Ciencia y Tecnología

MIT alertó hace un mes que con este coronavirus nadie debería confiar en inmunidad de rebaño

19/05/2020 - 3:30 pm

La publicación especializada MIT Technology Review había alertado hace un mes que era una apuesta al vacío pensar en que la inmunidad de rebaño salvaría a las poblaciones del nuevo coronavirus. “Primero, incluso asumiendo que las personas que se enferman se vuelven inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo permanecerán inmunes. (Con algunos coronavirus, así como con la gripe común, la inmunidad dura menos de un año). Segundo, suponiendo que permanezcan inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo tomaría alcanzar la inmunidad del rebaño…”, dijo.

Ciudad de México, 19 de mayo (SinEmbargo).– MIT Technology Review, la revista especializada en tecnología del prestigiado Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), alertó desde hace un mes que esperar a que simplemente las poblaciones adquieran la inmunidad de rebaño no es una opción. Ahora la evidencia de Europa lo confirma.

“La percepción generalizada de que alguna vez fue política oficial británica dejar que el nuevo coronavirus se propague hasta que la población alcance la inmunidad colectiva es falsa. El Gobierno era demasiado optimista sobre lo fácil que sería aplastar la curva. Pero la idea ha ganado tanta fuerza en algunos círculos, alimentada por la especulación de que ya podríamos estar mucho más cerca de lo que pensamos, que vale la pena entender por qué no es una política viable según la evidencia hasta la fecha”, alertó la revista aún antes de que se diera a conocer en Europa que, con los últimos datos disponibles, quienes apostaron a aplanar la curva con la famosa inmunidad de rebaño provocaron más muertes.

En las últimas semanas, la “inmunidad de rebaño” se ha incorporado cada vez más en el lenguaje de la conferencia de la Secretaría de Salud y del doctor Hugo López-Gatell, el vocero de México para la emergencia sanitaria.

MODELO-CORONAVIRUS
Esta fotografía de archivo proporcionada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) muestra el SARS-CoV-2 (color naranja), el virus que provoca la enfermedad COVID-19, surgiendo de la superficie de células (color verde) cultivadas en un laboratorio. Foto: NIAID-RML vía AP

Quince días después de que se publicara el artículo de MIT Technology Review, The Guardian dio a conocer que, de hecho, sí era el plan de Gran Bretaña apostar a la inmunidad de rebaño. Perdió la apuesta. Pagaron los ciudadanos.

“El marco estaba equivocado”, dijo en un editorial. Gran Bretaña entró a la cuarentena el 23 de marzo. Para entonces, la desesperación de los abrumados médicos italianos se había transmitido por todo el mundo. Ese video, y un documento de asesoramiento del ahora famoso Imperial College que predijo hasta 250 mil muertes si se continuaba con la estrategia del Gobierno, destrozó el marco de inmunidad del rebaño”, dijo The Guardian en su editorial.

“Pero se habrían salvado vidas si se hubiera impuesto un distanciamiento social riguroso antes y se hubiera reducido la transmisión del virus. Esta es una verdad que debe ser reconocida por el Primer Ministro y su Gobierno. Todavía no hay vacuna, y no se puede volver a contemplar nada parecido a una estrategia de inmunidad de rebaño. Hasta que se pueda establecer un régimen de pruebas que coincida con la eficiencia de los de Alemania y Corea del Sur, deben mantenerse restricciones estrictas. No se deben tomar más riesgos innecesarios con la vida de las personas”, amonestó The Guardian el 30 de abril pasado.

MIT Y LA INMUNIDAD DE REBAÑO

“Primero, incluso asumiendo que las personas que se enferman se vuelven inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo permanecerán inmunes. (Con algunos coronavirus, así como con la gripe común, la inmunidad dura menos de un año). Segundo, suponiendo que permanezcan inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo tomaría alcanzar la inmunidad del rebaño”, alertó MIT Technology Review en su artículo hace un mes.

