ADVERTENCIA: IMÁGENES FUERTES

Los vecinos golpearon al sujeto luego de presenciar el momento en que el repartidor era despojado de sus pertenencias.

Ciudad de México, 18 de octubre (SinEmbargo).- Habitantes de la Alcaldía Iztapalapa golpearon a un presunto ladrón que despojó de dinero en efectivo y un teléfono celular a un repartidor de refrescos en la Ciudad de México.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la capital, un joven de 22 años quien es repartidor de una empresa refresquera declaró ser víctima de un robo por parte de un sujeto de 46 años, que se detuvo a un costado del camión para interceptar al joven y despojarlo de sus pertenencias.

Los vecinos que presenciaron los hechos suscitados en calles de la colonia El Manto, acudieron a apoyar al repartidor e intentaron detener al sujeto, mismo que opuso resistencia e intentó escapar; para detenerlo, los colonos lo golpearon hasta dejarlo en el piso.

A través de los operadores del Centro de Control y Comando C-2 Oriente las autoridades que circulaban por el lugar fueron alertadas de una sospecha de robo, fue así como acudieron al lugar seguido de paramédicos que atendieron al presunto ladrón, quien fue trasladado a un hospital bajo la custodia de elementos de la SSC para descartar heridas de gravedad.

Posteriormente se dio parte al Agente del Ministerio Público quien iniciara las investigaciones correspondientes. Las imágenes quedaron grabadas en video, el cual fue publicado en Twitter a través del periodista Jorge Becerril.

“¡AHÍ MUERE, AHÍ MUERE!”, GRITA EL PRESUNTO LADRÓN

Un hecho similar ocurrió hace unos días, cuando un presunto ladrón fue brutalmente golpeado por vecinos de la colonia Puente Grande, en la Alcaldía Álvaro Obregón, en la Ciudad de México el pasado 5 de octubre.

El video que circula en redes sociales muestra el momento en que varios civiles patean al sujeto mientras éste pide que se detengan.

“¡Ahí muere, ahí muere!”, exclama el supuesto delincuente entre gritos de dolor ante los múltiples golpes.

“¿Ahí muere, puto?”, le responde retóricamente uno de los vecinos, mientras le dan puñetazos y patadas en el rostro y la zona hepática.