Aunque la mezcla mexicana de exportación se vende por primera vez en más de 3 meses por arriba de los 35 dólares por barril, el crudo nacional aún está 21.63 dólares abajo de los los 56.67 dólares en los que inició el año.

Las previsiones de la AIE sobre la caída de la demanda de crudo por la pandemia de la COVID-19 apoyaron la subida de los petroprecios en el mercado, pues estimó que será menor que la previsión que hizo en mayo. Además la OPEP+ confirmó que el recorte de la producción mundial se cumplió en más del 90 por ciento.

Ciudad de México, 19 de junio (SinEmbargo).- En una semana marcada por la incertidumbre en los mercados debido al alza en los contagios de la COVID-19 en Estados Unidos y China, el mercado petrolero se mostró cauteloso.

Sin embargo, hacia el final de la semana los petroprecios recobraron el impulso alcista por el anuncio de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre un menor hundimiento de la demanda de petróleo; además de que los 23 países productores de la alianza OPEP+ cumplieron en mayo con la mayor parte del recorte récord de 9.7 millones de barriles diarios (mbd).

El barril de la mezcla mexicana de exportación terminó la sesión anotando una ganancia semanal de 11.5 por ciento, equivalente a 3.62 dólares, colocándose en los 35.04 dólares. Este es el mejor dato que Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó desde el 6 de marzo, cuando cotizó en 35.75 dólares, antes del inicio de la pandemia del nuevo coronavirus y el recrudecimiento de la guerra de petroprecios entre Rusia y EU.

La ganancia del crudo mexicano también fue diaria. Pemex reportó que el barril se apreció 0.87 centavos de dólar, hasta 2.5 por ciento. Sin embargo, la mezcla aún está lejos de los 56.67 dólares en los que inició el año, en específico, 21.63 dólares abajo.

En la semana se observó la preocupación por un posible rebrote del virus tras aumentar los casos en algunos estados de Estados Unidos como Florida o Texas o en China, que es el mayor consumidor de combustible del mundo.

La AIE estimó que este año la caída de la demanda será menos fuerte de lo que estimó en mayo, porque varios indicadores, en particular en China, apuntan a que la movilidad tras el confinamiento está siendo mayor de lo previsto. En su informe mensual sobre el mercado petrolero publicado este martes, la AIE calcula que el mundo absorberá este año de media 91.7 millones de barriles diarios, lo que significa 500 mil barriles diarios más de lo que había anticipado el mes pasado.

Los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, encabezados por Rusia, redujeron la producción en 8.84 mbd, según los datos incluidos este miércoles en el informe mensual de la alianza. El grado de cumplimiento -más del 90 por ciento– en el primer mes de entrada en vigor del recorte récord -de alrededor del 10 por ciento de la producción mundial- es un elemento central para mostrar a los mercados su compromiso con la medida.

Algunos países de la OPEP+ como Irak o Kazajistán, que han tenido dificultades para cumplir su parte, se han comprometido a profundizar en los recortes y acercarse a su cuota, lo que podría suponer una menor producción para julio.

El barril de petróleo Brent para entrega en agosto cerró este viernes con un aumento del 1.63 por ciento en el mercado de futuros de Londres, hasta 42.19 dólares. El precio del crudo del Mar del Norte, de referencia en Europa, subió 0.68 dólares respecto a la sesión anterior, cuando acabó en 41.51 dólares.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este viernes con una subida del 2.34 por ciento, hasta los 39.75 dólares el barril, en una jornada en la que el crudo texano ha sellado una ganancia semanal de cerca del 11 por ciento, espoleado por los altos niveles de cumplimiento de los recortes de la OPEP+.

-Con información de EFE