Mayela Sánchez y Shaila Rosagel

El Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, dio su informe de gobierno en medio de aplausos. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

El Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, dio su informe de gobierno en medio de aplausos. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México, 18 de septiembre (SinEmbargo).– Con un recibimiento de acarreados que lo vitorearon a su llegada a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF); el aplauso de invitados especiales como el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y los Gobernadores Rafael Moreno Valle, Guillermo Padrés Elías, Roberto Borge Angulo y Eruviel Ávila Villegas, entre otros, además del respaldo a su gestión de todos los partidos políticos (a excepción del Partido Acción Nacional), Miguel Ángel Mancera Espinosa presentó este miércoles su II Informe de Gobierno como mandatario de la capital del país.

Tal como ocurrió el año pasado, el formato de entrega del informe no permitió que los legisladores cuestionaran al mandatario local tras dar su mensaje. La única respuesta inmediata estuvo en manos de la presidenta de la mesa directiva, la perredista Ariadna Montiel Reyes, quien, como la mayoría de los partidos políticos, dio un espaldarazo a la gestión de Mancera. Para los demás legisladores sólo quedó la posibilidad de formularle preguntas por escrito.

En el mensaje que dirigió ante los legisladores locales, miembros de su gabinete e invitados especiales, Mancera llevó por delante los resultados en programas sociales, varios de los cuales son herencia de gestiones anteriores: entrega de desayunos a infantes, gratuidad de uniformes escolares, becas a estudiantes, programas para ancianos, apoyos para discapacitados, comedores comunitarios, servicios de salud pública… Presumió que al inicio de su administración se revisaron los 450 programas existentes y se simplificaron a 175, que la cobertura de éstos es de casi seis millones de personas y que este año se sumaron un millón 200 mil beneficiarios.

Pero incluso antes de enlistar los logros que en los últimos 12 meses han tenido los distintos programas sociales, el Jefe de Gobierno capitalino hizo referencia a dos temas que le granjearon críticas y que en su momento fueron rechazados por los ciudadanos: el cierre parcial de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y las nuevas disposiciones al programa Hoy No Circula, que aumentaron las restricciones para la circulación de automóviles de mayor antigüedad.

Como preámbulo, dijo que este había sido un año de “decisiones trascendentales” para la ciudad, muchas de ellas “políticamente costosas”. Y luego, justificó ambas resoluciones, argumentando que había sido para garantizar la seguridad, en el primer caso, y la salud de los capitalinos, en el segundo.

Respecto al programa Hoy No Circula, argumentó que no se trataba de un programa exclusivo del gobierno capitalino, sino que se generó y acordó en el marco de la comisión ambiental en la que también participan el gobierno federal y seis entidades más.

Sin embargo, para el politólogo René Torres-Ruiz, académico de la Universidad Iberoamericana, en el tema de la Línea 12 el mandatario local dejó de lado aspectos relevantes.

“No nos dijo con precisión cuáles son las reales causas de todo eso, lo que está atrás de las fallas técnicas, quién fue el encargado de tomar las decisiones y por qué se pudieron haber tomado de forma errónea, si fue premeditado, si van a seguir las indagatorias, si se van a fincar nuevas responsabilidades, y finalmente sin darnos alguna fecha […] Han pasado varios meses y seguimos sin saber con precisión cuándo se volverá a poner en operación esta línea”, expresó.

Agregó que “el tema de rendición de cuentas por parte de Mancera en este tema frente al poder legislativo del Distrito Federal y frente a la sociedad capitalina deja mucho qué desear. Tendría que haber hablado con mucha mayor precisión”.

