Los desplazados por la violencia que ahora están refugiados en Guayameo y en Zirándaro informaron vía mensajes de whatsapp que en ese municipio, “hay un estado de emergencia que el Gobierno del Estado no ha querido reconocer”, e insistieron al Gobierno Federal que la Guardia Nacional se establezca temporalmente en San Rafael, mientras pueden levantar y sepultar a sus muertos y sacar sus cosechas y animales.

Por Israel Flores y Zacarías Cervantes

Guerrero, 18 de enero (ElSur).- Grupos antagónicos de la delincuencia organizada amagaron con convertir al municipio de Zirándaro, en el estado de Guerrero, en una zona de “guerra”, además de que amagaron con atacar a fuerzas de seguridad. En consecuencia se incrementó la vigilancia de policías y militares.

Las amenazas se han difundido mediante las redes sociales de Internet, por los grupos delictivos La Familia Michoacana, así como Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que se disputan Zirándaro.

Se dieron dos días para permitir que salgan uno y otro de la localidad y abandonen el territorio o de lo contrario comenzará “la guerra”. El plazo se vencía este viernes, es decir que este sábado podrían ocurrir más enfrentamientos.

Las amenazas incluyen la posibilidad de emboscar a militares o policías involucrados. De tal forma que les pedían salir también del municipio.

Ante tales amenazas se observó este viernes mayor presencia de la Guardia Nacional, así como del Ejército y la Policía del Estado, además se reportó la presencia de estas corporaciones en comunidades bajas de la sierra que conectan con los municipios de Coyuca de Catalán y Huetamo, Michoacán.

La intención es mantener la tranquilidad en el municipio e incrementar la presencia para evitar que haya algún tipo de enfrentamiento.

La Presidencia municipal pidió la presencia del Ejército y de la Marina para proteger a la población. Foto: Grupo Coordinación Guerrero

Hombres armados entraron a San Rafael y se llevaron a unos 10 hombres y uno de ellos, hermano del comisario municipal, fue encontrado muerto cerca de La Calera. Foto: Grupo Coordinación Guerrero

Aun cuando las versiones vienen de redes sociales y no se identifica plenamente la veracidad de los reportes, la gente de Zirándaro informó vía telefónica al Gobierno del Estado ante el temor de que las amenazas sean reales y se desaten las balaceras.

Desde hace dos días se reportaron enfrentamientos en el municipio de Zirándaro cerca de San Rafael, y en el tramo que conduce al poblado de La Calera.

Oficialmente el operativo policiaco y militar encontró dos días después de los hechos un cuerpo, el de Gregorio Pineda, hermano del comisario de San Rafael, y tres vehículos abandonados, además se escoltó a 42 personas de San Rafael como desplazados por la violencia.

Sin embargo, la versión del Alcalde Gregorio Portillo Hernández, de extracción morenista, es que fueron al menos 13 personas que murieron en los enfrentamientos, entre ellos tres decapitados y más de mil desplazados de ocho comunidades.

DESPLAZADOS PIDEN AYUDA

Los desplazados por la violencia que ahora están refugiados en Guayameo y en Zirándaro informaron vía mensajes de whatsapp que en ese municipio, “hay un estado de emergencia que el Gobierno del Estado no ha querido reconocer”, e insistieron al Gobierno Federal que la Guardia Nacional se establezca temporalmente en San Rafael, mientras pueden levantar y sepultar a sus muertos y sacar sus cosechas y animales.

El vocero de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, Roberto Álvarez Heredia, informó que en el marco de protección a los pobladores se tiene el registro de 142 personas que fueron trasladados, 42 de San Rafael a la cabecera municipal y 100 a Guayameo, cuyo traslado fue custodiado por las instituciones federales y estatales.

Pobladores de San Rafael y Guayameo desde la tarde del miércoles estuvieron demandando mediante mensajes de Facebook el auxilio de los gobiernos federal y estatal, porque presuntos integrantes del grupo criminal La Familia Michoacana mantenían bloqueada la carretera Ciudad Altamirano-San Rafael, y que estaban avanzando por la carretera Guayameo-San Rafael.

“Seguimos en una tensa calma. En estos momentos se está velando el cuerpo de Gilberto Ríos Contreras”, dijo uno de los pobladores de San Rafael, en referencia a una de las víctimas cuyo cadáver fue encontrado el jueves cerca de San Rafael.

