El “pacto machista” va más allá de López Obrador y Morena. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

“Ya chole” respondió el Presidente a los cuestionamientos de candidatura de Félix Salgado Macedonio reafirmando así el pacto machista que miles de mujeres de Morena y decenas de miles de ciudadanas y ciudadanos en redes sociales le piden López Obrador abandonar. Rompa el pacto, Presidente, gritan. Envuelto en la investidura presidencial, al más puro estilo salinista, ni las ve ni las oye. No somos iguales, afirma, pero, cuando se trata de ejercer el poder, cómo se parecen los poderosos de hoy a los poderosos de antes.

Qué López Obrador no entienda el movimiento de las mujeres en México no es novedad, la igualdad de género no está en su matriz política ni intelectual. Cada vez que habla del tema hace más patente su lejanía a este discurso, pero sobre todo su falta de empatía con las víctimas de abuso sexual. Cualquiera que entienda del tema en su Gobierno, desde la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, hasta la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gassman, le podría explicar que en los casos de abuso sexual y violación el sistema jurídico es terriblemente injusto y tiende a revictimizar a quien denuncia; que en particular el estado de Guerrero es uno de los más atrasados en materia de igualdad de género; que hablar de presunción de inocencia de un personaje que no tiene una sino tres denuncias por delitos sexuales es un golpe bajo a las víctimas.

Lo más probable es que el pacto de impunidad machista resistirá los embates de las mujeres y sin duda que Félix Salgado Macedonio será candidato y casi seguro Gobernador de Guerrero. En todo caso el impacto electoral para Morena podría no ser en ese estado sino en las zonas urbanas, como la Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey, pero para ello sería necesario una oposición que fuera capaz de articular y atraer a este voto femenino desencantado, encabritado, con las posturas del Presidente en materia de género. Tristemente del otro lado no hay nada. De acuerdo con las encuestas de Consulta Mitofsky, las pifias del año pasado le costaron al Presidente 10 puntos de popularidad entre las mujeres, mismos que recuperó en el resto del año porque no hubo quién lo capitalizara.

El “pacto machista” va más allá de López Obrador y Morena. La coalición PAN-PRI-PRD está apostando en sus candidaturas por viejos liderazgos tan o más machistas que López Obrador o por esposas de políticos y mujeres de la farándula“famosas” como candidatas. Movimiento Ciudadano tiene en Samuel García, candidato a Gobernador en Nuevo León, su propia declaración de principios sobre el machismo millennial y en el Alcalde acosador de Tototlán, Jalisco, Sergio Quezada, una muestra de su falta de sensibilidad y capacidad para atender el reclamo del movimiento de mujeres.

#YaChole con la misoginia, con no escuchar a las mujeres, con la violencia. #YaChole de partidos y políticos que solapan a criminales. #YaChole con 10 feminicidios al día, escribieron ayer las mujeres ante el silencio de una clase política atrapada en un pacto que va más allá del caso Salgado Macedonio, porque es un pacto sobre las formas machistas y usos del poder misóginos en la que están en todos los partidos.