Emilio Lozoya Austin está hoy metido en un torbellino de acusaciones por su presunta participación en actos de cohecho por 10 millones de dólares para favorecer a la constructora brasileña Odebrecht durante su administración como director general de Petróleos Mexicanos.

Sin embargo, ese no es el único caso por el que Lozoya Austin ha sido acusado por supuestos actos de corrupción. Ex integrante del Consejo de Administración de la constructora española OHL, concedió desde Pemex contratos millonarios a su ex compañía, a la que siguió ligado incluso siendo ya coordinador del Área Internacional de la campaña del priista Enrique Peña Nieto, en 2012, como muestra un acta de asamblea de socios de esa compañía.

En su paso por OHL, por la campaña de Enrique Peña Nieto y por la dirección general de Pemex, su nombre aparece vinculado con una vasta red de funcionarios y ex funcionarios tanto del Gobierno federal actual como de los sexenios de Carlos Salinas (PRI), Ernesto Zedillo (PRI) y Felipe Calderón (PAN), caracterizados por sus vínculos con negocios del sector privado.

Ayer, en conferencia de prensa, Emilio Lozoya Austin negó que en la carpeta de investigación abierta en la PGR sobre el caso Odebrecht haya alguna evidencia de las acusaciones que le imputan tres ex ejecutivos de esa empresa en Brasil. “Tengo la conciencia tranquila”, expuso. Todo su patrimonio, afirmó, lo ha hecho en 20 años de trabajo, incluyendo la casa de 38 millones que compró justo después de participar en la campaña presidencial del priista Enrique Peña Nieto en 2012. 

Ciudad de México, 18 de agosto (SinEmbargo).– No había pasado ni un año de la última aparición del nombre de Emilio Lozoya Austin en el Consejo de Administración de la constructora Obrascón Huarte Lain (OHL México) cuando ésta, una vez que el hoy ex funcionario era ya director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), ganó un contrato de parte de esta misma empresa gubernamental por más de mil millones de pesos.

La participación de Lozoya Austin en OHL no se muestra en su declaración patrimonial oficial. En la documentación del folio mercantil número 332452 del Registro Público de la Propiedad y de Comercio, sin embargo, aparece desde octubre de 2010 como integrante del Consejo de Administración de OHL Concesiones México [hoy OHL México], en la que fungió como integrante del Comité de Auditoría.

Todavía el 30 de abril de 2012, de acuerdo con la misma documentación, y mientras trabajaba en la campaña del candidato priista Enrique Peña Nieto como coordinador de Asuntos Internacionales, participó en una asamblea de accionistas de OHL en calidad de consejero independiente.

Documento que consigna la participación de Emilio Lozoya en la asamblea de accionistas de OHL, el 30 de abril de 2012, cuando ya trabajaba en la campaña del priista Enrique Peña Nieto. Foto: SinEmbargo

Ocho meses después, el 1 de diciembre de 2012, Peña Nieto lo nombró como director general de Pemex y, en el siguiente año, ésta empresa del Gobierno mexicano declaró a OHL ganadora de las licitaciones de tres contratos por 2 mil 398.4 millones de pesos en total.

El primero de esos contratos, del 21 de marzo de 2013, fue por mil 016.8 millones de pesos para que OHL construyera y operara un turbogenerador de Gas en la Refinería Francisco I. Madero, en Tamaulipas. El segundo, del 9 de julio del mismo año, por 927 mil 676.1 millones de pesos, para una planta de hidrógeno y una parte del gasoducto Los Ramones, y un tercero, del 11 de diciembre, por 453 mil 870 millones de pesos, para una estación de rebombeo en un poliducto en Guadalajara, como muestran datos del Portal de Obligaciones de Transparencia.

Lozoya Austin fue director de Pemex hasta febrero de 2016 y, actualmente, se encuentra en el centro de las acusaciones de ex funcionarios de la constructora trasnacional brasileña Odebrecht que, de acuerdo con reportes de Proceso, Aristegui Noticias y O’Globo, afirman recibió “propinas” de 10 millones de dólares a cambio de su apoyo para conceder contratos de obra pública.

