#MetaDatos | Grupos antagónicos al Presidente Andrés Manuel López Obrador reactivaron su guerra de hashtags en Twitter a raíz del operativo fallido para detener a Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, ex líder del Cártel de Sinaloa.

Entre el jueves pasado y este viernes, la movilización se alimentó por un clima de desinformación en el que fluyeron con rapidez noticias e información falsa. A esta dinámica le sucedió la batalla por exigir la renuncia del Primer Mandatario, por un lado, y por defenderle y darle apoyo, por el otro.

Ciudad de México, 18 de octubre (SinEmbargo).– El operativo para detener a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, quien cumple en Estados Unidos una sentencia de cadena perpetua por liderar el Cártel de Sinaloa, cimbró las redes sociales y de nueva cuenta la discusión en esos foros se centró en condenar o aplaudir la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador, tema que se ha afianzado particularmente en la opinión pública que surge en Twitter, y que tiene la particularidad no sólo de dar protagonismo a la figura presidencial, sino también de desviar todas las temáticas de temas que podrían diversificar el debate: uno de éstos es la seguridad que sigue siendo un tema pendiente del Gobierno de la 4T.

Tras el operativo de ayer en Sinaloa se generó una intensa discusión en la que la información estuvo plagada de noticias falsas que se difundieron con rapidez a través de Twitter y Facebook. Minutos después de que las autoridades informaran sobre la detención de Ovidio Guzmán, quien más tarde fue liberado ante la amenaza de que la violencia se incrementara en la entidad, comenzaron a circular fotografías de la supuesta detención, sin que pudiera confirmarse que dichas imágenes correspondieran al episodio del jueves. Más tarde se publicaron también imágenes sacadas de contexto, que incluso mostraron escenas de fuego cruzado en el Medio Oriente con las que se intentó manipular la percepción de la opinión pública.

Ejemplo de esta dinámica fue la difusión de unas grabación que corresponde a una explosión que ocurrió en Cali, Colombia, el 8 de octubre. Debido a la viralización de la explosión, la agencia AP confirmó que ese hecho tuvo lugar el 8 de octubre por motivo de una falla eléctrica de un vehículo y no por acción del Cártel de Sinaloa.

Las grabaciones en ocasiones fueron compartidas con mensajes alarmantes que pretendía generar miedo en la ciudadanía.

GUERRA DE HASHTAGS

La noticia se apropió de las principales tendencias de Twitter durante la tarde del jueves y el transcurso de este viernes. En este periodo alcanzaron proyección dos etiquetas antagónicas: #RenunciaAMLO y #AMLOEstamosContigo que hasta esta tarde se apoderaron de los primeros lugares nacionales de Twitter.

A las 15:00 horas de este viernes, la etiqueta en apoyo al Presidente Andrés Manuel López Obrador sumó 80 mil tuits de acuerdo con el conteo de Twitter y su contrincante, #RenunciaAMLO alcanzó 41 mil 700, pero a ésta se sumaron otras con el mismo sentido crítico como #MéxicoNoTienePresidente y #EstadoFallido.

A pesar de ser antagónicas y alimentar el clima de polarización, ambas enunciaciones coincidieron en un aspecto: las dos descentralizaron el tema de Sinaloa, la influencia del crimen organizado y la inseguridad, y se centraron en reprobar o apoyar a ojos cerrados al Presidente Andrés Manuel López Obrador, dinámica que no es la primera vez que detona de un episodio sumamente violento en el que está implicado algún cártel mexicano y que inclina las conversaciones hacia la figura presidencial.

Imagen de la tarde ayer en Culiacán, Sinaloa, donde hombres armados accionaron armas de grueso calibre en diversos puntos de la ciudad, luego de que fuerzas federales retuvieran a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín Guzman “El Chapo”. Foto: Cuartoscuro

Este viernes, todas las etiquetas que se posicionaron sobre el tema aludieron a López Obrador. Esta movilización se asemeja a otras guerras de hashtags que han irrumpido a raíz de episodios coyunturales en México.

En abril de este año, a raíz de la masacre ocurrida en Minatitlán, Veracruz, en que un comando asesinó a 14 personas, se generó una confrontación entre usuarios a favor y en contra del Presidente. A través de las etiquetas #AMLORenuncia y #AMLOElPuebloTeApoya, miles de usuarios intentaron posicionar su postura en el primer lugar de las tendencias nacionales. En aquel evento, #AMLORenuncia llegó a ser tendencia global. No obstante, la dinámica que aconteció este fin de semana fue diferente.

De tratarse de una operación organizada por algún grupo en particular, la movilización en contra del Presidente este viernes, tuvo como característica la diversificación de etiquetas negativas hacia el Primer Mandatario. En tanto que en otras movilizaciones anteriores, las tendencias se mantuvieron sin cambios durante horas este viernes y las etiquetas fueron relevadas en varias ocasiones.

A través de una revisión realizado con apoyo de la herramienta de análisis de Twitter, Tweet Binder, fue evidente que en este carrusel de tendencias hubo poca participación de cuentas verificadas y que la amplificación del impacto de los hashtags pudo ser impulsada por medio de cuentas con aspecto de bot, como @Goleado48245912, cuenta creada en octubre de este año y que retuiteó la etiqueta al menos 94 veces; esta operación es frecuente en tendencias organizadas.

INSEGURIDAD: EL PROBLEMA DE FONDO

Al concluir el sexenio del ex Presidente Enrique Peña Nieto, México acumuló cifras históricas en homicidios dolosos. El clima de violencia elevó también la percepción de inseguridad, sobre todo al finalizar el 2018, año que se consolidó como el más violento en la historia reciente de México.

Esta percepción no nació de un momento a otro sino que es producto de una crisis que el país enfrenta desde hace más de una década y que fue alimentada por la fallida estrategia de seguridad impulsada por el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa. La apuesta por la Guerra contra el narcotráfico que priorizaba la intervención del Ejército y la ausencia de iniciativas para cortar el flujo monetario y armamentístico de los cárteles intensificó la influencia de grupos delictivos como la organización de Sinaloa.

A pesar de que el Presidente López Obrador decidió cambiar esta estrategia e inclinarse por promover la pacificación del país, la crisis continúa. De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) al corte del mes de agosto, los homicidios se elevaron hasta los 23 mil 700 casos.