En un patrón similar, los decomisos de cocaína por parte de México subieron 46 por ciento pero la incautación de métodos de transporte clave como barcos y pistas de aterrizaje disminuyó en 64 por ciento y 79 por ciento respectivamente.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las incautaciones del opioide sintético fentanilo son un 465 por ciento más altas en lo que va del año respecto a 2019, aumentando a casi mil 040 kilogramos (dos mil 300 libras) en comparación con los 184 kilogramos (405 libras) del año pasado, señalaron las autoridades mexicanas. Sin embargo, indicaron, se ha progresado a un ritmo más lento en el combate a otra gran exportación mexicana al mercado estadounidense —las metanfetaminas.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dijo que las incautaciones de metanfetamina en México aumentaron apenas un 32.8 por ciento entre el 1 de enero y el 16 de septiembre, pero los decomisos de laboratorios de metanfetamina disminuyeron 51 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado.

En un patrón similar, los decomisos de cocaína por parte de México subieron 46 por ciento pero la incautación de métodos de transporte clave como barcos y pistas de aterrizaje disminuyó en 64 por ciento y 79 por ciento respectivamente.

Los expertos señalaron que un aumento en la seguridad y un menor tránsito a causa de la pandemia de coronavirus pueden facilitado la detección de cargamentos de drogas en la frontera, y que los cierres fronterizos parciales han provocado que en ocasiones los traficantes abandonen los cargamentos incluso antes de que crucen hacia Estados Unidos.

Pero el Gobierno del Presidente Donald Trump dijo hace unos días que Estados Unidos sigue preocupado sobre la producción y capacidad de trasiego de los cárteles mexicanos, y aseveró que México debe tomar más acciones.

“México sigue siendo la fuente de casi toda la heroína y metanfetamina incautada en Estados Unidos, y una ruta de tránsito para la mayor parte de la cocaína disponible en nuestro país”, dijo el Gobierno estadounidense en un reporte anual publicado esta semana.

“Además, los cárteles mexicanos se aprovechan de los controles desiguales de precursores químicos en México para producir drogas letales, como el fentanilo, dentro de México y pasarlas de contrabando a Estados Unidos. Las prohibiciones de drogas mexicanas siguen siendo demasiado laxas frente a estas amenazas”.

Por su parte, el Secretario de Defensa de México, Luis Cresencio Sandoval, señaló que los traficantes mexicanos importan el fentanilo de China y la India y lo convierten a omnipresentes tabletas azules, y reiteró la afirmación del Gobierno mexicano de que no había evidencia de la existencia de laboratorios productores del opioide en el país. Sin embargo, podría haberse referido a la producción de la droga desde cero, debido a que hay evidencia de que los cárteles mexicanos importan precursores químicos parecidos y llevan a cabo las últimas etapas del proceso.

“No se produce fentanilo aquí en nuestro país”, aseveró Cresencio Sandoval. “Aquí se conforma, llega el producto, la materia prima, el polvo, y aquí se produce la tableta, pero no se produce el fentanilo”, dijo. El Secretario añadió que los laboratorios hallados en el estado norteño de Sinaloa el año pasado sólo tenían prensas para pastillas y polvo de fentanilo terminado, pero no instalaciones de producción química.

La afirmación ha sido un tema delicado con el Gobierno estadounidense.

“El Gobierno mexicano debería reconocer la alarmante tendencia de la producción de fentanilo dentro de su territorio”, de acuerdo con la determinación presidencial de Estados Unidos sobre los principales países productores de drogas ilícitas o de tráfico.

“Debe priorizar las acciones de la aplicación de la ley que abordan la producción y tráfico del fentanilo por parte de los cárteles, que es la principal sustancia involucrada en muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos, y reforzar las labores dirigidas a los precursores químicos del fentanilo que se trafican de manera abrumadora desde China, así como el tráfico y la producción de fentanilo”.

El reporte de Estados Unidos también señala que “se debe hacer más para abordar la creciente producción de metanfetamina de los cárteles (mexicanos)”.

Las cantidades incautadas por México son grandes: Las autoridades han decomisado más de 19 mil 079 kilogramos (42 mil libras) de metanfetamina en lo que va del año, que la Secretaría de la Defensa Nacional señaló como un aumento del 32.8 por ciento respecto a los 12 mil 822 kilogramos (28 mil libras) incautadas en el mismo periodo del año pasado. El incremento, de hecho, parece ser aproximadamente del 50 por ciento.

Las incautaciones de cocaína en México subieron alrededor de la misma cantidad, alcanzando los 20 mil 069 kilogramos (44 mil libras) en lo que va del año, en comparación con los 13 mil 766 kilogramos (30 mil libras) del mismo periodo de 2019.

México ha descubierto que los traficantes están recurriendo cada vez con más frecuencia a cargamentos de varias drogas, muchos de los cuales incluyen cocaína, metanfetamina, tabletas de fentanilo y marihuana.

Pese a las esperanzas de que los confinamientos por la pandemia de coronavirus podrían reducir la violencia en México impulsada por los cárteles, esas expectativas se han desmoronado debido a que la cantidad de homicidios sigue siendo alta.

A nivel nacional, se registraron tres mil 051 homicidios en agosto, alrededor del mismo nivel de tres mil 061 de julio. La tasa de homicidios en México ha estado en niveles históricamente altos de aproximadamente tres mil muertes por mes desde mediados de 2018, antes de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador asumiera el cargo.