México

Porfirio e Ifigenia presentan el decálogo del “Movimiento por la República”

18/05/2021 - 1:34 pm

Recientemente, el pasado 8 de mayo, se reunieron los fundadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Cuauhtémoc Cárdenas, este último no incluido como firmante del decálogo, para conversar sobre los problemas políticos y económicos que enfrenta México.

Ciudad de México, 18 de abril (SinEmbargo).– El Diputado federal por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Porfirio Muñoz Ledo, publicó el decálogo del “Movimiento por la República”, nombre del frente amplio que construye de la mano con la Senadora Ifigenia Martínez para impedir una mayor centralización del poder en México.

A través de su cuenta de Twitter, el legislador dijo que este movimiento no pretende convertirse en un partido político o suplir alguno de los ya existentes, sin embargo, sí busca mantener una conversación activa sobre el respeto de la división de poderes, además de la propuesta de ideas que conlleven a la democracia por la vía pacífica e institucional.

“Llamado de Ifigenia Martínez y un servidor para un diálogo incluyente sobre el futuro de la República, que impida una mayor centralización del poder y respete tanto la división de poderes, como el federalismo y los órganos constitucionales autónomos”, escribió Muñoz Ledo en la red social.

Según el documento es a partir de esta segunda mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador que “debe consumarse el movimiento libertario” que iniciaron, también de la mano de Cuauhtémoc Cárdenas, fundado en 1988, ya que con éste se definirá el futuro de México en el resto del siglo XXI.

Como primer punto del decálogo, los políticos de izquierda señalaron que debe haber respeto al principio y práctica de la división de poderes, por lo que pidieron que termine la dependencia del Congreso a las imposiciones de la Presidencia, sobre todo si éstas son puestas por encima de las iniciativas independientes.

El respeto a los sistemas federales y municipales fue el segundo punto que sostuvieron los funcionarios recalcando que deben frenarse las tendencias centralistas “encarnadas en súper delegados”.

En el tercer punto del decálogo, Muñoz Ledo y Martínez enfatizaron que debe existir una “abstención absoluta” de la defensa sobre las acciones de la Judicatura, pero que sobre todo debe frenarse el llamado a “violentar la Constitución” respecto a la duración del mandato de cualquier presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

También demandaron respeto para los órganos autónomos de poder, los cuales, subrayaron, fueron creados para limitar el poder absoluto, representando un paso grande en la lucha democrática. Propusieron que en lugar de que dichos órganos sean desaparecidos, se reforme la ley para actualizarlas y fortalecerlas.

Porfirio e Ifigenia agregaron que es necesario respetar a la sociedad civil y las organizaciones ciudadanas que se forman y que disienten del Gobierno, por lo que también pidieron el cese de la intolerancia y la descalificación de ciudadanos libres.

Como sexto punto del decálogo, el cual parece ser el más extenso, los políticos reclamaron el respeto a los derechos inalienables de los pueblos originarios y las comunidades indígenas, a la pluralidad esencial del país. Añadieron que se debe dar un “estricto cumplimiento” del compromiso con los trabajadores del campo y de las ciudades.

“Libre circulación de personas por el territorio nacional y protección a lo refugiados, cualquiera que sea su origen”, insistió la Senadora y el Diputado.

Muñoz Ledo y Martínez pidieron el respeto a la libertad de opinión, critica, creación, innovación y disenso (punto siete), así como a la opinión informada sobre la situación económica y social del país (punto ocho).

“Abolición de una verdad absoluta y apertura de un diálogo verdadero. Un Gobierno que escuche a la sociedad”, se lee en el punto siete del decálogo.

Los dos últimos puntos se enfocan en los esfuerzos nacionales por mantener actitudes independientes, y a la voluntad soberana de los mexicanos para decidir su forma de Gobierno y las instituciones públicas de la misma.

“Una gran nación como la nuestra no debe ser secuestrada por caudillismo alguno que nos despojaría de nuestros derechos humanos y políticos. Polarizar es paralizar. Concentrar es progresar”, finalizaron en el documento de dos páginas.

Primera parte del decálogo del “Movimiento por la República”. Foto: Twitter, @PMunozLedo.
Segunda parte del decálogo del “Movimiento por la República”. Foto: Twitter, @PMunozLedo.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas