Ciudad de México, 18 de septiembre (SinEmbargo).– Al menos un millar de elementos de la Gendarmería Nacional, junto con elementos estatales, municipales y de las Fuerzas Armadas, iniciaron un operativo conjunto para inhibir actos de rapiña en zonas afectadas tras el paso del huracán “Odile”.

El secretario general de Gobierno de la entidad, Andrés Córdova Urrutia, informó en un comunicado que “en el tema de la seguridad de las personas y de sus bienes no habrá tolerancia y quien sea sorprendido cometiendo actos de rapiña será sancionado con forme a la ley”.

Y dijo, en su calidad de secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad, que con la participación de las corporaciones de seguridad pública se desarrolla una estrategia que garantice la tranquilidad de los ciudadanos y la seguridad de sus bienes.

Adelantó que se instalan filtros de revisión en las carreteras a la salida del municipio Los Cabos y a la entrada de La Paz, pues no habrá ninguna tolerancia en actos de rapiña, e insistió en que quien sea sorprendido deberá responder ante la ley.

Hoy estará en Baja California Sur, concretamente en Los Cabos, el Presidente Enrique Peña Nieto, quien junto con el Gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor, dará seguimiento a los acuerdos para atender los daños que ocasionó “Odile”, precisó el funcionario.

Por otro lado informó del presunto deceso del gerente de la compañía minera El Boleo de Santa Rosalía, Jim Park, y la desaparición de su acompañante Sung Ken Chai, quienes habrían sido arrastrados por la corriente cuando intentaban cruzar un arroyo a bordo de su vehículo.

Respecto a otra persona de origen alemán que fue encontrada sin vida en las inmediaciones de la isla Espíritu Santo, de nombre Gunter Trebbow, dijo que la causa de su muerte habría sido un infarto.

Córdova Urrutia destacó la estrecha colaboración entre las instancias del Gobierno Federal, municipal y estatal, pues recordó que el objetivo único es atender de inmediato las necesidades más sentidas para que la entidad retorne en el menor tiempo posible a su actividad normal.

Anotó que con la participación de todas las corporaciones de seguridad pública se está desarrollando una estrategia que garantice una mayor tranquilidad de los ciudadanos y la seguridad de sus bienes.

SAQUEAN “COMANDOS DE  ENCAPUCHADOS”

Esta mañana, entrevista con Radio Fórmula, Rodrigo Villa, abogado de un grupo hotelero, que no fue especificado, aseguró que la situación de inseguridad en la entidad es grave tras el paso del huracán “Odile”.

Y señaló que ante la inexistencia de las autoridades locales para atender la inseguridad, la situación se agrava.

El litigante señaló que se cuentan con reportes que en las cercanías de San Lucas y San José del Cabo, existen saqueos constantes con “comandos encapuchados”.

“Han estado robando ya no sólo los comercios, ya no sólo los hoteles, sino las casas habitación, están amedrentando a la población y no sólo para robar víveres y agua, sino cualquier cosas que se encuentran a su paso los saqueadores”, aseveró Villa.

Y precisó que los saqueadores quienes están fuertemente armados, aún no han sido identificados; “Tenemos reportes no confirmados de que inclusive puede haber personas heridas”, destacó.

“Sabemos que estas dos pandillas pretenden entrar a las instalaciones, tanto de nuestro grupo, como cualquier otro grupo hotelero, en busca de víveres y agua que ya no tenemos, nosotros estamos en la misma situación de desabasto que el resto de la comunidad, estamos tratando de evacuar a los huéspedes que aún tenemos, esperamos que entre hoy y mañana deben de salir la totalidad”, apuntó.

Rodrigo Villa informó que la cadena hotelera que representa está tratando de contactar con las autoridades federales porque la amenaza no sólo se extiende sobre la cadena, sino sobre todos los hoteles que aún tienen personas dentro, ya sean huéspedes o empleados; e hizo un llamado a las autoridades por la situación de riesgo que se tiene.

Finalmente destacó que la infraestructura también está devastada tras el paso del huracán, sin embargo, el problema que ahora abordan es el de una terrible inseguridad causada por el desabasto, la ansiedad de la gente y por último por una falta de solidaridad.

-Con información de Notimex