Durante su gestión al frente de la petrolera mexicana, en febrero de 2014, la constructora brasileña –fundada por Norberto Odebrecht Pernambuco en 1944– obtuvo por adjudicación directa un contrato por mil 436.3 millones de pesos de pesos para el “acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el proyecto de Aprovechamiento de Residuales en la Refinería Miguel Hidalgo”, como muestra el contrato PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14, disponible también en el Portal de Obligaciones de Transparencia.

Contrato de Pemex Refinación cedido por adjudicación directa –el 15 de febrero de 2014– a Constructora Norberto Odebrecht. Foto: SinEmbargo

Odebrecht, sin embargo, no es la única empresa con problemas de probable corrupción ligada a Lozoya.

En  2015, diversos audios difundidos en la Internet mostraron la presunta relación de OHL con ex integrantes del actual Gobierno federal y del Estado de México, donde se encuentran sus principales concesiones.

“Lo que ventilan estos audios entre directivos de OHL México y altos funcionarios públicos mexicanos, es en términos generales el tráfico de influencias. Esta serie de audios muestran, entre otras cosas, presuntos acuerdos entre OHL y el Gobierno federal para llevar a cabo licitaciones a modo, que puedan favorecer a la empresa española a obtener concesiones para la construcción y operación de distintas obras de infraestructura en los sectores energético y carretero, al menos”, dice una denuncia de mayo pasado presentada por la organización política Ahora, que encabeza Emilio Álvarez Icaza.

“Emilio Lozoya fue también Director de PEMEX entre 2012 y principios de 2016, durante el Gobierno de Peña Nieto. Utilizando su cargo como Director de PEMEX, Emilio Lozoya presuntamente fungió como intermediario y benefactor de OHL ante el Gobierno Federal para facilitarle la adquisición de concesiones y proyectos. Su papel como cabildero de la empresa fue ampliamente conocido con motivo de estos audioescándalos”, agrega la denuncia.

Ayer, Emilio Lozoya Austin acudió a declarar por los presuntos sobornos de la compañía Odebrecht ante la Procuraduría General de la República (PGR), encabezada por Raúl Cervantes Andrade, quien, como secretario jurídico del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en 2012, trabajó también en la campaña de Peña Nieto.

Y también ayer, ya por la tarde, el ex director de Petróleos Mexicanos, dijo en conferencia de prensa, que “en la carpeta de investigación no existe ni un sólo elemento de prueba en mi contra”.

Emilio Lozoya Austin reapareció públicamente para ofrecer una conferencia de prensa donde negó cualquier acto de corrupción durante su gestión como director general de Petróleos Mexicanos. Foto: Cuartoscuro

“No he sido requerido por ninguna autoridad en ningún otro país”, dijo. Y su abogado, Javier Coello Trejo, explicó que hoy acudieron a la PGR para tener acceso a la carpeta de investigación, pero en ninguna parte aparece el nombre de Emilio Lozoya. “Y eso no tiene valor jurídico”, destacó.

“La PGR no tiene nada. Si usted tiene información, entréguela”, dijo el abogado a los reporteros.

Lozoya Austin se quejó también de una campaña mediática para inculparlo y anunció que pedirá el derecho de réplica para responder, como establece la Ley.

El ex funcionario federal se refirió también a su rol en la campaña de Enrique Peña Nieto y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2018.

“En el marco de la campaña electoral 2012 –dijo–, participé convencido del programa del candidato Enrique Peña Nieto, pero jamás estuve ligado a ningún proceso administrativo”.

“Además”, afirmó, “lo hice sin interés de un cargo y sin saber que responsabilidad tendría a futuro. Tengo una amplia carrera en la que he demostrado profesionalidad. Mi trabajo es de donde he obtenido los recursos para comprar mi casa”.

PARTE DE LA TECNOCRACIA SALINISTA

De 43 años, Lozoya Austin es hijo de Emilio Lozoya Thalmann, quien fungió como director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y fue Secretario de Energía en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (de 1988 a 1994).

Un reporte de diciembre de 2012 del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos lo identifica además como “vital” para para la apertura del sector energético mexicano, aprobada finalmente en la reforma constitucional de diciembre de 2013.

