Mundo

EU investiga qué fue de los niños indígenas enviados a “reformatorios” blancos

19/07/2021 - 12:27 pm

Los descubrimientos recuerdan que los nativos americanos fueron producto de un experimento para sacar a los niños por la fuerza de sus familias y su cultura, y mandarlos a “reformatorios” para “quitarles lo salvaje”. A lo largo de las décadas las escuelas fueron vistas como una forma más barata y más conveniente de lidiar con el “problema indio”.

Ciudad de México, 19 de julio (SinEmbargo).– Las tumbas sin nombre en escuelas administradas por el Gobierno de Canadá, donde hay restos de niños indígenas, emergieron como una pesadilla olvidada hace mucho tiempo. Son 215 tumbas en Columbia Británica y otras 750 en Saskatchewan. Pero para muchos pueblos indígenas de Canadá y Estados Unidos, la pesadilla nunca fue olvidada.

Los descubrimientos, más bien, recuerdan que los nativos americanos fueron producto de un experimento para sacar a los niños por la fuerza de sus familias y su cultura, y mandarlos a “reformatorios” para “quitarles lo salvaje”. Muchos sobrevivientes, familiares o que fueron encerrados de niños, todavía están luchando por entender quiénes eran y quiénes son.

“En el siglo y medio en que el Gobierno de Estados Unidos dirigió internados para nativos americanos, cientos de miles de niños fueron alojados y educados en una red de instituciones, creada para ‘civilizar al salvaje’. Para la década de 1920, un grupo estima que casi el 83 por ciento de los niños nativos americanos en edad escolar asistían a esas escuelas”, dice hoy The New York Times.

El descubrimiento de los cadáveres en Canadá llevó a la Secretaria del Interior Deb Haaland, la primera nativa americana en esa posición, a anunciar que el Gobierno de Estados Unidos registró los terrenos de las antiguas instalaciones para identificar los restos de niños. “Que muchos niños murieron en las escuelas de este lado de la frontera no está en duda. La semana pasada, nueve niños Lakota que murieron en el internado federal en Carlisle, Pensilvania, fueron desenterrados y enterrados con túnicas de búfalo en una ceremonia en una reserva tribal en Dakota del Sur”, explica el Times.

Muchas de las muertes de exalumnos se han registrado en archivos federales y avisos de defunción en periódicos. Con base en lo que indican esos registros, la búsqueda de cadáveres de otros estudiantes ya está en marcha en dos antiguas escuelas en Colorado: Grand Junction Indian School en el centro de Colorado, que cerró en 1911, y Fort Lewis Indian School, que cerró en 1910 y volvió a abrir en Durango como Fort Lewis College.

La idea de “asimilar a los nativos americanos” a través de la educación se remonta a la historia más antigua de las colonias. En 1775, el Congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de Ley que asignaba 500 dólares para la educación de los jóvenes nativos americanos. A fines de la década de 1800, el número de estudiantes en internados había aumentado de un puñado a 24 mil, y la cantidad asignada se había disparado a 2.6 millones.

A lo largo de las décadas que estuvieron en existencia, las escuelas fueron vistas como una forma más barata y más conveniente de lidiar con el “problema indio”, dice The New York Times, y luego narra:

“Carl Schurz, el Secretario del Interior a fines del siglo XIX, argumentó que costaba cerca de 1 millón de dólares matar a un nativo americano en una guerra, frente a solo 1,200 para darle a su hijo ocho años de educación, según el relato del historiador David Wallace Adams. ‘Un gran general ha dicho que el único indio bueno es el muerto’, escribió el capitán Richard H. Pratt, fundador de uno de los primeros internados, en 1892. ‘En cierto sentido, estoy de acuerdo con el sentimiento, pero solo en esto: Que todos los indios que hay en la carrera deben estar muertos. Mata al indio que hay en él y salva al hombre’”.

Los que sobrevivieron a las escuelas describieron al Times la violencia como una rutina. “Como castigo, Norman López fue obligado a sentarse en la esquina durante horas en la Escuela Vocacional de Ute en el suroeste de Colorado, donde fue enviado alrededor de los 6 años. Cuando trató de levantarse, un maestro lo levantó y lo golpeó contra la pared. Luego, el maestro lo levantó por segunda vez y lo tiró de cabeza al suelo”.

En Canadá, la cosa no fue mejor. 751 banderas ondean en el terreno cerca del antiguo internado católico para niños indígenas de Marieval, en la provincia de Saskatchewan, en el centro de Canadá. Corresponden a las 751 tumbas no identificadas que fueron encontradas bajo tierra gracias a un sistema de radar.

Se trata del segundo hallazgo macabro de este tipo. A finales de mayo, habían aparecido los restos de 215 niños en otro centro educativo más al oeste del país. Desde el siglo XIX hasta la década de los años 1990, más de 150 mil niños amerindios, mestizos e inuit fueron recluidos en internados canadienses para apartarlos de su familia e idioma y asimilarlos por la fuerza a la cultura dominante.

Muchos de estos menores fueron sometidos a maltratos y violencia sexual y más de cuatro mil murieron por enfermedad, negligencia, accidente o abusos, según el informe que entregó en 2015 una Comisión de la verdad y reconciliación canadiense.

El internado Red Deer Industrial School, manejado por la Iglesia unida de Canadá, cerca de 1914. Foto: Wikimedia Commons.

“El carácter masivo de las tumbas halladas marca que no se trata de hechos aislados”, reaccionó al micrófono de RFI el argentino Fabian Salvioli, Relator Especial de la ONU sobre la promoción de la verdad, justicia y reparación.

“El informe de la Comisión de la verdad canadiense da muestra de numerosos abusos y violaciones a los derechos de los niños por eso estamos pidiendo una investigación completa en la que también tiene que participar la Santa Sede”. La Iglesia Católica, que gestionaba muchos de estos centros educativos con el acuerdo del Gobierno, “debe tener archivos y debe entregarlos”.

Uno de los internados donde se encontraron tumbas funcionó hasta la última década del siglo XX, “todavía pueden haber responsables en vida y deben ser juzgados”, ahondó Salvioli.

El líder de las Primeras Naciones de la provincia de Saskatchewan, Bobby Cameron, expresó su indignación. “Es un crimen contra la humanidad. Vivimos las consecuencias del genocidio cometido por Canadá en nuestro territorio. Ahora tenemos pruebas, pruebas de lo que los sobrevivientes de estos internados nos hablaban desde hace décadas”, afirmó.

Desde hace décadas, los sobrevivientes de estos recintos intentan hacer oír sus voces para que se busque a sus hermanos y amigos desaparecidos lejos de sus padres. “La verdad por fin se manifiesta”, afirmó por su parte el líder de la Asamblea de las Primeras Naciones de Quebec y Labrador, Ghislain Picard.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas