La labor en los albergues de migrantes en México es titánica y todo un riesgo para quienes los dirigen y operan. Amenazados por el crimen y por autoridades mexicanas, son oasis en el penoso camino hacia EU.

migrantes_int2

Fotografía: Ernesto Ramírez

Huehuetoca, 19 de abril (SinEmbargo).– En su más reciente informe, Amnistía Internacional (AI) alerta que, pese al aumento del número de migrantes irregulares por México durante 2012, el nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto no ha tomado hasta ahora ninguna medida para corregir esta crisis humanitaria que se arrastra desde el sexenio anterior.

Los secuestros rutinarios, la violencia sexual, el reclutamiento forzado por parte del crimen organizado, el tráfico de personas y el asesinato de migrantes continúa sin control, permaneciendo la impunidad como norma.

Albergues para migrantes y defensores de derechos humanos han informado a AI de un creciente flujo de migrantes y más incidentes de secuestros y ataques en su contra. Los propios defensores de derechos humanos que brindan refugio y apoyo a migrantes han enfrentado amenazas e intimidaciones.

Por ejemplo, el Albergue San José, en Huehuetoca, Estado de México, tuvo que cerrar sus puertas en noviembre pasado debido a amenazas de la delincuencia organizada, y sólo hasta febrero reabrió en su modalidad de comedor, para garantizar así la protección de los migrantes y de los que allí laboran.

Para Andrea González, del colectivo Ustedes Somos Nosotros, mismo que participa en la organización de este albergue, coincide plenamente con el documento de Amnistía Internacional, y plantea que hace falta una política pública clara; es un tema que se está tratando de invisibilizar, como si nada estuviera pasando, aunque cada día las cosas se estén peor. El encargado del Instituto Nacional de Migración, añade, ni siquiera se ha pronunciado al respecto.

“Vemos que se han agravado las cosas muchísimo. De los migrantes que llegan al albergue-comedor, un 70% ha denunciado que algo le ha pasado en el camino, o ha visto que algo ha sucedido”.

Amnistía Internacional cree que esta crisis migratoria va a empeorar y llama a las autoridades a actuar en por lo menos 10 áreas prioritarias como son: asegurar que las y los defensores de derechos humanos de migrantes reciban una protección efectiva; garantizar que las autoridades reconozcan y apoyen la labor de los albergues para migrantes; mejorar la seguridad en las rutas de tránsito migratorio; establecer protocolos de investigación para crímenes cometidos en contra de migrantes; facilitar mecanismos de denuncia para que los migrantes puedan reportar abusos y establecer una base de datos de personas migrantes desaparecidas, entre otros.

Pero la realidad se palpa aún mejor en el siguiente video reportaje que plasma la labor titánica del Albergue San José y las penurias de los migrantes centroamericanos en su paso por México.

migrante_cartel