El PRD “va a doblar las manos” e irá de nuevo con el PAN en 2015: académicos

19/01/2015 - 12:03 am
La Alcaldía de Tepic, en Nayarit, es una de las localidades en las que PAN y PRD fueron en alianza en año pasado. Foto: Cuartoscuro
La Alcaldía de Tepic, en Nayarit, es una de las localidades en las que PAN y PRD fueron en alianza en año pasado. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 19 de enero (SinEmbargo).– A pesar de que la nueva política interna de alianzas en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) privilegia las coaliciones sólo con otros partidos de izquierda, el próximo año la fuerza política se unirá al Partido Acción Nacional (PAN) en algunos estados, coincidieron académicos expertos en política.

“Sí van a doblar las manos [los perredistas] y le van abrir la puerta al PAN, ese es un hecho. Con estas alianzas ese partido se vuelve del montón: ¿qué gobierno emanado del PAN y el PRD ha dado como resultado el impulso de una agenda de izquierda? Ahí tenemos a Rafael Moreno Valle, en Puebla; a Mario López Valdez [Malova] en Sinaloa. Aunque ya quedó en el estatuto, al final se verán estas alianzas”, afirmó el politólogo Edwin Ramírez Lemus, politólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ramírez Lemus afirmó que el Sol Azteca y su programa de izquierda no obtuvo beneficios de las alianzas con los panistas en el pasado.

“Hasta ahorita lo único que está claro es que no se beneficia al PRD, sino a unos cuantos. Se ponen de acuerdo para repartirse el poder, no para respetar la línea programática de izquierda. El próximo año veremos algunas alianzas que se echarán para atrás, porque serán imposibles de sostener, pero habrá otros lugares que no son tan visibles, donde se realizarán”, explicó.

Por su parte, el politólogo Salvador Mora, profesor investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, alertó que el peligro de las alianzas electorales con un partido de la derecha es ceder capacidad de penetración y conceder espacios en lugar de luchar por sí mismos por ellos.

“Tienen que saber hasta dónde y hasta cuándo el partido tiene capacidad para salir adelante de estos problemas. El partido puede verse mermado en su fuerza electoral derivado de estas alianzas que no necesita”, expuso.

Mora recordó que hay coaliciones que el PRD realizó con el PAN, que se justificaron para llevar alternancia a estados gobernados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), como en Nayarit y Yucatán.

“Estas alianzas han funcionado para romper hegemonías del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es un discurso que trae una sola bandera: traer democracia donde no hay alternancia”, detalló.

LAS POLÉMICAS POR LAS ALIANZAS

El ex presidente del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, con el panista Francisgo "Kiko" Vega durante la entrega de su constancia de mayoría. Foto: Cuartoscuro
El ex presidente del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, con el panista Francisco “Kiko” Vega, durante la entrega de la constancia como Gobernador electo de este último. Foto: Cuartoscuro

En noviembre, Navarrete Ruiz le aseguró a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano durante el encuentro que sostuvieron la mañana previa a la renuncia del fundador del partido, que no avalaría una alianza que empezaba a buscarse con el PAN en Sonora.

“No comparto las alianzas con el PAN y en Sonora el partido no debe respaldar a un gobierno que le falló al pueblo de Sonora, que se construye una presa y luego lo dinamita”, dijo en esa ocasión el dirigente nacional.

Carlos Navarrete prosiguió: “Le aseguro que el Comité Nacional rechazará esa alianza como otras en otros estados, nosotros necesitamos conformar un bloque con el PT [Partido del Trabajo] al cual le doy la bienvenida a una confluencia, con movimientos progresistas, lamento que otros partidos de la izquierda no compartan ir juntos, pero hay que ir nosotros a buscar nuestro flanco izquierdo, nuestro flanco progresista para participar”.

El PRD revisó su política de alianzas en su Congreso Nacional en Oaxtepec, Morelos en noviembre del año pasado, debido a las confrontaciones internas que generó la política de alianzas con el PAN y en ocasiones, hasta con el PRI.

Con esa decisión, el PRD iría prácticamente solo a los comicios, pues Dante Delgado Rannauro, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano (MC), indicó que su partido no realizará alianzas electorales con el Sol Azteca ni con el PT.  El Partido del Trabajo por su parte, tampoco planea ir con algún otro partido de izquierda.

Ricardo Cantú Garza, vicecoordinador de la bancada del PT en la Cámara Diputados y miembro de la Comisión Coordinadora Nacional de la fuerza política, dijo a finales de julio a SinEmbargo que su aliado natural es Morena y que aunque vayan solos, lograrán conservar su registro.

El PT ha estado vinculado durante los últimos meses con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que lidera Andrés Manuel López Obrador, el cual no puede ir con ningún partido el próximo año para obtener su registro con el mínimo de tres por ciento de la votación.

A nivel local, el PT y el PRD ratificaron a mediados de diciembre que están dispuestos presentar una propuesta de alianza en el Distrito Federal para los comicios de junio de 2015. Pero a nivel federal aún no se define un alianza entre el PRD y PT.

Con este panorama, el de una izquierda que irá dividida en las elecciones del próximo año, la votación del PRD caerá considerablemente.

Virgilio Bravo Peralta, director del Centro de Negociación, Mediación, Conciliación y Arbitraje (CENCA) del Instituto Internacional de Estudios de Derecho y Jurisprudencia (IIEDJ), dijo que el Sol Azteca caerá en su porcentaje de votación un 50 por ciento.

De acuerdo con datos del PRD, el porcentaje promedio del partido en elecciones intermedias es de 14.9 por ciento.

Armando Contreras Luna, ex secretario de Alianzas del partido, adelantó que el próximo año la fuerza política caerá a menos de 10 por ciento de votación y los estados donde habrá más repercusión serán Michoacán, Guerrero y Morelos.

En el pasado, Contreras Luna ha sido un activo defensor de las alianzas con el PAN para obtener mejores resultados electorales a nivel local.

En 2010 el PRD aplicó una estrategia de “amplias alianzas” en 10 estados de la República. Le llamaron Frente Amplio Opositor.

En las entidades donde el partido contendió sin aliarse con ninguna otra fuerza política, cayó en las preferencias electorales. En Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Chiapas, la alianza le permitió un repunte respecto a los comicios de 2007.

El mejor ejemplo fue Oaxaca donde la alianza PRD-PAN-Convergencia Ciudadana obtuvo la gubernatura con 45.0 por ciento de los votos, más de 15 por ciento de las preferencias que se tuvieron en las elecciones de 2007. En Puebla y Sinaloa se obtuvo un crecimiento de casi 5 por ciento y de 2.9 por ciento respectivamente.

Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Chiapas no corrieron con la misma suerte y la alianza de izquierda con el partido de centro-derecha no obtuvo la victoria. En las entidades donde se postuló solo perdió las elecciones y en algunos cayó en las preferencias, como sucedió en Baja California y Aguascalientes.

Pero en las elecciones del año pasado, el PAN y el PRD buscaron repetir la fórmula para ganarle terreno electoral al PRI.

“No importa cómo ni con quien, lo importante es ganar”, dijo Armando Contreras Luna, antes de las elecciones de 2013, cuando explicó el sentido del Frente Amplio Opositor.

El PRD aplicó la fórmula en Baja California, donde cayó de 6.8 por ciento de los votos en 2007 a 4.88 por ciento en las elecciones de 2010.

Los perredistas realizaron una alianza con el PAN para la elección de Gobernador y el candidato de la coalición, Francisco “Kiko” Vega de la Madrid venció al del PRI, con 47 por ciento de los votos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas