Cabezas de Cerdo en matadero. Foto: Jo-Anne McArthur, We animals

Estos días parecieran sacados de una película de ciencia ficción, y es que desde que se detectó el Covid 19 en el mundo, la vida es otra, en México estamos en cuarentena esperando aun lo peor por venir, la gente que tiene posibilidades de quedarse en casa no está saliendo, otros muchos que tenemos que salir a trabajar lo estamos haciendo arriesgandonos cada vez que lo hacemos, de verdad que hace unos meses o a inicios de año nunca hubiera imaginado lo que está pasando.

Y al parecer todo indica que la raíz de la pandemia del coronavirus tuvo origen en un mercado de animales vivos en China, un mercado donde toda clase de animales, perros, gatos, animales salvajes y hasta insectos, son mantenidos en las peores condiciones de higiene y hacinamiento y sacrificados de la misma manera.

Granja de cerdos en Finlandia. Foto: Jo-Anne McArthur /We Animals

En estos días también he oído de todo, adjetivos racistas hacia el virus por que surgió en China, cantidad de memes de gente occidental pidiendo a los Chinos que se alimenten sólo de especies que es “razonable” comer, y gente rasgándose las vestiduras de lo incivilizadas que son otras culturas para comer.

Pero, ¿estamos conscientes que nosotros hacemos lo mismo?, animales que nosotros comemos sin pensar que es una barbarie por ejemplo las vacas nos transmiten enfermedades graves como la tuberculosis que está resurgiendo de nuevo, en México existen mercados de animales vivos de un horror igual o superior a los de China, lugares donde mantienen en condiciones de extrema crueldad y hacinamiento a cerdos, borregos, pollos, muchos de ellos bebés, que aguardan en el miedo una muerte brutal.

Borregos hacinados.,Foto: Jo-Anne McArhur/We Animals

Y no solo los mercados de animales vivos son un horror, en México y en el mundo las granjas industriales confinan a los animales en maneras que son todo menos saludables, tan es así que a estos se les suministran antibióticos sistemáticamente lo que aparte está generando la bomba de tiempo de la resistencia bacteriana y la creación de superbacterias que son básicamente inmunes a los antibióticos existentes.

Nuestro abuso y desdén hacia la naturaleza y los animales nos está pasando la factura, y es inocente pensar que cuando esto pase todo habrá terminado, esta pandemia del Covid 19 nos ha mostrado lo frágiles que somos los humanos y lo terriblemente mal preparados que estamos para la supervivencia, tenemos diabetes, obesidad, enfermedades por vicios como fumar, ¿realmente creemos que estamos a la cabeza de la cadena alimenticia y que somos la especie superior?

La gente sigue saliendo a cosas no esenciales, sigue acaparando sin pensar en los demás, sigue contaminando, agotando el agua, y más que nada la gente sigue comiendo sin reparar que todo inició por comer animales, a veces me parece que el ser humano está clamando por su extinción.