Artes de México

Triple ramillete de una cultura

18/07/2021 - 12:03 am

En este número de Artes de México ofrecemos una introducción al tema inmenso y fascinante de las flores en la cultura mexicana. Es un ramillete triple de acercamientos a las flores. Tres momentos particulares de nuestra vida cultural.

Por Alberto Ruy Sánchez Lacy

Ciudad de México, 18 de julio (SinEmbargo).- Esa forma de esplendor momentáneo de la vida que llamamos flor, esa aparición, esa estructura geométrica perfecta pero desbordada, esa existencia cíclica (mediadora estética del tiempo), elixir o veneno, exótica o muy cercana, es un mismo color sangre o esperanza, diosa o carne fecunda, muerte prometida o vida renovada, acoso del tiempo o plenitud eterna, género y especie para la ciencia o divino gran sol ardiente hecho materia diminuta y delicada, animal atado que se piensa planta, vegetal de vida sexual sagrada, mensaje escrito en un lenguaje secreto o la más pura contemplación vacía, esquema del universo o frágil insignificante minucia, imagen central del aroma, metáfora perturbadora del sexo femenino, esa forma del esplendor que llamamos flor recorre las culturas del mundo y en cada una toma significados y representaciones particulares.

Flor, esplendor momentáneo de la vida. Foto: Artes de México
Las flores son imagen central del aroma. Foto: Artes de México

En este número de Artes de México ofrecemos una introducción al tema inmenso y fascinante de las flores en la cultura mexicana. Es un ramillete triple de acercamientos a las flores. Tres momentos particulares de nuestra vida cultural. Primero se muestra el simbolismo de la flor en el mundo prehispánico desde otros tres puntos de vista. Después se documenta el esfuerzo de los científicos de la Ilustración de finales del siglo XVIII por clasificar y representar cada una de los cientos de nuevas floraciones americanas. Ahora, dos siglos después, acompañamos esta memoria con una importante revelación científica reciente: el descubrimiento de una flor mexicana, la Lacandonia schismatica, la única flor en el mundo con los órganos sexuales invertidos. Para concluir, se revisa a vuelo de pájaro sobre la pradera florida del arte colonial hasta el presente la floración en algunos pintores mexicanos. Una artista joven ilustra el poema clásico de Salvador Novo, “Florido Laude” que ofrecemos a nuestros lectores como nube poética de este ramillete.

Flor, metáfora perturbadora del sexo femenino. Foto: Artes de México
Se realiza una introducción al tema inmenso y fascinante de las flores en la cultura mexicana. Foto: Artes de México

Así visitamos nuestra más antigua mitología floral mostrando que esté plenamente viva: nuestra mitología científica de las flores igualmente activa y productiva para el conocimiento universal: y nuestra finisecular mitología pictórica, ya clásica pero siempre naciente en la obra de nuestros nuevos artistas más atentos cada vez al poder expresivo y simbólico que la forma tiene aquí y ahora. Triple vía de acceso a un universo que es nuestra cultura como un jardín plural, de niveles o terrazas sucesivos, con huertos ordenados y malezas de orden más bien secreto. Ese jardín de la cultura mexicana hace de la flor materia disponible con peculiar exceso y, en sus muy diferentes manifestaciones, uno de sus símbolos más vivos y, a la vez, más antiguos.