CORONAVIRUS-MEDICAMENTO
En esta imagen de archivo, tomada a través de un microscopio y sin fecha, distribuida por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos en febrero de 2020, se muestra el coronavirus que causa la COVID-19. Foto: NIAID-RML vía AP

Agregó: “La última incertidumbre proviene de algunas incógnitas grandes, aunque relacionadas. Primero, ¿qué tan contagioso es el virus? Cuanto más contagioso es, medido como R0, el número promedio de personas a las que una víctima transmite el virus, más personas necesitan ser inmunes para que la tasa de infección comience a disminuir. Pero las estimaciones de R0 varían. Estas estimaciones sugieren que entre la mitad y las tres cuartas partes de la población tiene que contagiarse”.

Segundo, indicó, “¿cuántas personas han sido infectadas hasta ahora? Estas estimaciones varían aún más. Un estudio del equipo del Imperial College estimó que el 28 de marzo, cuando Italia tenía poco menos de 100 mil casos conocidos, o menos del 0.2 por ciento de la población, el virus había infectado a un 10 por ciento de los italianos, la mayoría de los cuales no tenían síntomas o no se sintió lo suficientemente enfermo como para hacerse la prueba. Esa diferencia de 50 veces es mucho mayor de lo que suponen otras estimaciones”.

Tercero, “¿qué proporción de personas infectadas nunca tienen síntomas? La línea oficial de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos es que es del 25 por ciento, pero pequeños estudios de algunos brotes localizados han sugerido que podría estar más cerca del 50 por ciento. Esos apoyarían la teoría de que el virus ya está mucho más extendido”.

LA AMARGURA DE SUECIA

“Anders Tegnell ya sabe que una de sus previsiones no se ha cumplido. El principal consejero científico del Gobierno sueco calculaba a principios de mayo que un 40 por ciento de los habitantes de Estocolmo habría desarrollado inmunidad ante la COVID-19 para finales de mes. Los estudios de seroprevalencia realizados en varios países indican que ningún país ha alcanzado ese umbral, ni siquiera los más castigados por el coronavirus”, reveló un artículo del periódico digital español ElDiario.es.

Gráfico sobre las muertes por COVID-19 en Suecia.
En otras palabras, los suecos podrían preguntarse si 3 mil de sus compatriotas podrían estar vivos hoy si las decisiones del Gobierno hubieran sido otras. Gráfico: European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC)

El realizado en España dio la cifra del 5 por ciento y un 11 por ciento en Madrid. Pruebas llevadas a cabo en 11 mil hogares de Inglaterra ofrecieron una cifra ínfima: un 0.27 por ciento. En Francia, un estudio científico afirmó que un 4.4 por ciento de la población había sido infectada.

En las zonas más dañadas, como París, no superaba el 10 por ciento. La mayoría de los epidemiólogos considera que, para que se pueda hablar de inmunidad de grupo, no menos del 60 por ciento debe haberse contagiado y desarrollado los anticuerpos que les permitirían no verse afectados por la enfermedad.

La idea de inmunidad de grupo era uno de los puntos con los que se justificaba la decisión de Suecia de rechazar las medidas drásticas de confinamiento adoptadas en Europa Occidental, incluidos los otros países escandinavos. Los colegios no se cerraron, sí las universidades.

Las prohibiciones habituales en Europa eran sólo recomendaciones, en general respetadas por la población. Tegnell estaba convencido de que el tiempo le daría la razón, lo que no ha ocurrido hasta ahora”, dice el texto de ElDiario.es.

“En otoño, habrá una segunda oleada. Suecia tendrá un alto nivel de inmunidad y el número de casos será probablemente bastante bajo. Pero Finlandia tendrá un muy bajo nivel de inmunidad. ¿Volverá Finlandia a decretar un confinamiento total?”, aseguró Tegnell a Financial Times.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas