Policial federales, elementos de la Guardia Nacional y marinos detuvieron su salida creando un cerco humano, luego de que un grupo de migrantes africanos se apostaron en la puerta principal para exigir mejores condiciones.

Minutos más tarde, llegaron algunas camionetas del INM con alimentos para los migrantes que se encuentran en ese sitio.

Ciudad de México, 18 de junio (SinEmbargo).- La Guardia Nacional contuvo una fuga y motín de migrantes africanos y haitianos albergados en la Feria Mesoamericana, extensión de la estación migratoria Siglo XXI en Tapachula, Chiapas, luego de se amotinaran en dicho lugar.

De acuerdo con la agencia Cuartoscuro, los migrantes intentaron salir del inmueble debido a la falta de condiciones alimentarias y sanitarias, así como la tardanza en sus trámites. Algunos migrantes llegaron afuera del inmueble, pero fueron devueltos al interior.

Otros, señalaron las fuentes, huyeron pero minutos más tarde volvieron por su propia cuenta para continuar con su trámite de regularización.

Policial federales, elementos de la Guardia Nacional y marinos detuvieron su salida creando un cerco humano, luego de que un grupo de migrantes africanos se apostaron en la puerta principal para exigir mejores condiciones.

Minutos más tarde, llegaron algunas camionetas del INM con alimentos para los migrantes que se encuentran en ese sitio.

Luego de una hora y de restablecido el orden, los efectivos se retiraron para continuar el operativo desplegado hoy en la frontera con Guatemala para contener la migración ilegal.

Por la mañana, otro grupo de la Guardia Nacional hizo presencia en el punto de revisión permanente que tiene el Instituto Nacional de Migración en la entrada a Tapachula desde las fronteras de Suchiate y Talismán.

México endureció este martes el control migratorio en su frontera sur con operativos de la Guardia Nacional para intentar frenar a los migrantes que se adentran en su territorio para dirigirse a Estados Unidos.

Desde el pasado fin de semana, más de 400 miembros de la Guardia Nacional comenzaron su despliegue en la región fronteriza entre los dos países, que tiene unos 650 kilómetros de largo.

Aunque se mantiene un perfil bajo, cada vez es más visible la presencia de miembros de la Guardia Nacional en retenes y controles con un despliegue que ya se refleja en controles más duros contra los migrantes, la mayoría procedentes de Centroamérica.

En parques, hoteles, mercados, calles, veredas y carreteras de las ciudades de Tapachula, Suchiate, Huehuetán y Huixtla, grupos de agentes de migración ejecutan a partir de este lunes controles sorpresa, siempre en coordinación con la Guardia Nacional, y las policías federal, naval y militar.

El Plan de Atención y Desarrollo para Migrantes provenientes de Centroamérica ha sido desplegado en un 50 % y se espera que esté completo para el próximo fin de semana, aseguró a la prensa, Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América latina y el caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Las autoridades ordenaron el despliegue de 426 miembros de la Guardia Nacional a lo largo de la ribera del río Usumacinta, punto importante de cruce de migrantes.

Asimismo, se incrementaron los controles de vigilancia y de seguridad en los albergue donde en el pasado reciente ocurrieron motines.

-Con información de EFE