En el pasado, estaba prohibido hablar español en las escuelas de Estados Unidos y si los niños llegaban a hacerlo, eran reprendidos. Muchos escritores chicanos se han pronunciado en contra de esto y la labor de Pat Mora se suma a dichos esfuerzos.

Por eso sus libros reflejan de manera auténtica la vida y experiencias de las familias mexicoamericanas. Nacida en El Paso, esta autora busca inspirar a niños y jóvenes a que se sientan orgullosos de hablar su lengua materna.

Por María del Carmen Rascón Castro

Ciudad de México, 18 de enero (SinEmbargo).- En el pasado, estuvo terminantemente prohibido hablar español en las escuelas de los Estados Unidos. Cuando los niños mexicoamericanos llegaban a hacerlo, eran reprendidos con bofetadas y jalones de oreja. Por supuesto, la discriminación lingüística en Estados Unidos no ha cesado, a pesar de que el país cuenta con más hablantes de español que la misma España.

Muchos sienten vergüenza de hablar en público su lengua materna o han sido adoctrinados por sus padres para comunicarse únicamente en la lengua dominante en nombre de su bienestar. Varios escritores chicanos se han pronunciado en contra de esta actitud y buscan combatirla desde sus creaciones.

En el ámbito de la literatura infanto-juvenil, Pat Mora, nacida en El Paso, ha publicado un sin número de libros bilingües que buscan inspirar a niños y jóvenes para que se sientan orgullosos de hablar español o les sea fácil aprenderlo.

La serie de cuentos My Family/Mi familia se caracteriza por las traducciones del contenido, mismas que se leen de manera simultánea, aunque los párrafos escritos en español aparecen primero. En la portada de cada libro aparecen dos títulos (Here, Kitty, Kitty! / ¡Ven, gatito, ven! o Sweet Dreams / Dulces sueños…), acompañados por las ilustraciones de una familia mexicoamericana.

Mora entendía que los libros son, antes que todo, culturales, y crean una imagen colectiva de lo que es valorado en el mundo. Según sus propias palabras, no reconocernos en ellos transmitiría el mensaje erróneo de que hay algo malo en nuestra forma de ser.

Por eso sus libros reflejan de manera auténtica la vida y experiencias de las familias mexicoamericanas. The Gift of the Poinsettia cuenta la historia de un niño y su abuela, quienes se encuentran celebrando las posadas antes de nochebuena.

Beben chocolate, devoran tamales, buñuelos, y llevan regalos al Santo Niño. El objetivo de Mora era que los lectores se enamoraran de su cultura y desearan compartirla, atraídos por ella. Estaba convencida de que los niños que no hubieran aprendido a hablar español crecerían deseando haberlo hecho. Quería que todos fueran hispanohablantes, que sintieran orgullo, como ella, de ser bilingües.

Sus padres crecieron hablando inglés en la escuela y español en sus respectivos hogares, por lo que nació en el seno de una familia bilingüe. La verdadera necesidad de hablar español surgió en ella cuando quiso comunicarse con su abuela materna, quien, a pesar de haberse mudado a los Estados Unidos durante la revolución mexicana, nunca aprendió a hablar inglés.

Una tía suya, a quien consideraba como una segunda abuelita, se encargaría de contarle historias sobre su infancia en México, mismas que la llevarían a conocer un poco más la herencia cultural de su familia.

Actualmente, Pat Mora es la autora más renombrada de literatura chicana infantil. Su labor se suma a los esfuerzos de muchos otros intelectuales y artistas que aspiran a vivir en una América más justa e igualitaria para todos sus habitantes. Puedes consultar su obra disponible en www.patmora.com