“Para constituir un partido político [en Sinaloa] se requiere ocho veces menos que para ser candidato independiente […] no sólo el 2 por ciento de las firmas […. ] sino al menos el 50 por ciento de los municipios, ¡es una estupidez!”