Los precios de la energía se abarataron un 7.8 por ciento interanual, los alimentos frescos subieron un 2.3 por ciento, los servicios registraron una subida del 0.7 por ciento, los bienes industriales no energéticos cayeron un 0.1 por ciento.

Luxemburgo, 18 de septiembre (Europa Press).- La zona euro registró una deflación del 0.2 por ciento en agosto en comparación con el mismo mes del año pasado, tras registrar en julio una inflación del 0.4 por ciento, lo que supone la peor lectura de la evolución de los precios desde abril de 2016, según ha informado este jueves Eurostat, la oficina comunitaria de estadística.

De esta forma, el organismo ha confirmado el dato preliminar que publicó a principios de julio. En el conjunto de los Veintisiete, el incremento de precios se ha situado en el 0.4 por ciento, cinco décimas menos que en julio.

En el octavo mes del año, los precios de la energía se abarataron un 7.8 por ciento interanual, frente a la caída del 8.4 de julio, mientras que los alimentos frescos subieron un 2.3 por ciento, por debajo del alza del 3.1 del mes anterior. Por su parte, los servicios registraron una subida de precios interanual del 0.7 por ciento, dos décimas inferior a la observada en julio.

En el caso de los bienes industriales no energéticos, los precios cayeron un 0.1 por ciento en la eurozona, después de subir un 1.6 interanual el mes anterior.

Al excluir el efecto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en el 0.7 por ciento en agosto, frente al 1.4 de julio, mientras que al dejar fuera del cálculo también el precio de los alimentos, el tabaco y el alcohol los precios subieron un 0.4, frente al 1,2% del mes anterior.

Entre los países cuyos datos estaban disponibles, las mayores subidas de precios se observaron en Hungría (+4), Polonia (+3.7) y República Checa (+3.5), mientras que los descensos más acusados correspondieron a Chipre (-2.9), Grecia (-2.3) y Estonia (-1.3).

En el caso de España, la tasa de inflación armonizada se situó en agosto en el -0.6 por ciento, reduciendo a cuatro décimas al diferencial de precios favorable respecto de la zona euro. Se trata del quinto mes consecutivo en el que se registra deflación en España.