Durante la administración de Enrique Peña Nieto, el dinero de las transferencias federales benefició claramente al Estado de México. De ocupar el sitio número 10 de entre los que más dinero recibieron en 2011, para 2017 se ubicó en el número uno, de acuerdo con datos de México Evalúa. Al respecto, la ASF detectó 339 posibles desvíos por un total de 14 mil millones de pesos durante el Gobierno de Eruviel Ávila.

Ciudad de México, 19 de febrero (SinEmbargo).- Durante la administración de Eruviel Ávila Villegas en el Estado de México (2011-2017) la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó posibles irregularidades por 14 mil millones de pesos. Si hubo esa cantidad de dinero que no fue utilizada para los fines planteados, ¿qué rubros resultaron afectados?

De acuerdo con la revisión hecha por SinEmbargo, el dinero no comprobado, no ejercido y no utilizado para los fines establecidos se tomó de los fondos de salud, seguridad, educación (sobre todo en los apoyos a Normales) y fortalecimiento financiero.

Es decir, tanto el Gobierno estatal como los municipios dejaron de hacer cosas en materia o dijeron que se hicieron, pero no fue así y se llegó a la cifra de 14 mil millones de pesos.

En 2012, el primer año de Gobierno del priista nacido en Ecatepec, las fallas que más se detectaron fueron las de dinero sin ejercer, por mil 798 millones 650 mil 459 pesos; en salarios a personal sin ninguna categoría se desembolsaron 134 mil 070 mil 003 pesos y en becas, bonos y estímulos, que no cubría el dinero federal, se fueron 122 millones 627 millones 627 mil 142 pesos.

Para 2013, se encontraron 462 millones 679 mil 011 pesos de los que no se comprobó su erogación y 584 millones 508 mil 225 pesos se aplicaron pero cosas que no tenían qué ver con los objetivos del dinero y ocurrió lo mismo en 2014, pero con un total de 608 millones 070 mil 393 pesos.

En 2015 fue de nueva cuenta el dinero sin ejercer, por un total de mil 168 millones 628 mil 060 pesos; obras que no se hicieron o que estaban incompletas que significaron 87 millones 226 mil 966 pesos y dinero del que no se comprobó su erogación y que fueron 2 mil 871 millones 652 mil 432 pesos.

En 2016, fue otra vez el dinero del que no se comprobó su erogación la principal irregularidad, calculada en mil 327 millones 421 mil 881 pesos, la segunda más recurrente fue por el pago de liquidaciones sin motivo y devoluciones de ISR por 687 millones 693 mil 801.

Ya para el último año de esa administración no se pudo comprobar qué se hizo con mil 251 millones 363 mil 478 pesos.

De acuerdo con México Evalúa, el Estado de México pasó del sitio número 10 en el año 2011 de entre las entidades más beneficiadas con las transferencias de subsidios federales. Para 2017 ocupó el primer lugar.

El estudio de esta organización tiene entre sus conclusiones que “el monto promedio de transferencia se incrementa a los gobiernos estatales del mismo partido con respecto al monto promedio observado en otros años. Y el monto promedio de transferencia a los gobiernos estatales de los partidos de oposición disminuye”.

Y agrega: “Cuando el Gobierno federal era panista y esta entidad estaba a cargo de un gobernador del PRI en 2011, el estado recibió una transferencia significativamente menor, precisamente en un año en el que también se eligió un nuevo gobernador. En el año de la siguiente elección estatal, la situación fue opuesta, el Edomex recibió la máxima transferencia del periodo analizado. Pero, en esta ocasión el Gobierno federal y estatal emanaron del PRI”.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, el dinero de las transferencias federales benefició claramente al Estado de México. Foto: Artemio Guerra, Cuartoscuro.

LO QUE SE HIZO Y NO SE HIZO

AÑO 2012:

Sobre los Recursos al Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal se registraron varias fallas en el uso del dinero, primero porque no se comprobó el uso de 53 millones 556 mil 479 pesos; luego la ASF detectó 9 mil 790 pagos a 5 mil 559 empleados que no cumplían con los fines y objetivos del fondo. Ahí se fueron 80 millones de pesos.

También se encontraron pagos a personal sindicalizado contratado por honorarios pero que no realizaron actividades relacionadas con la educación básica ni con la formación de docentes. Otra cantidad de dinero se utilizó para becas para los hijos de los trabajadores sindicalizados, bonos por asistencia a actos cívicos y estímulos. De acuerdo con la ASF, esos premios fueron otorgados en respuesta a las negociaciones del Sistema Educativo Estatal con las Secciones Sindicales, por lo que no eran financiables con el fondo.

Un ejemplo del uso del dinero en los municipios se dio en Huixquilucan, que gastó 503 mil pesos en la compra de cobertores individuales, pero lo hizo con el Fondo para la Infraestructura Social.

Regresando al nivel estatal, ese año también se encontró que con Recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal, el Estado de México pagó 2 millones 862 mil pesos por armas y municiones pagadas con recursos del fondo de las que la ASF no encontró evidencia de su recepción.

En esta materia también se perdieron 9 millones 584 mil pesos por evaluaciones integrales de control de confianza que no fueron realizadas de manera completa.

AÑO 2013

Para este año, la ASF constató que el Gobierno del Estado de México con Recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal, no contó con los bienes, ni con la documentación comprobatoria del gasto por la compra de armamento y municiones por 6 millones 258 mil 863 pesos.

Con el dinero del Programa Escuelas de Tiempo Completo, la ASF detectó un posible daño al erario por 187 millones 243 mil 367 pesos que no fueron utilizados y que no fueron devueltos al cierre del ejercicio fiscal.

