El funcionario federal explicó que “Naciones Unidas le pidió a Pfizer que aumentara su producción de mil 300 millones de dosis a dos mil millones de dosis por año. Pfizer está teniendo que cerrar una planta para aumentar su producción para fundamentalmente las que van a África”, dijo.

Ciudad de México, 18 de enero (SinEmbargo).- Arturo Herrera, Secretario de Hacienda, aseguró que las cinco millones de dosis de la vacuna de Pfizer BioNTech están aseguradas para el mes de marzo, pero no van a llegar en el calendario planteado al inicio. Esta semana llegarán 200 mil dosis, pero las siguientes dos semanas, o hasta la reapertura de las operaciones de la farmacéutica, no llegará ninguna.

En una entrevista con Radio Fórmula, Herrera aseguró que no se trata de problemas en la empresa y esto derive en un menor ingreso de vacunas contra la COVID-19, porque “Pfizer está completamente en programa y nosotros estábamos completamente en programa” sin embargo, dijo que hay un llamado de la ONU a la farmacéutica para resolver la “situación inusual” que tiene que ver con la llegada de la vacuna a más países.

Recordó que la forma de enfrentar la crisis causada por el nuevo coronavirus a nivel mundial, se divide en tres: países desarrollados, de ingresos medios y los más pobres. Para los últimos se les dio una ayuda internacional para que pudieran comprar las vacunas que requieren, pero las que van dirigidas hacia los países del África Subsahariana “van mal en tiempo”.

“Naciones Unidas le pidió a Pfizer que aumentara su producción de mil 300 millones de dosis a dos mil millones de dosis por año. Pfizer está teniendo que cerrar una planta para aumentar su producción para fundamentalmente las que van a África”, dijo.

Herrera explicó que el compromiso de la farmacéutica con México era de entregar en el primer cuatrimestre de 2021, cinco millones de dosis. “Van a suspender parcialmente, en el momento en que están haciendo los ajustes en sus plantas, y después nos van a aumentar porque la planta va a tener mayor capacidad hasta 700 mil dosis por semana”.

Aseguró que el calendario de recepción del medicamento cambió, pues estaba planteado que México recibiera más vacunas en enero y menor cantidad hacia marzo, sin embargo se cambiará el esquema.

“Como nosotros sí nos formamos antes, aún cuando están parando la entrega a nosotros sí nos va a llegar. A otros países ya no les va a llegar”, aseguró el funcionario federal.

El modelo de recepción de vacunas será diferente y el martes 19 de enero llegarán al país más de 200 mil, pero en las siguientes dos semanas no llegará ningún cargamento. Sin embargo, con la reapertura de la planta de Pfizer, llegarán 700 mil vacunas por semana hasta el final del periodo planteado.

El funcionario explicó que no se tratará de una suspensión en la campaña y ninguna persona que requiera la segunda dosis quedará sin recibirla. Explicó que se tratará de un nuevo modelo por acuerdo internacional, en el que a partir de la segunda mitad de febrero se acelerará la entrega del medicamento.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo hoy que México tiene una reserva en congeladores y un arribo pendiente de 200 mil vacunas de Pfizer para garantizar las segundas dosis a los que ya fueron inmunizados con la primera, esto para apoyar la intención de las Naciones Unidas  de llevar el medicamento a los países pobres.

“Hay países que no tienen la posibilidad económica para adquirir vacunas. Hay mucha pobreza en el mundo. Tenemos que caminar parejos, ser solidarios. Esa resolución fue aprobada en la ONU casi por unanimidad”, dijo el mandatario durante la conferencia matutina.

“Ahora que ONU plantea que quiere que Pfizer le entregue vacunas, no podemos no estar de acuerdo: sería injusto, inhumano y contradictorio. Tenemos la ventaja de que con anticipación firmamos contratos con varias farmacéuticas. Lo trabajamos desde hace seis meses”, agregó.

El Presidente dijo ayer domingo que su Gobierno accedió a la propuesta de la ONU de demorar los envíos de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus a países como México, que tenían acuerdos de compra con el fin de enviar más dosis a países más pobres con mayor rapidez.