El empresario Gastón Azcárraga. Foto: Cuartoscuro

El empresario Gastón Azcárraga evadió a la justicia al lograr un amparo contra una orden de aprehensión. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 18 de julio (SinEmbargo).− La carrera empresarial de Gastón Azcárraga Andrade, ex dueño de Mexicana de Aviación, ha estado llena de conflictos y acusaciones como fraudes a inversionistas, trabajadores y al Estado mismo, según expertos en perfiles corporativos. Aún así, llegó a figurar en la lista de los 45 hombres más ricos de México.

Esta semana, recibió un amparo para evitar la ejecución de una orden de aprehensión por su presunta responsabilidad en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y de lavado de dinero.

Los expertos aseguran que su caída no sólo se debe a esta historia ligada al manejo poco transparente de sus negocios, sino a que en algún momento perdió la realidad por sus relaciones familiares con hombres poderosos como su primo, el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y con figuras de la política como el ex Presidente Vicente Fox Quesada y su esposa Martha Sahagún, gracias a quienes, según acusó en su momento el ex candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, pudo adjudicarse, a un precio simbólico, las aerolíneas Mexicana de Aviación y sus filiales Click y Link.

También se le liga al ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Gastón Azcárraga habría pagado en 2006 unos 160 millones de dólares por la aerolínea, cuando su costo era tres veces mayor.

Gracias a sus relaciones también recibió un préstamo de casi mil millones de pesos del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) para poner a flote a la compañía.

Se desempeñó también como consejero de ING México, Corporación Mexicana de Restaurantes, Aparco y BBVA Bancomer. Además presidió el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN), organización a la que el ex candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, acusó en 2006 de orquestar una campaña en su contra, bajo la batuta de Azcárraga Andrade.

“Este tipo personas le causan daño al sistema. Si el sistema quiere que el sistema dure, pues debería de tomar serias medidas sobre este tipo de personajes, que no son nuevos, porque son los que llevan a cuestionar hasta donde es válido el mantenimiento de este tipo de capitalismo”, opinó Martín Romero Morett, Jefe del Departamento de Economía de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Con dinero todo se puede y pueden personajes como estos salir avantes. Hasta el peor de los delincuentes queda impune, ¿quién se va a sentir obligado a respetar las leyes con estos ejemplos? En cambio, otros ciudadanos, por delitos menores van a parar a la cárcel más que nada por pobreza y porque no pueden defenderse. En estos casos, el sistema y la carencia de un estado de derecho queda evidenciado”, declaró el catedrático.

LOS PININOS DE GASTÓN

Gastón Azcárraga Andrade es primo hermano de Emilio Azcárraga Jean, presidente del Consejo de Administración del Grupo Televisa, realizó sus estudios en la Universidad de Anáhuac como ingeniero industrial. Posteriormente cursó una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Harvard.

La empresa de su familia, Grupo Posadas, uno de los consorcios hoteleros más importantes del país, fue creada en 1967 por Gastón Azcárraga Vidaurreta, hermano de Emilio Azcárraga Vidaurreta, fundador de Telesistema Mexicano –hoy Televisa. En 1991, tras la muerte del fundador, la empresa fue heredado a su hijo, Gastón Azcárraga Andrade, de entonces 36 años.

En su segundo año de operaciones, Azcárraga Andrade cambió el nombre de la promotora a Operadora Mexicana de Hoteles. Diez años más tarde, cuando Gastón Azcárraga Andrade asumió la presidencia del Consejo de Administración de Grupo Posadas, el consorcio comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores.

Durante el 2011 viajó por el país en busca de más hoteles, en asociación con Morgan Stanley Real Steal Fund.

Según Morett, la carrera empresarial de Azcárraga ha estado llena de conflictos y fraudes, como a inversionistas, trabajadores y al Estado mismo. “Él ha sido una persona que se ha caracterizado por defraudar”.

EL CASO MEXICANA

Protesta de pilotos de Mexicana de Aviación en 2011. Foto: Cuartoscuro

Protesta de pilotos de Mexicana de Aviación en 2011. Foto: Cuartoscuro

En el 2006 encabezó un grupo de inversionistas y socios que pertenecían tanto a Grupo Financiero IXE como a Grupo Gigante para adquirir Mexicana de Aviación. Así se convirtió en propietario de esta aerolínea y sus filiales de bajo costo Click y Link.

“Mexicana de Aviación, fue una empresa de la que se le dio la concesión. Este es un privilegio que te da el Estado para que explotes, y no es nada nuevo. Cuando el Estado mexicano da una concesión, el Estado está diciendo que puedes generar dinero de la nada. El hecho que él se haya dedicado a saquear la empresa para después declararla en quiebra y dejar colgados a todos los acreedores e inversionistas y trabajadores representa lo peor del capitalismo”, declaró Romero Morett.

A su llegada a la aerolínea, argumentó que por razones financieras y falta de recursos era necesario reducir el número de trabajadores con la finalidad de poder trasladarlos a las otras filiales, las cuales le producían más ganancias y le implicaban menores costos laborales, llevando a la quiebra a Mexicana de Aviación.

“Gastón perdió la dimensión de la realidad. Él no entró a Mexicana como cualquier otro empresario que entra a una empresa para desfalcarla, sino que a través de ella pudiera hacer acciones ilegales. Él pensó que, como en ocasiones anteriores, lo iban a aguantar más”, consideró el director Editorial de revistas de Negocios de Grupo Expansión, Alberto Bello.

A finales de 2010, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores le exigió que explicara el destino de 265 millones de dólares de pasivos laborales que se le otorgaron como descuento cuando adquirió a Mexicana, además de diversas demandas penales de sindicatos.

