En invierno, la ventana lo hace vivir más por dentro. Este gato, cuando duerme, es casi una llamarada.