Alberto Athié Gallo. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Alberto Athié Gallo. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México, 19 de mayo (SinEmbargo/Pulso).–  El ex sacerdote Alberto Athié Gallo denunció que el Padre Eduardo Córdoba, acusado del abuso sexual de menores, es protegido por la diócesis de San Luis Potosí, así como por el Gobernador Fernando Toranzo Fernández y su esposa Maria Luisa Ramos Segura

“Es un caso gravísimo de más de 30 años de abusos (se calculan por lo menos 100 víctimas) y que ha sido protegido sistemáticamente por los arzobispos de la diócesis con cargos y nombramientos importantes y también por las autoridades civiles, incluyendo a este Gobernador [Fernando Toranzo Fernández] y a su esposa”, escribió Athié Gallo en su perfil de Facebook.

El ex cura informó que este miércoles se llevará a cabo una conferencia de prensa en San Luis Potosí donde se dará a conocer el caso del Padre Córdoba. “Van a estar algunas de las víctimas, padres de familia y miembros de la sociedad de San Luis que están cansados de lo que les ha ocurrido”, precisó.

Athié ha dicho que en el caso de Córdoba Bautista hay una complicidad sistemática de la Iglesia Católica que salpica hasta la Santa Sede, la cual reconoció, “a través de un estudio secreto, la culpabilidad de sacerdote”. Pero lejos de pedirle que se entregue a las autoridades por los delitos cometidos, sólo lo han protegido dándole cargos.

“Lo protegieron dándole cargos. Primero, como apoderado de la Diócesis; y después como representante de las relaciones Iglesia-Estado en la Arquidiócesis de San Luis Potosí. Lo protegió este obispo y también el Arzobispo Luis Morales”, expuso Athié en abril pasado.

Eduardo Córdoba Bautista. Foto: Archivo

Eduardo Córdoba Bautista. Foto: Archivo

Al respecto, el vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, dijo ayer que la Iglesia no va a impedir a nadie realizar las investigaciones, por lo que pidió que las personas denuncien si fueron agredidas por el Padre Córdoba. No obstante, cuestionó por qué las personas emitieron su señalamiento hasta ahora y no en el momento del agravio.

Priego Rivera consideró que el manejo de la información sobre el caso de presunta pederastia cometida por el sacerdote Córdova, se ha “politizado”. Además indicó que no existe una figura eclesiástica para pedir el secreto ante un delito sexual o de cualquier otra índole.

“De ninguna manera, bajo ninguna circunstancia el señor Arzobispo iba a hacer firmar a las supuestas víctimas una carta en donde se exima al sacerdote señalado, no va con la manera de ser del señor Arzobispo”, aseveró el clérigo.

De acuerdo con Athié Gallo las denuncias en contra de Eduardo Córdoba por pederastia tienen por lo menos 10 años en la Santa Sede, donde se ha investigado el caso y donde se espera un veredicto. “En todo este tiempo […] el Padre Córdoba ha seguido abusando de otros niños porque sigue libre”, denunció.

El ex sacerdote ha denunciado que existe un buen número de casos que no fueron denunciados ante un Ministerio Público, por temor a represalias y a la revictimización de sus hijos y familias. Sin embargo, se ha negado dar más detalles sobre las edades, el rol de los niños en la arquidiócesis y el modus operandi de Eduardo Córdova Bautista.

El día de ayer, en su perfil de Facebook exigió al Arzobispo de San Luis Potosí, Carlos Cabrero Romero, entregar toda la información que tiene la Arquidiócesis desde hace 30 años sobre los abusos cometidos por Eduardo Córdoba y que ha entregado al Vaticano.

“[Exigimos] hasta el último caso que conoce bajo juramento de absoluta reserva!!!! No puede ser que esto siga sucediendo ahora durante el papado de Francisco!!!”, escribió Athié Gallo la noche de ayer.

Por su parte víctimas de abuso sexual exigieron que cese la protección y pidieron al Arzobispo que entregue el expediente integrado en contra del sacerdote Eduardo Córdova a la Procuraduría General de Justicia del Estado, para que se inicie la averiguación previa penal por pederastia.

El Arzobispo Carlos Cabrero Romero, reconoció en una entrevista con Pulso que en 2012, cuando recién asumió el cargo en la diócesis de San Luis Potosí, atendió a un grupo de padres de familia que acusaron a Eduardo Córdova de abuso sexual.

Sin embargo, ese señalamiento no ha sido investigado por la PGJE, cuyo titular Miguel Ángel García Covarrubias ha negado que se tenga alguna averiguación previa en contra del sacerdote.

Al respecto, Luis Nava Calvillo, defensor de las víctimas del Padre Córdoba, dijo a Pulso que existe ya una red de apoyo a quienes sufrieron esos abusos, para exigir que se castigue a los responsables y sobre todo para prevenir que más niños pasen por lo mismo.

Explicó que está conformada por un grupo de padres de familia que están pidiendo que además de la sanción que pudiera determinar la Santa Sede en contra de Eduardo Córdova, también se inicie una investigación de tipo penal de parte de autoridades civiles.

“La intención es que esto no le vuelva a pasar a nadie más”, dijo Luis Nava.