Por su paso por OHL, por Pemex y por la campaña de Enrique Peña Nieto, su nombre aparece vinculado con una vasta red de funcionarios y ex funcionarios tanto del Gobierno federal actual como de sexenios anteriores y caracterizados por sus vínculos con negocios del sector privado.

Entre ellos, sus ex compañeros en OHL como Carlos Ruiz Sacristán, ex empleado de la Secretaría de Hacienda con Salinas de Gortari, primer director de Pemex con el Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, luego Secretario de Comunicaciones y Transportes en el mismo sexenio, y hermano del actual presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Jaime Ruiz Sacristán.

En esta misma empresa compartió Consejo de Administración con el también director de Pemex en el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa y Secretario de Energía con Ernesto Zedillo, Jesús Reyes Heroles González Garza. Y, también, con José Andrés de Oteyza, ex Embajador y ex Secretario de Patrimonio y Fomento Industrial en el Gobierno del ex Presidente José López Portillo.

En 2015, Lozoya Austin era director de Pemex cuando la trasnacional estadounidense de inversiones Blackrock adquirió un 45 por ciento del gasoducto Los Ramones y, ese mismo año, firmó un memorando de entendimiento con la paraestatal mexicana para participar como una de sus principales consejeras de inversión.

En el Consejo de Administración de BlackRock participa, desde 2011, Marco Antonio Slim Domit, hijo del magnate mexicano Carlos Slim Helú y quien también ocupa un lugar en el Consejo de Administración de la nueva petrolera de esta familia, Carso Oil and Gas, actual participante de la tercera licitación de la Ronda dos de la Reforma Energética.

Y BlackRock adquirió, también en 2015, el fondo de inversión denominado Infraestructura Institucional, creado por Jerónimo Gerard Rivero, cuñado del ex Presidente Salinas de Gortari. Este fondo, nutrido principalmente con los recursos de los fondos de ahorro para el retiro, a su vez fondeó parte de la también nueva empresa petrolera Sierra Oil and Gas, ganadora de la primera ronda de licitaciones de la Reforma Energética para la que Lozoya Austin fue “vital”.

Pemex, mientras, enfrentó en esos meses la caída de los precios del petróleo, un severo declive en la producción de hidrocarburos y, al final de 2015, antes de la salida de Emilio Lozoya Austin como director general, pérdidas de más de 500 mil millones de pesos.

“El resultado hasta diciembre de 2015, de acuerdo con el informe entregado (…) a sus inversionistas a través de la Bolsa Mexicana de Valores, es una reducción en las ventas totales de 28 por ciento, aumento del 19 por ciento en el costo de la producción y, en total y pérdidas 522 mil millones de pesos; casi el doble de las registradas en 2014”, reportó SinEmbargo el 1 de marzo de 2016.

“A esta disminución de los ingresos de la hoy denominada Empresa Productiva del Estado se suma un recorte de 100 mil millones de pesos (…) medida que, de acuerdo con lo anunciado por el nuevo director general de la petrolera mexicana, José Antonio González Anaya [sucesor de Lozoya y concuño de Carlos Salinas], se enfrentará con una reducción de 46 mil 800 millones de pesos en Exploración y Producción (PEP), su principal fuente de ingresos”, agregó este medio.

Carlos Ruiz Sacristán, quien integró el consejo de OHL hasta 2016, encabeza todavía a otra empresa ampliamente beneficiada por la apertura del sector eléctrico mexicano: Infraestructura Energética Nova, o IEnova, filial mexicana de la estadounidense Sempra Energy.

Y, en ésta última, participa otro ex funcionario considerado ejemplo del tránsito del sector público al privado y clave para la apertura del sector eléctrico: Luis Téllez Kuénzler, ex Subsecretario de Agricultura en el sexenio de Salinas, de Energía en el de Zedillo, de Comunicaciones en el de Calderón y, actualmente, consejero independiente del Fondo Mexicano del Petróleo, creado por la Reforma Energética para la administración de los ingresos que deje la asignación de contratos del sector mexicano de hidrocarburos.