Los nudibranquios toman prestado el veneno de un animal, parecido a las medusas y que asemeja a un alga marina; esta arma letal le permite defenderse de sus depredadores.

Ciudad de México, 18 de diciembre (SinEmbargo) .- El nudibranquio es un molusco que se “roba” las armas más poderosas de sus vecinos para defenderse, tal como lo explica Deep Look, un canal de Youtube con videos de ciencia.

Estos coloridos animales, también llamados babosas de mar, se mueven lentamente por el océano mostrando sus llamativos cuerpos que, más que representar una cuestión estética, puede alertar a los demás animales sobre su peligrosidad.

Uno de los vecinos de este molusco es el hidroide, un animal parecido a las medusas que atrapa a sus presas flotantes con el veneno paralizante que contienen sus tentáculos, mismo que el nudibranquio aprovecha para sobrevivir.

La babosa de mar recoge esta sustancia cuando se alimenta del hidroide, lleva intactos algunos aguijones que aún no maduran hasta su aparato digestivo, el que se encuentra distribuido por todo su cuerpo hasta unas espigas que se conectan con su intestino.

Luego de viajar por todo el molusco, el veneno se concentra en estas terminales digestivas que se encuentran en su espalda. Los aguijones son expulsados por éstas cuando el nudibranquio se siente amenazado.

Este animal nos demuestra que si no se nace con ciertas armas siempre se pueden pedir prestadas algunas para mantenerse a salvo.