En el mes de febrero ya habían protestado de forma similar, reteniendo 20 vehículos y prendiéndole fuego a dos de ellos; en esa ocasión el Gobierno estatal aceptó que 57 personas se postularan para ser policías municipales, de las cuales sólo 11 superaron las pruebas.

Foto: Archivo/Cuatoscuro.

Foto: Archivo/Cuatoscuro.

Ciudad de México, 19 de mayo (SinEmbargo).– Habitantes de Nahuatzen, Michoacán, incendiaron dos vehículos en protesta por no atender sus demandas de seguridad y la destitución del presidente municipal, Miguel Prado Morales.

Desde las primeras horas del martes, pobladores del municipio de Nahuatzen, Michoacán, arribaron a Palacio Municipal para desarmar a la policía local y, posteriormente, bloquear los tres accesos a la localidad, demandando que los elementos de seguridad sean propuestos y avalados por la propia comunidad, además de exigir la destitución del Presidente municipal, Miguel Prado Morales, argumentando nexos con el crimen organizado.

Al no obtener respuesta a sus demandas, esta noche comenzaron con la quema de un par de vehículos, entre ellos un camión repartidor de la empresa Coca-Cola; tienen en su poder 30 vehículos más retenidos, incluyendo un camión repartidor de gas, y amagan con también prenderles fuego si las autoridades michoacanas, encabezadas por Silvano Aureoles Conejo, siguen haciendo caso omiso a sus exigencias.

En el mes de febrero ya habían protestado de forma similar, reteniendo 20 vehículo y prendiéndole fuego a dos de ellos; en esa ocasión el Gobierno estatal aceptó que 57 personas se postularan para ser policías municipales, de las cuales sólo 11 superaron las pruebas.

El Edil municipal ha negado tener vínculos con el crimen organizado, mientras que el Secretario de Gobierno del estado de Michoacán, Adrián López Solís, declaró que los manifestantes buscan con esos mecanismo de presión quedarse con las tareas de gobernar el municipio al margen de la ley.

Como parte de sus protestas y movilizaciones, vecinos del municipio detuvieron a cinco sujetos acusados de pertenecer al crimen organizado tras encontrarles droga, armas y un automóvil blindado en la casa donde se escondían; los desnudaron y exhibieron en la plaza municipal, para luego llevarlos a la cárcel preventiva donde fueron custodiados por los mismo vecinos.

“Esto apenas empieza porque ya no queremos más mentiras ni que nos sigan dando atole con el dedo”, advirtieron.