En el listado de logros del último año, Mancera habló de créditos para la vivienda, mastografías, asesorías a mujeres víctimas de la violencia, recuperación de espacios públicos, sustitución de tuberías y rehabilitación de plantas potabilizadoras, recuperación de suelos de conservación, implementación de espacios públicos con acceso gratuito a Internet, nuevos servicios de transporte público…

Cada tanto su discurso era interrumpido por los aplausos de los asistentes, entre quienes estaban los Gobernadores de Chiapas, Manuel Velasco Coello; de Sinaloa, Mario López Valdez, y de Chihuahua, César Duarte. También estuvieron presentes Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado; Silvano Aureoles, presidente de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados; el dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano Grijalva; los ex jefes de gobierno Cuauhtémoc Cárdenas y Alejandro Encinas, y el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles. Todos se sumaban al gesto de reconocimiento al Jefe de Gobierno, que se repitió casi una veintena de veces y del cual los únicos que no participaron fueron los panistas.

Uno de esos aplausos resonó cuando Mancera hablaba del programa “Iluminemos tu Ciudad”, al que se refirió como “la acción más ambiciosa en materia de modernización del alumbrado público que haya tenido nuestra ciudad en los últimos años”. Lo que no dijo es que la empresa elegida para dotar de nuevas luminarias a las calles de la metrópoli –Sola Basic– incumplió un contrato similar en Tijuana, que incluso motivó al ayuntamiento de esa ciudad a interponer una demanda contra la compañía.

TEMAS PENDIENTES

Mancera habló sobre temas pendientes, pero no de manera clara: especialistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Mancera habló sobre temas pendientes, pero no de manera clara: especialistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Torres-Ruiz considera que en el balance tras la presentación de su segundo informe de trabajo, Mancera “sale no tan bien librado porque al final creo que dejó de lado algunos temas”. Uno de ellos, dice el especialista, fue el de la seguridad. Mencionado casi como colofón, en el rubro de la seguridad en la capital del país –que se ha señalado como uno de los que más preocupa a la ciudadanía–, los avances mencionados por el Jefe de Gobierno fueron la adquisición de más de 2 mil 600 patrullas, la instalación de mil 200 nuevas cámaras de video y de cámaras lectoras de placas para la detección de vehículos robados, y la compra de 71 mil alarmas vecinales.

También refirió acciones preventivas como el retiro de más de 13 mi armas de fuego y la liberación de espacio en la vía pública, al remover 3 mil vehículos abandonados y miles de obstáculos en las calles.

Según Mancera, esta “estrategia integral de prevención y combate al delito” redujo la incidencia de delitos de alto impacto 15.9 por ciento respecto al año pasado.

Torres-Ruiz considera que más que hablar de adquisiciones, hizo falta que el Jefe de Gobierno presentara un diagnóstico sobre la violencia en la ciudad, y que ahondara en los programas implementados (y la evaluación de esos programas) para combatir la delincuencia y el crimen organizado.

“No me parece que haya hecho una evaluación integral de la problemática de la violencia en el Distrito Federal”, opinó.

No fue el único aspecto en el que consideró que los resultados presentados por Mancera fueron insuficientes.

A decir del académico, los problemas urbanos tampoco fueron abordados con la profundidad deseada. Torres-Ruiz recordó que en delegaciones como Benito Juárez, Miguel Hidalgo o Cuauhtémoc, en los últimos años ha habido un problema con la entrega de permisos de construcción para residencias, “donde no queda claro si estos permisos se van a seguir otorgando, cuáles son los criterios, y tampoco si en efecto esa política que están siguiendo las administraciones del Distrito Federal en los últimos años responde a un diagnóstico serio en términos de sustentabilidad de la propia ciudad”.

En materia económica, aunque Mancera destacó iniciativas como el Seguro de Desempleo, el programa de empleo para jóvenes y la creación de 90 mil empleos formales, para el especialista hizo falta abordar la falta de empleo y del subempleo como problemas persistentes.

En lo que respecta a la atención de grupos vulnerables, señaló que además de las cifras de nuevos beneficiados, faltó precisar cuánto avanzaron los programas en función de la cantidad de personas que los requieren.

