Foto: Cuartoscuro

La Reforma Fiscal, implementada a principios de año por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), no está recaudando los ingresos esperados, afirman especialistas. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 18 de septiembre (SinEmbargo).– La Reforma Fiscal, implementada a principios de año por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), no está recaudando los ingresos esperados. Debido a esto, existen demasiadas presiones fiscales a mediano y largo plazos, lo que provocará que a lo largo del sexenio el gobierno federal tenga poco dinero extra para hacer gasto público, advirtieron especialistas.

De acuerdo con el análisis económico Implicaciones del Paquete Económico 2015, realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP),  la deuda se ha venido acumulando desde 2009 y podría llegar al 51 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para finales del sexenio; esto es, 7 por ciento más de lo estimado hace dos años.

Miguel Ángel Rendón, director de la carrera de la Licenciatura en Administración Financiera en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, afirmó que una de las principales carencias de la actual Reforma Fiscal es que no se hizo una ampliación en la base tributaria.

“Es una reforma muy al estilo de Robin Hood, en donde la clase media es la que más peso tiene por pagar la carga tributaria y se olvidó de hacer una ley que ampliara la carga tributaria en vez de aplicarla a unos cuantos”, denunció.

Por su parte, el director general del CIEP, Héctor Villareal Páez, afirmó que actualmente se está viendo “un gobierno que quiere pero no puede, ya que no hay los recursos para gastar, y que tiene un gasto público inercial porque se come los pocos recursos extras que se generan”.

En tanto, Juan Valdés, académico de la Universidad Iberoamericana, declaró que “el problema fundamental está en el proceso de recaudación fiscal, pues todavía en el país el nivel de evasión fiscal es alto, esto hace falta que se normalice”. Sin embargo consideró que “el SAT está realizando grandes esfuerzos por normalizar esta parte sin que sea algo agobiante para las personas”.

Y aunque reconocen que se han realizado los intentos por formalizar la economía y formalizar la economía oculta, “no se tiene la fuerza suficiente por un costo político que pudiera haber muy fuerte y que inclusive ha afectado a la baja”, declaró Miguel Ángel Rendón.

De seguir aumentando las presiones fiscales –consideraron los especialistas– la próxima administración federal se verá en la necesidad de proponer una nueva reforma fiscal que sea capaz de generar los ingresos suficientes para sostener y costear los objetivos que se establezcan, así como el pago de pensiones y programas de desarrollo social.

Explicaron que se tendrá que contemplar una nueva reducción financiera, de gasto y reasignación de presupuesto que tomen en cuenta la valoración de los programas de desarrollo que sí reflejen resultados, además de ampliar la base tributaria y hacer los procesos de recaudación tributaria más simples y transparentes.

LAS FALLAS ACTUALES

Foto: Cuartoscuro

De seguir aumentando las presiones fiscales, la próxima administración federal se verá en la necesidad de proponer una nueva Reforma Fiscal: analistas. Foto: Cuartoscuro

De seguir aumentando las presiones fiscales, la próxima administración federal se verá en la necesidad de proponer una nueva Reforma Fiscal que sea capaz de generar los ingresos suficientes para sostener y costear los objetivos que se establezcan, así como el pago de pensiones y programas de desarrollo social, ya que la actual ejerce demasiada presión a mediano y largo plazo, insistieron los especialistas consultados.

A partir de 2009, la deuda ha tenido un crecimiento promedio anual del 9.2 por ciento, en términos reales, siendo dicho año el que ha tenido el mayor repunte desde el 2000.

El segundo en magnitud ha sido el 2014, con un 9.3 por ciento de crecimiento, con respecto al año anterior únicamente. Considerando los últimos 12 años, el crecimiento promedio ha sido del 4.3 por ciento.

El principal motor de la deuda en los últimos años es el propio gobierno federal, cuyo financiamiento, dentro de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), la necesita para garantizar el gasto público.

Es decir, representa un gasto público por encima a lo que el sector público es capaz de recaudar en un año determinado. En 2014, el 56.1 por ciento de la deuda pública fue adquirida por el gobierno federal.

Dentro de la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación 2015 se contempla una deuda de 672 mil 595 millones de pesos, que equivale 3.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significa un año de recaudación de Impuesto al Valor Agregado (IVA), calculada en 703 mil 848 millones de pesos.

Miguel Ángel Rendón afirmó que ampliar la base tributaria es una de las principales medidas que debería tomarse en cuenta de rehacerse una Reforma Fiscal, mientras que en segundo se necesitaría garantizar procesos más eficientes para el pago de impuestos de tal manera que la persona lo haga de manera rápida y eficiente.

“Dar la accesibilidad a los contribuyentes de pagar sus impuestos es una manera más sólida de recaudar. Además considero que sería necesario crear algún incentivos para pagar los impuestos en tiempo y forma, como un descuento o subtasa para que la gente esté motivada a realizar sus contribuciones”, agregó.

Sobre esto, el académico de la Universidad Iberoamericana afirmó que se tiene que trabajar entonces en esta línea y dirección para que sobre esta base se determine qué es lo que necesita el sistema fiscal.

“El mundo moderno cambia a una velocidad significativa y en economía las variables cambian porque la realidad económica es muy dinámica entonces hay que ser conscientes que se necesitan hacer modificaciones y otras reformas fiscales importantes”, afirmó.

CONSECUENCIAS FISCALES

Tener un sistema fiscal en donde no se esté recaudando los ingresos suficientes y que ejerza demasiada presión fiscal, llevará a un déficit elevado, debido a que los gastos corrientes siguen siendo utilizados normalmente para los usos operativos, que son costeados a través de la deuda.

Sobre esto, Miguel Ángel Rendón afirmó que “este endeudamiento en el corto plazo no nos pega, sin embargo en un mediano y largo plazo llevará a replantear una nueva reforma fiscal”.

Asimismo agregó que “el impacto que se espera de las otras reformas como la energética o de telecomunicaciones se puede ver mermado por una reforma fiscal deficiente”. Por lo que “si no se logra ampliar la base tributaria, será muy difícil que sólo la clase media mantenga el país”, puntualizó el académico del Tecnológico de Monterrey.

“Esto lo vemos inclusive en los impuestos que se hicieron del 10 por ciento en utilidades en mercados de bolsa y de inversiones, en donde en muy pocos países se hace. Esto sólo desincentiva la participación de las inversiones en los mercados bursátiles, por lo que el crecimiento económico de las empresas que cotizan en bolsa se ve desacelerado”, concluyó.