Salvi Folch, director financiero de Televisa, mencionó que, a pesar de ser optimistas sobre la economía mexicana, el efecto Trump tendrá un impacto que ya se ve reflejado en sus clientes y en las decisiones de la empresa.

En la imagen Emilio Azcarraga Jean, presidente del grupo Televisa. Foto: Cuartoscuro

En la imagen Emilio Azcarraga Jean, presidente del grupo Televisa. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 18 de noviembre (SinEmbargo).–El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos es una amenaza para Televisa. La empresa de Emilio Azcárraga Jean prevé una caída en la publicidad a medida que las empresas mexicanas reduzcan sus presupuestos y hagan frente al efecto Trump.

El director financiero de la empresa televisora más grande de Latinoamérica, Salvi Folch dijo en la conferencia Morgan Stanley TMT en Barcelona, que Televisa se prepara para una caída en el gasto de los anunciantes tan pronto como este año,publicó este día Bloomberg.

De acuerdo con Folch, Televisa vende publicidad por adelantado sin posibilidad de cancelar o revertir los contratos adquiridos por los clientes. Situación que se convierte den un desafío para sus clientes ahora que las empresas mexicanas están revisando sus presupuestos.

Ante las continuas amenazas del ahora Presidente electo de Estados Unidos, sobre renegociar el Tratado de Libre Comercio y deportar a migrantes mexicanos, la situación económica del país se encuentra en un terreno invierto ante la incertidumbre de cómo el magnate republicano aplicará sus policíaca económicas en cuanto tome protesta como Presidente.

El peso mexicano es golpeado por la alta volatilidad en el tipo de cambio y igual que la Bolsa Mexicana de Valores. Bloomberg señala que este comportamiento es resultado de los temores de que el nuevo Gobierno estadounidense será más proteccionista y erigirá más barreras comerciales entre los países vecinos.

Trump arrasa parejo, las acciones de Televisa en Estados Unidos han caído 11 por ciento desde el día de la elección y sus bonos se han desplomado.

La publicación destaca que la expiación de Televisa en Estados Unidos podría ser muy costosa por lo que, ante el sorpresivo triunfo de Trump, los inversionistas se encuentran temerosos.

Folch mencionó que, a pesar de ser optimistas sobre la economía mexicana, el efecto Trump tendrá un impacto que ya se ve reflejado en sus clientes y en las decisiones de la empresa.

“La incertidumbre significa que hay menos visibilidad para el próximo año, y Televisa ya ha escuchando de las agencias de publicidad que los clientes pueden reducir el ritmo de las negociaciones para el resto de 2016”, dijo.