Con su publicación, Andrés Manuel López Obrador aparentemente justificó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, para terminar con las agresiones que tuvieron lugar el día de ayer en la ciudad de Culiacán, Sinaloa. 

Ciudad de México, 18 de octubre (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador envió un mensaje dirigido a los elementos de las Fuerzas Armadas a través de sus redes sociales en el que destacó que la que la protección de la vida es una de las principales misiones del Ejército.

Con esta publicación, el mandatario aparentemente justificó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, para terminar con las agresiones que tuvieron lugar el día de ayer en la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

El tabasqueño aseguró durante su conferencia matutina que la liberación del hijo del narcotraficante fue una decisión del Gabinete de Seguridad que él respalda. “Se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso. No se trata de masacres. Eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”, mencionó.

Posteriormente, a través de su cuenta de Twitter, el mandatario compartió una frase del General Felipe Ángeles, dedicada a los soldados de México.

“Con dedicatoria a los soldados de México: La política no es un fin, la Revolución no es un fin: son medios para hacer hombres a los hombres. Nada es sagrado excepto el hombre. Hay algo frágil, débil, pero infinitamente precioso, que todos debemos defender: la vida. Felipe Ángeles”, publicó.

En su conferencia de esta mañana, López Obrador dijo que su Gobierno no busca desatar una guerra y acusó que la estrategia emprendida por las administraciones anteriores convirtió al país en un cementerio, por lo que actualmente no es fácil revertir la situación de inseguridad y violencia.

“Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra. Esto les cuesta trabajo entender a muchos. La estrategia que se estaba aplicando anteriormente convirtió el país en un cementerio y eso ya no lo queremos. Lo he dicho una y mil veces. Nada por la fuerza. Todo por la razón, el derecho. No es fácil, es un proceso. No es sencillo porque se dejó avanzar mucho el problema”, dijo.

Sobre si el Estado mostró o no debilidad opinó que “eso es más que nada una conjetura de los expertos, sobre todo de nuestros adversarios. Los conservadores no van a estar contentos con nada y van siempre a cuestionarnos”.

Defendió que no tiene duda de que fue la mejor decisión. “Los hechos van a demostrar que esta [la paz] es la mejor vía”. Los hechos ya probaron que la política autoritaria del Estado causó miles de víctimas, “no queremos la guerra”, añadió.

Al ser cuestionado si lo ocurrido ayer manda un mensaje de impunidad en el combate contra la delincuencia dijo que “es como se interprete”, pero aseguró a la ciudadanía que “está bien pintada la raya, la frontera entre la delincuencia y autoridades”.

LLEGAMOS MAL PREPARADOS: SEDENA

Por su parte, el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, aceptó esta mañana que sí iban por el hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán para extraditarlo, pero llegaron mal preparados y no midieron las consecuencias.

Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo”, fue detenido y luego liberado después de que el grupo criminal a su cargo movilizó su ejército particular y puso una ciudad entera, Culiacán, en jaque.

“Este personal, en un afán por obtener resultados positivos, actuó de manera precipitada, con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención, omitiendo además obtener el consenso de sus superiores, es decir, del Gabinete de Seguridad”, dijo el General Secretario.

“Se desestimó el poder de convocatoria y la capacidad de respuesta de la organización delictiva para evitar el aseguramiento de Ovidio Guzmán López”, agregó. “Los efectos negativos de esta acción precipitada y mal planeada tuvieron consecuencias en la población civil”, reconoció.

El General dijo que la patrulla que iba por el hijo de “El Chapo” estaba esperando la orden de cateo cuando fueron identificados por los criminales. Les dispararon. Y cuando estaban adentro de la casa se desató la violencia. Entonces se ordenó el retiro del personal.

Por su parte, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, aseguró que la suspensión del operativo no involucró ninguna negociación.

El saldo de esta “acción deliberada y mal planeada”, abundó, fue un total de ocho fallecidos: un civil, un agente de la Guardia Nacional, un interno y cinco agresores.

Mientras que 16 personas resultaron heridas: un oficial de la Guardia Nacional, cinco agentes del mismo cuerpo de seguridad, siete soldados, un policía estatal y dos policías municipales

Además de 19 bloqueos en vialidades, 14 agresiones con armas de fuego a personal del ejército mexicano.