Los pobladores afirmaron que los nueve desaparecidos están muertos en la zona cercana a San Rafael, pero que no pueden ir a levantarlos, “pues está lleno de gente armada de ambos cárteles”, manifestaron vía Whatsapp.

En su escrito demandaron el apoyo de la Guardia Nacional para que se establezcan temporalmente en San Rafael.

Se tienen reportes de que unas mil 200 personas mayoritariamente de San Rafael habían salido desplazadas rumbo a Guayameo. Foto: Grupo Coordinación Guerrero

El Alcalde de Zirándaro, Gregorio Portillo Mendoza, informó que en los últimos dos días se reanudaron los enfrentamientos entre dos grupos del crimen organizado en comunidades de la sierra de ese municipio. Foto: Grupo Coordinación Guerrero

“Nadie quiere regresar al pueblo, sólo queremos ir a sacar nuestras pertenencias. Ya son meses de angustia por los enfrentamientos”, denunciaron.

Los  que el problema se está complicando ahora también en Guayameo, en donde se encuentran refugiados, debido a que han avistado camionetas con gente armada, “y por eso también solicitan apoyo de seguridad para este pueblo”.

En el texto reprochan: “Hay un estado de emergencia y el gobierno del estado no ha querido reconocerlo. La verdad no vemos la razón para ocultarlo”.

El pasado jueves, desplazados de San Rafael mantenían retenidos en Guayameo a elementos de la Guardia Nacional, a quienes les exigían que los acompañen a recoger los 10 cuerpos que se encontraban en ese pueblo.

AUTORIDADES NIEGAN LA CRISIS

Por su parte, el vocero de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, Roberto Álvarez Heredia rechazó que haya una situación de crisis humanitaria en el municipio de Zirándaro tras la violencia de los días pasados en varias comunidades de ese municipio, entre ellas San Rafael, en donde según los pobladores ya se salieron todos los mil 500 habitantes.

De la presunta retención de elementos de la Guardia Nacional por desplazados que se encuentran en Guayameo, quienes según declaraciones hechas el jueves por el Alcalde, Gregorio Portillo Mendoza, les exigieron acompañamiento para recoger 10 muertos en San Rafael, aseguró que sólo fueron fricciones pero “que fueron superadas con el diálogo” y que los elementos “pudieron seguir con sus actividades”.

Sobre la declaración del Presidente Municipal publicada ayer en este diario, sobre 10 muertos en San Rafael y otros tres decapitados, el vocero dijo que el Gobierno no tiene evidencias de ese número de víctimas; un día antes informó de un muerto el mismo jueves y cuatro el 9 de enero.

Este viernes, el funcionario declaró que no tenía registro de enfrentamientos o actos de violencia en las últimas 48 horas en la zona.

Álvarez Heredia agregó, sin embargo, que hay una investigación en curso para conocer cuál fue la mecánica de los hechos de violencia que reportaron los pobladores y el Edil entre lunes y martes, para determinar las probables responsabilidades. “Es una investigación que se encuentra en estos momentos en curso”, dijo.

Agregó que, mientras tanto, el operativo conjunto mantiene su presencia en toda la zona para proteger a la población y disuadir cualquier incidente violento que se pueda presentar.

De la información del alcalde de 10 muertos en San Rafael, dijo que hasta esa hora las autoridades no tenían “evidencias físicas” de los cuerpos, “pero vamos a esperar, tampoco podemos descartar nada”.

“Hay un estado de emergencia y el gobierno del estado no ha querido reconocerlo”, acusan desplazados. Foto: Gobierno de Guerrero

Pobladores de San Rafael y Guayameo desde la tarde del miércoles estuvieron demandando mediante mensajes de Facebook el auxilio de los gobiernos federal y estatal. Foto: Grupo Coordinación Guerrero

Agregó que continuarían las investigaciones y nuevos recorridos por toda la zona. Añadió que sobre todo la Fiscalía General del Estado tendría que continuar las investigaciones para conocer cuál fue la mecánica de los hechos, y las probables responsabilidades para actuar en consecuencia.

Más tarde en un boletín, el vocero difundió que la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz informó que “no hay evidencias ni denuncias que permitan comprobar la existencia de trece personas privadas de la vida en el municipio de Zirándaro de las Chávez”.

Agregó que tampoco se tiene una crisis humanitaria en Zirándaro, “y quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad están siendo atendidos por las instituciones del Gobierno del Estado”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.