Los trabajadores solicitaron una aportación voluntaria de 50 pesos a los automovilistas y denunciaron que a 75 días de la huelga iniciada en la institución académica, aún sus demandas no se han resuelto.

Ciudad de México, 18 de abril (SinEmbargo).- Integrantes del Sindicato de trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM) tomaron por segundo día consecutivo los accesos a la caseta México-Cuernavaca. Los manifestantes levantan las plumas de las casetas de cobro después de recibir una cooperación monetaria por automóvil.

Los trabajadores solicitaron una aportación voluntaria de 50 pesos a los automovilistas y denunciaron que a 75 días de la huelga iniciada en la institución académica, aún sus demandas por aumentos salariales no se han resuelto.

Al rededor de las 3:15 horas de la madrugada, Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (CAPUFE) reportó mediante su cuenta de Twitter la presencia de manifestantes en la caseta México-Cuernavaca en el kilómetro 65 de la Alcaldía de Tlalpan.

Más tarde reportó por el mismo medio fuerte carga vehicular por las salidas y acceso de vacacionistas.

El Centro de Información Vial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México compartió una actualización en Twitter sobre cúmulo de tráfico desde la calzada de Tlalpan.

Los trabajadores de la UAM permanecen en ambos sentidos de la caseta de cobro.

El día de ayer el sindicato de trabajadores de la UAM tomó tres casetas de cobro ubicadas en las salidas de la Ciudad de México: la de Cuernavaca, la de Puebla y la de Querétaro.

La caseta de cobro de  México-Cuernavaca fue reportada desde las 7:00 horas por CAPUFE con la presencia de un grupo  de encapuchados provenientes de Guerrero, quienes tomaron la víalidad y también pidieron cooperación de 50 pesos a los automovilistas afirmando que el dinero se utilizará para la defensa legal de presos políticos.

Al rededor de las 17:00 horas los manifestantes de la Universidad Autónoma Metropolitana tomaron la caseta que antes estaba bajo el control de los encapuchados.

Algunos usuarios de redes sociales han manifestado su disgusto sobre el lento avance provocado por la manifestación.