Se fueron 30 millones 2018 mil 707 pesos de los Recursos Federales Transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrado con la Secretaría de Salud por destinar recursos de la Cuota Social y la Aportación Solidaria Federal 2013 para el pago a servidores públicos que no tenían la documentación que acreditara la preparación académica requerida para el puesto bajo el cual cobraron, encontraron también pagos en exceso, pagos posteriores al personal que causó baja y por la falta de los reintegros correspondientes por concepto de los cheques cancelados.

AÑO 2014

Ese año, el municipio de Chimalhuacán con los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones, pagó 95 mil 894 pesos por realizar pagos en exceso en trabajos no ejecutados y 13 millones 980 mil 306 pesos por realizar convenios de aportaciones con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sin especificar las fechas de inicio de los trabajos a ejecutar y provocó que éstas no se hicieran. Ocurrió lo mismo con Metepec, pero por 1 millón 586 mil 279 pesos.

Por su parte el municipio de San José del Rincón transfirió 6 millones 063 mil 452 pesos de ese fondo a cuentas otras cuentas sin acreditar su uso para los objetivos establecidos.

A nivel estatal se encontró otra falta en el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública por 4 millones 740 mil 991 pesos por cartuchos y armas largas pagados, que no fueron entregados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

AÑO 2015

Del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, se fueron 161 millones 110 mil 976 pesos por actualizaciones y recargos del Impuesto Sobre la Renta; por cuatro servidores públicos que no contaron con la documentación que acreditara su preparación académica requerida para ocupar la plaza bajo la cual cobraron y por pagos posteriores a la baja del personal.

Otros 13 millones 991 mil 050 pesos, pero del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo se utilizaron para realizar pagos a personal que estuvo adscrito en centros de trabajo no financiables, entre los que destacan el “Departamento de Preparatoria Abierta de Valle de Toluca y México” y “Dirección de Preparatoria Abierta”, que no corresponden a educación básica y normal.

De la misma partida se tomaron 791 mil 962 pesos para realizar pagos a “Personal Comisionado al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)”.

Y otro millón 184 mil 929 pesos por realizar pagos a personal que contó con licencia por comisión sindical.

El Gobierno del Estado no pudo acreditar el uso de 869 millones 305 mil 097 pesos del Fondo de Aportaciones Múltiples. La ASF detectó la falta de aplicación de los recursos correspondientes.

AÑO 2016

La ASF revisó este año el uso del dinero del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo. Encontró un posible daño al erario por 14 millones 060 mil 882 pesos, por realizar 4 mil 238 pagos a 54 trabajadores que estuvieron adscritos en el  “Departamento de Preparatoria Abierta de Valle de Toluca y México” y “Dirección de Preparatoria Abierta”, que no corresponden a educación básica y normal y otro desfalco por 3 millones 477 mil 440 pesos, por realizar 836 pagos a 111 empleados que contaron con licencia por comisión sindical.

De este mismo fondo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) realizó 576 pagos a cinco trabajadores que tenían seis plazas y se encontraban adscritos en seis centros de trabajo en el Estado de México y al mismo tiempo en los estados de Guerrero, Jalisco y Oaxaca. Eso costó  1 millón 121 mil 297 pesos.

Finalmente, la ASF declaró un daño al erario por 467 millones 449 mil 045 pesos que los Servicios Educativos Integrados del Estado de México (SEIEM) gastó en conceptos de “ayudas sociales a personas, ayudas sociales a instituciones de enseñanza, becas y otras ayudas para programas de capacitación”, los cuales ya estaban registrados en el capítulo 4000 “Transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas”.

En el mismo año se decretó otro daño por una cantidad mayor, pero con el dinero del Acuerdo de Coordinación firmado por la Entidad y la Secretaría de Salud (SSa).

De acuerdo con la ASF, el Gobierno del Estado registró 567 millones 553 mil 550 pesos como recursos devengados sin presentar documentación justificativa y comprobatoria que acreditara la aplicación de los recursos.

AÑO 2017

Para el último año de gobierno de Eruviel, la Auditoría detectó en el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud un desfalco de 17 millones 349 mil 268 pesos por pagar a 55 empleados del personal eventual, federal y estatal, de los que no se acreditó que contaran con el perfil de la plaza con la que fueron contratados.

Otros pagos irregulares a empleados se realizaron con los Recursos Federales Transferidos a través del Acuerdo de Coordinación. Se encontraron pagos en exceso con recurso del Seguro Popular 2017 al personal eventual y al personal de nómina por 9 millones 960 mil 187 pesos.

En Prospera, la ASF encontró un probable daño a la Hacienda Pública Federal por 3 millones 586 mil 440 pesos que no fueron acreditados y no se reintegraron a la cuenta del Programa y otros 46 millones 744 mil 152 pesos porque las autoridades no presentaron evidencia de la distribución, actas de entrega recepción y resguardo de los centros de atención a las familias Prospera de los bienes relacionados con tres contratos.

El uso que se le dio al Fondo de Fortalecimiento Financiero en ese año fue al que se le hicieron más observaciones.

Estas fueron por 105 millones de pesos de gastos que no se comprobaron; 185 millones 894 mil 863 pesos por concepto de falta de aplicación de los recursos; 601 millones 278 mil 840 pesos de los que no hay documentación de su destino; 9 millones 144 mil 785 pesos de los que no se entregó información sobre vicios ocultos, convenios, acta de entrega-recepción, presupuesto base, facturas, estimaciones de obra, números generadores, finiquito y bitácora de obra, lo que no permitió la verificación de uso correcto del dinero, y otros 58 millones 720 mil 388 de anticipos de obra pública que no fueron amortizados.