Tanto la Secretaría de Comunicaciones y Transportes como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público son las encargadas de supervisar el buen funcionamiento legal y financieros de las aerolíneas. Sin embargo, dieron libertad absoluta al empresario para que durante años pudiera trasladar recursos de una aerolínea a otra.

Cinco años después de la compra, la aerolínea dejó de operar debido a los problemas financieros que enfrentaba. Al interior de Grupo Posadas también ocurrieron conflictos entre los miembros del Consejo.

La situación de la empresa se había agravado desde 2009, cuando enfrentó la fuerte caída de pasajeros ante la recesión económica y el brote de influenza AH1N1 en México.

Entonces, Azcárraga vendió a Mexicana de Aviación, junto con Click y Link, por una operación simbólica de mil pesos, en el año 2010, pero la compradora, Tenedora K, no pudo enfrentar las deudas que arrastraban las compañías y decidió clausurar operaciones el 28 de agosto de ese mismo año.

Hasta la fecha, los trabajadores de Mexicana culpan al empresario, que actualmente vive en Nueva York, del quebranto a la empresa y la desaparción de su fuente de empleo.

Azcárraga también ha tenido problemas con su familia. El 2 de mayo de 2012, Gastón dejó a su hermano José Carlos la presidencia de Grupo Posadas; un año después vendió sus acciones, lo que derivó en una guerra de demandas con sus hermanos por no otorgarles preferencia en la oferta de venta. Las acciones terminaron en manos del empresario Alfredo Harp Helú.

El 3 de diciembre de ese año, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA), presentó ante la Procuraduría General de la República una denuncia en contra del ex titular de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), Juan Molinar Horcasitas, por presunto ejercicio indebido del servicio público, al incurrir presuntamente en acciones y omisiones en el caso del cierre de operaciones de Mexicana de Aviación, con lo que la agrupación asegura se protegió al ex dueño de la aerolínea, Gastón Azcárraga.

El 19 de febrero de 2014 la Procuraduría General de la República (PGR) giró una orden de aprehensión en contra de Gastón Azcárraga Andrade por operaciones con recursos de procedencia ilícita, sin embargo, bo fue hasta abril de este año que la juez Edith Alarcón, declaró la quiebra de Mexicana de Aviación, y sus filiales Click y Link, después de casi 4 años que estuvo en concurso mercantil en el que desfilaron una treintena de inversionistas quienes no lograron acreditar los recursos para la capitalización de la aerolínea.

TAMBIÉN AMIGO DE CALDERÓN

Organismos sindicales acusan al ex Presidente Calderón de no dar celeridad a las denuncias en contra del empresario. Foto: Cuartoscuro

Organismos sindicales acusan al ex Presidente Felipe Calderón de no dar celeridad a las denuncias en contra del empresario. Foto: Cuartoscuro

Los gremios de pilotos, sobrecargos y personal de tierra presentaron desde 2011 más de 11 denuncias contra Azcárraga Andrade y otros implicados en malos manejos en la aerolínea pero, reiteraron que durante el gobierno del ex Presidente Felipe Calderón no fueron escuchados.

Desde 2010, y hasta el final de su sexenio, los dirigentes gremiales del ramo exigieron al entonces Presidente Felipe Calderón que no siguiera beneficiando a “sus amigos” del sector aeronáutico y a empresarios, como Gastón Azcárraga, y apoyar a los trabajadores en el rescate financiero de Mexicana. Pero sus reclamos no se atendieron en Los Pinos, afirmaron.

El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (SNTTTASS), Miguel Ángel Yúdico, destacó que ellos también promovieron otras demandas penales y administrativas, pues supieron “desde siempre” que la administración de la empresa era fraudulenta.

Además, Lizette Clavel, ex dirigente de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), planteó que ella fue la primera en promover una denuncia contra Azcárraga, pero nunca procedió su queja.

La quiebra de la empresa afecta a más de 8 mil trabajadores y 650 jubilados.

El 19 de febrero de 2014 la Procuraduría General de la República giró una orden de aprehensión en contra de Gastón Azcárraga Andrade por operaciones con recursos de procedencia ilícita, sin embargo,un juez le otorgó un amparo que le permite seguir en libertad en Estados Unidos.

“El Estado de derecho queda evidenciado, pues de estos fraudes de cuello blanco, están impunes por sus relaciones, su dinero, sus vínculos con el poder y con otros empresarios que lo protegen. Y es aquí cuando uno se pregunta cómo es que este tipo de personas pueden quedar impunes a pesar de que afectan a muchos”, afirma el catedrático de la UdeG

LA CAMPAÑA CONTRA AMLO

En 2010, a través de un video, el ex candidato presidencial de la izquierda Andrés Manuel López Obrador, acusó a Gastón de Azcárraga de formar parte de un grupo de empresarios que durante las elecciones presidenciales de 2010 habían orquestado una campaña en su contra, argumentando que si la izquierda gobernaba al país habría violencia, inestabilidad y desempleo.

Lo acusó de haber gastado 180 millones de pesos en mensajes que desprestigiaban a la izquierda.

“En pago, en recompensa, desde entonces el señor no paga impuestos, le dan créditos fiscales por mil millones de pesos, en 2009, con lo de la influenza, dice que necesita apoyo y le aprueban un crédito por 100 millones de dólares… después, argumentando, la quiebra de Mexicana se le otorgó otro crédito por 250 millones de dólares”, dijo AMLO.

El empresario nunca respondió a las acusaciones.

“Hay más acusados, no solo él. En su pandilla hay muchos responsables”, finaliza el investigador de la Universidad de Guadalajara