Como ocurre con el fenómeno del narcotráfico, la corrupción incidió en el crecimiento del crimen del huachicol en Puebla, pero son la impunidad y la complacencia las que realmente lo detonaron, afirma Jesús Morales Rodríguez, Secretario de Seguridad de esa entidad del centro del país.

En entrevista con SinEmbargo, el funcionario añade que la protección de las autoridades policiacas del estado ha sido factor presente en la problemática no sólo durante el Gobierno pasado, presidido por el panista Rafael Moreno Valle sino en la actual, la del Gobernador José Antonio Gali Fayad, que heredó esas irregularidades. Por eso es justo ahí donde trabaja la actual administración para evitar fugas de información sobre investigaciones y atacar frontalmente el delito, explicó Morales Rodríguez.

Ciudad de México, 19 de agosto (SinEmbargo).– En Puebla, dice el Secretario de Seguridad Pública del estado, incluso la topografía incide en el crecimiento del robo de combustible. A lo largo de unos 50 kilómetros, explica Jesús Morales Rodríguez, en la zona de municipios conocidos como el triángulo rojo, el ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) baja de la zona montañosa de la frontera con Veracruz y forma una especie de cuneta en la que, aun cuando la paraestatal cierre las válvulas para impedir el robo, siempre se almacena el producto.

También está la “descomposición del tejido social” y el poder corruptor de las ganancias fáciles de los grupos dedicados a la venta del combustible robado, agrega.

“Cuando estos grupos comienzan a extraer el producto, empiezan a meterse con la población, y a ofrecerles este producto, que les genera una ganancia muy fácil. La gente comienza a almacenar, a contratar a los halcones (…) Teníamos un caso de que rompen un ducto, invitan a la gente a que recojan la gasolina, por entrar les cobran 500 pesos, la gente recoge la gasolina y luego ellos mismos se las vuelven a comprar (…) Generan esa descomposición social y, entonces, la gente empieza a trabajar para ellos, los empiezan a manipular, a utilizar”, explica el funcionario estatal.

Y, como ocurre con el fenómeno del narcotráfico, un tercer factor que ha incidido en el crecimiento de este delito es la corrupción, dice.

“Hay dos alcaldes en prisión por estos temas, uno, de Palmar del Bravo, y otro, el Alcalde de Atzitzintla, quien estuvo también  involucrado en un tema con el grupo delictivo del ‘Bukanas’ [Roberto de los Santos de Jesús, presunto líder de los ‘huachicoleros’], y este Alcalde presuntamente está ligado a ellos”, dice.

“Cuando hicimos el primer operativo en la región de Atzitzintla, detectamos que estos grupos traían vehículos robados y andaban circulando en el municipio, armados; entonces, cuando hay esa impunidad y esa complacencia, ellos comienzan a ir creciendo, a ir abarcando, y también la ciudadanía cree que no pasa nada, y creen que ese es el camino correcto”, agrega.

Morales Rodríguez fue entrevistado días después de que un ex directivo de la dependencia que encabeza afirmara en entrevista con SinEmbargo que la corrupción persiste en la corporación; específicamente, en la Subsecretaría de Inteligencia, encabezada por Marco Antonio Aguilar Trejo.

“Estoy seguro, por la información que he tenido en mis manos y he manejado, que sí existe una línea de vinculación entre Marco Antonio Aguilar Trejo […] con ‘El Bukanas’, con los líderes huachicoleros del Triángulo Rojo”, dijo José Luis Ruiz, ex director de Inteligencia de la SSP poblana hasta julio pasado.

“Platicando con los Marinos me dicen: ‘¿Sabe qué? Existe mucha fuga de información. ¿Cómo es posible que nosotros y teníamos el domicilio del ‘Bukanas’, sabíamos que ahí estaba y, cuando llegamos, no está? Entonces, eso denota en que existe una gran fuga de información de sus áreas”, agregó Ruiz en entrevista publicada el pasado lunes 14 de agosto.

Un día después, en la capital poblana, Morales desestimó las acusaciones mientras que Aguilar Trejo pidió que el denunciante presentara pruebas en su contra.

“Su paso fue efímero en la Secretaría; si tiene algún elemento de prueba contundente, es tiempo que la presente ante la Fiscalía General del Estado y PGR; nosotros no tenemos ningún problema y no tengo ningún vínculo con ninguna banda delictiva”, dijo el Aguilar Trejo ante los medios de aquella entidad.

EPICENTRO DEL HUACHICOL

Puebla es uno de los estados más afectados por el robo de combustible a Pemex. De acuerdo con información difundida por la Cámara de Diputados, entre 2000 y diciembre de 2016, la petrolera mexicana contabilizó más de tres mil tomas clandestinas en la entidad. El aumento, reporta la Cámara, fue de 496 por ciento desde 2014.