La atención de Mancera a los tópicos de sustentabilidad también fue escasa. En temas como la provisión de agua, luz, alcantarillado, transporte público y vías de acceso, el mensaje no fue alentador, consideró el investigador de la Universidad Iberoamericana.

“Me parece que no escuchamos un mensaje político muy alentador de parte de Mancera que hiciera ver a los habitantes de la ciudad que esta administración se está preocupando por estos temas que nos preocupan”, concluyó.

OPOSICIÓN CRITICA A MANCERA

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Con aplausos  y porras de delegados, asambleístas y gobernadores, Mancera dio su informe de gobierno. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Entre los representantes de los principales partidos políticos en el Distrito Federal, las valoraciones sobre el segundo informe de trabajo de Mancera fueron divergentes.

Mauricio López Velázquez, presidente del Partido Revolucionario Institucional en el Distrito Federal (PRI-DF), dijo que el balance de los dos años de gobierno de Mancera es desigual, sin soluciones reales en seguridad, crecimiento económico y empleo.

“Hay cinco o seis avances importantes, pero son más los que han quedado pendientes: la movilidad es uno de ellos; por ejemplo, hoy falló la línea verde en Tlatelolco. Nosotros queremos ser oposición útil que critique y que señale, si no saben hacer Metro, estamos dispuestos a hacer una comisión con la gente de experiencia que está en el PRI y que tiene experiencia en hacer líneas del Metro y que no se les caiga, como se les cayó la Línea 12”, expresó.

El presidente del PAN en el DF, Mauricio Tabe Echartea, se refirió al aumento a las tarifas del transporte público y el programa Hoy No Circula, acciones que calificó como erróneas y que golpean el bolsillo de las familias capitalinas.

Además, criticó a los gobiernos perredistas que antecedieron a Mancera, a quienes responsabilizó por la desaprobación ciudadana hacia él.

“Sabemos que el hartazgo de la gente por el PRD ya ha llegado a un momento para cambiar de partido, eso es lo que nos está moviendo a poder consolidar una mayoría. Este gobierno ha tenido que pagar todos los platos rotos de otras administraciones y esto ha generado una caída estrepitosa en la aceptación de Jefe de Gobierno y del PRD nacional”, sostuvo.

El panista siguió: “Unos dicen que es la división de las izquierdas, pero no es la división de las izquierdas lo que los va a llevar al fracaso, sino la decepción de los malos gobiernos en la Ciudad del México”.

Pero mientras que Mancera fue criticado por los partidos opositores en la ciudad, el PRD cerró filas alrededor del Jefe de Gobierno.

Jesús Zambrano Grijalva, presidente nacional del PRD, opinó que el informe de Mancera fue objetivo.

“El mismo Mancera reconoce que no fueron decisiones fáciles, pero al mismo tiempo se compromete a que la ciudad capital siga consolidándose como una metrópoli en la que podamos habitar con plenitud, atraer la inversión, generar empleos y reforzarla como la capital social”, dijo.

Destacó que Mancera cuenta con el respaldo del PRD: “Estamos muy satisfechos por su objetividad y al mismo tiempo reconocemos los retos que tenemos enfrente, no nos vamos a cruzar de brazos”.

Raúl Flores García, presidente del PRD-DF, consideró como aciertos de la administración de Mancera el haber asumido el tema del incremento al salario mínimo, los trabajos a nivel legislativo para conseguir la reforma política del Distrito Federal y mantener como prioridad atacar las desigualdades de la población por medio de los programas sociales.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, considerado el  líder moral del Sol Azteca, opinó que Mancera ha hecho “mucho trabajo en favor de la ciudad”.

El fundador del PRD confió en la permanencia de la fuerza política en la jefatura de gobierno de la Ciudad de México.

El presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, dijo que Miguel Ángel Mancera ha sido “muy autocrítico, y yo creo que eso es lo más importante; que se reconozca dónde estamos parados y a partir de ahí relanzar las cosas”.