastrada por la ralentización de la inversión y las descendentes exportaciones. Para fomentar el consumo, China está avanzando en reformas por el lado de la oferta para proporcionar mercancías mejores, animar a las compras vía internet, estimular el sector servicios y fortalecer la supervisión mercantil.

Asimismo, el crecimiento del 6.8 por ciento en el último trimestre del año pasado es el más bajo en un período trimestral desde el estallido de la crisis financiera mundial de 2008.

La economía china “alcanzó un nivel razonable” de crecimiento durante 2015, resumió el director de la oficina de estadísticas, Wang Baoan, en la conferencia de prensa en la que se divulgaron los datos.

Aun así, Wang reconoció que la segunda economía mundial afronta un reto enorme para profundizar las reformas en todos los frentes y poder mantener el crecimiento.

“La economía ha logrado un crecimiento moderado pero estable y sólido”, señaló un comunicado de la oficina de estadísticas.

El Producto Interno Bruto chino totalizó el año pasado 67.67 billones de yuanes (10.33 billones de dólares, 9.48 billones de euros).

El sector servicios rebasó por primera vez la barrera del 50 por ciento de toda la riqueza creada por China, al alcanzar el 50.48 por ciento, frente al 48.1 por ciento de 2014, dentro del intento de las autoridades de reestructurar la economía y reducir el peso de la industria para incrementar el del sector terciario.

Las autoridades chinas han señalado reiteradamente en los últimos meses que necesitan que el país mantenga un crecimiento en torno al 6.5 por ciento anual durante el quinquenio 2016-2020 a fin de cumplir con su objetivo de erradicar la pobreza para el final de 2020.