Como explica Morales, la protección de las autoridades policiacas del estado ha sido factor presente en la problemática. En julio de 2015, dos altos jefes policiacos –el ex director de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, y el ex director del Grupo de Operaciones Especiales, Tomás Méndez–, fueron detenidos por elementos del Ejército Mexicano que presuntamente los sorprendieron con hidrocarburo robado.

En la entrevista, Morales explica que, en el sexenio anterior, en la SSP hubo una depuración posterior a los arrestos, y también responde a la pregunta de por qué ascendió a Aguilar Trejo, que en la administración pasada fungió como director de Inteligencia.

“En el pasado habían realizado muy buenos trabajos. Se realizaron muy buenos trabajos por parte de la SSP y el área de Inteligencia le dio mucho soporte a las instituciones de Seguridad Pública; estuvieron trabajando coordinadamente con la Fiscalía General del Estado desde el sexenio pasado y con resultados muy buenos”, dijo.

“Cuando planteamos esta estrategia de Seguridad Pública, hablamos de la atención al hidrocarburo y también de los delitos del fuero común, por decirlo así, en la Subsecretaría de Inteligencia, que es una parte fundamental para nuestras operaciones. Ahí trabajamos la información, la analizamos y de ahí ya operamos. Hemos detenido bandas que se han dedicado a lastimar realmente al Estado de Puebla, como es el robo de cuenta-habientes, el robo a transporte púbico, asaltos que terminan en homicidios, y con base en las investigaciones que hemos llevado en la Subsecretaría de Inteligencia, hemos podido dar con estas personas”, agregó.

***

–Y, en particular, con respecto al robo de combustible, ¿cuáles son los resultados del Subsecretario, desde que era director hasta ahora, en cuanto a bandas desarticuladas?

–Bueno, es que en la operación hicimos una reestructuración. Hay otros grupos de Inteligencia, que están en la Policía Estatal, en la Dirección de Operaciones Especiales y la Subsecretaría de Inteligencia, donde Marco estaba como director, llevaban estadística, ahí recopilaban la información de eventos que ya habían sucedido. Entonces, cuando el Sistema Nacional necesitaba un dato, de ahí se sacaba, cuando el área de Operaciones de la Policía Estatal y su área de Inteligencia necesitaban información para que ellos pudieran trabajar y procesarla, de ahí se pedían algunos archivos, algunos datos, y de ahí se procesaban. ¿Qué hicimos? Hicimos un área más eficiente, donde solamente la información se concentrara en una sola área; entonces ahora, con esta Subsecretaría de Inteligencia la hacemos mas proactiva, que podemos hacer análisis prospectivos y ya no es tanto de dar la información que había pasado. Entonces, por ejemplo, el Subsecretario trabajaba en una forma de eventos ya pasados y procesados. Obviamente, tengo entendido que cuando había algún tema fuerte, bueno pues ya se reunían y trabajaban. Cada Secretario traía su forma de trabajar. Mi forma de trabajar es prospectiva. Entonces junté esas áreas y ahora ya nos anticipamos para poder prevenir esos delitos o, cuando se necesite actuar, bueno ya tenemos información.

–Pero, ¿habría resultados con respecto al robo de combustible que usted le pudiera atribuir al Subsecretario?

–Es que no trabajamos de manera particular, no trabajamos de ‘él logró esto’. Todo se trabaja en conjunto. Por ejemplo, nosotros, estos tres millones 600 mil litros [recuperados en esta administración], es un trabajo en conjunto, donde Operaciones trabaja directamente con el Ejército, con la Policía Federal; Inteligencia trabaja directamente con la Fiscalía General y con la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, con sus respectivas áreas de Inteligencia. Entonces, tenemos gabinetes, de Operaciones, de Inteligencia, Jurídico. O sea, ya no es un tema en particular. Por eso comento ya quien no conoce de esta operación es muy fácil sacar comentarios, pero nosotros ya trabajamos de manera muy coordinada, como una sola Policía con varias agencias, por decirlo así.

–¿Van a investigar al denunciante?

–Lo que estamos haciendo es, primero, si hay alguna irregularidad sobre algún funcionario publico, el deber es acudir a la Fiscalía, y si este ex trabajador tiene algunos datos, los pueda aportar, o que pueda hacer su denuncia. Nosotros, ¿qué tenemos? Tenemos muchas irregularidades de esta persona, que solamente oficialmente trabajó un mes, y de los cuatro que estuvo adscrito a la Secretaría, solamente un mes se presentó y los tres más se incapacitó. Entonces, lo más grave es hacer estas acusaciones que lastiman a la Secretaría como institución.

–¿No van a darle seguimiento a lo que él dice?

–Es que los operativos [de la Marina] que se han realizado, que son operativos muy sigilosos, hay mucha discreción en estos operativos, y es totalmente falso que haya algún vinculo o algún nexo o que se den pitazos, o sea la mayoría de los operativos que ha habido (…) no hay oportunidad de que haya un aviso (…) Son muy sigilosos y no hay forma de que haya fuga de información.